El gobierno trata de camuflar el escándalo odebrecht que le afecta

El gobierno trata de camuflar el escándalo odebrecht que le afecta

16 de Febrero del 2017

Todas las reformas políticas planteadas como posibles por el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, son necesarias. Pero, como en los actos de magia elementales, el público ya descubrió el truco.

Pretende el gobierno manipular a la opinión pública a través de una convocatoria digital para discutir desde la supresión de la vicepresidencia hasta el voto obligatorio, pasando por las listas cerradas al Congreso.

Semejante agenda para discutir en pocas semanas, cuando la nación está pidiendo a gritos la verdad sobre los dineros que entraron probablemente a la campaña de Santos Presidente no deja de ser un acto de ilusionismo barato.

En busca de credibilidad para la tal reforma, el Presidente citó a los jefes de los partidos a su despacho este jueves y el Ministro salió a los medios a subrayar que “no nos podemos quedar cortos en los cambios políticos que necesita el país”.

Los observadores consideran que el gobierno pretende, por arte de magia, enterrar el escándalo Odebrecht que lo compromete, porque una declaración inicial del exsenador Otto Bula –rectificada después- no disipa la presunción de que Roberto Prieto recibió un millón de dólares con destino a la campaña Santos.

Los asesores y entendidos políticos saben que el grueso de la gente actúa como los niños, que votan un juguete porque se aparece uno más atractivo. Y temas como el voto obligatorio, el sufragio a partir de los 16 años y la supresión de la figura del vicepresidente concitan más gente interesada, que el asunto de la corrupción.

Sin embargo, el momento no es pertinente, porque las necesidades del país son otras, las urgencias son distintas, además de la crisis económica y la consolidación de la paz con las FARC: primero profundizar en  los responsables de los sobornos de Odebrecht; dejar claro que la reelección de Santos no fue infestada con dineros de la corrupción; recuperar la confianza en la justicia.

El problema es más sencillo y peor. De este “chorrero” de propuestas –dice María Isabel Rueda- lo urgente es enfrentar la corrupción política y el desprestigio de los partidos. –El problema no es la plata por encima sino la que le llega por debajo a las campañas. En su opinión, la supresión de la vicepresidencia pretende cortarle a Uribe Vélez la posibilidad de ser el vice del candidato del Centro Democrático.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de Edgar Artunduaga de la sección Sal y Dulce de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.