Después del triunfo de Santos, ¿cómo pinta el futuro?

Después del triunfo de Santos, ¿cómo pinta el futuro?

15 de Junio del 2014

El presidente Juan Manuel Santos ganó la reelección con un 50.95% de los votos por encima de su rival, Óscar Iván Zuluaga, que obtuvo un 45.01%. El triunfo del gobernante se basó en su promesa de llevar a feliz término los procesos de paz con las FARC y el ELN; y una alianza con diferentes sectores.

La alianza de Santos está conformada, principalmente, por la Unidad Nacional (liberales, conservadores y los miembros de La U y de Cambio Radical), y la izquierda democrática, que se le unió en la segunda vuelta, representada, a grandes rasgos, por la facción del Polo que dirige Clara López, la Unión Patriótica, de Aída Abella y los progresistas de Gustavo Petro.

El triunfo de Santos fue indiscutible, así lo reflejan el número de votos, y los discursos de aceptación de la derrota de su contendor, Zuluaga, la fórmula vicepresidencial de éste, Carlos Holmes Trujillo, y la jefe de debate del uribismo, Marta Lucía Ramírez. La única voz en contra del triunfo fue la del expresidente Álvaro Uribe, quien denunció que la victoria santistas está cimentada en presiones de los grupos ilegales, entre otras irregularidades.

A pesar de la claridad de la victoria, no queda claro si las alianzas hechas por Santos afectarán su gobernabilidad. Y falta ver cómo y quién le hará oposición a Santos en su segundo mandato.

KienyKe.com consultó al analista Augusto Reyes, quien en la Cumbre Mundial de Comunicación Política fue el único que vaticinó la victoria de Santos, para analizar el futuro del gobernante, a partir de su discurso de victoria.

¿Por qué ganó Santos?

Gana fundamentalmente porqu dejó a un lado la pugna, dejó a un lado la guerra sucia, se concentró en mensajes positivos, esperanzadores, todo bajo el marco conceptual de la paz, mientras Oscar Iván Zuluaga se concentró en la campaña negativa, el otro lado propuso la esperanza, el juego paz contra la guerra funcionó para Santos.

Desde el punto de vista de la estrategia, a Santos no le correspondía hacer el esfuerzo grande en primera sino en la segunda vuelta. La Costa Atlántica le, funcionó como un relojito suizo, los caciques movilizaron a su gente. Las alianzas funcionaron muy bien en torno a la izquierda democrática, que en Bogotá apoyó a Santos por la paz. Petro puede salir a decirle a sus bases que él tenía razón en haberse aliado con Santos. Clara López también. La izquierda democrática le dio el margen electoral frente a Zuluaga.

Augusto Reyes

¿Qué opina del discurso de la victoria santista?

Fue positivo, saludó a los departamentos que le dieron diferencia: Costa Atlántica, Bogotá, departamentos de frontera. Mandó un mensaje conciliador, fue un buen discurso que no queda con rencores. No reconoce enemigos. Pasa la página de los ataques personales a lo largo de la campaña y se concentra en el tema de paz. Creo que fueron más de 50 veces las que nombró la paz.

¿Qué papel jugó Uribe en la campaña?

Uribe jugó un papel clave para que el resultado fuese negativo. Se convirtió en agente polarizador. La gente no votó por Santos sino porque no quería que Uribe tuviera posición prevalente en el país. Si Uribe hubiese tomado otro rol, una actitud más conciliadora, más de respaldo en lugar de armar pugnas, pienso que le hubiera hecho menos daño a Oscar Iván Zuluaga.

Su discurso después de los resultados fue desafortunado, de un mal perdedor, que no le hace bien a él ni al partido. Valoro la posición de Zuluaga, hizo un discurso ponderado. Los pronunciamientos de Marta Lucía Ramírez  y Carlos Holmes Trujillo fueron ponderados, acertados. Creo que ella entró al Centro Democrático, el suyo fue un mensaje de despedida al Partido Conservador.

¿Cómo queda la gobernabilidad de Santos después de los compromisos hechos? 

El papel de Juan Manuel Santos es administrar esa gobernabilidad. Muchos sectores lo apoyaron, muchos esperan reciprocidad, el tiempo dirá qué tipo de reciprocidad: ¿apoyo en las elecciones regionales?, ¿cargos de orden nacional, ministerial?, ¿tranquilidad política como sería lo esperado por Petro? La gobernabilidad se verá empeñada. Santos entra empeñado, lo que no está mal, lo complicado es el tipo de reciprocidad, su tamaño y volumen. Empezando por el proceso de paz.

¿Qué papel le ve a los líderes de la oposición, Uribe y Zuluaga?

Algo muy importante, una gran incógnita, es ver, bajo estos resultados, si Álvaro Uribe Vélez se va a posesionar como senador. Tal vez comandará desde afuera la oposición a través de sus senadores. El balón de la oposición, para hablarlo en términos futbolísticos, está en los pies del Centro Democrático. Pero es posible que desde otros sectores, incluso hoy aliados, se levanten opositores en temas como la reforma a la salud, reforma tributaria, a la justicia. La base de la oposición se le crece a Santos y su gobernabilidad y habilidad política quedan a prueba.

De otro lado, con todo el respeto por Zuluaga, hay que decir que gran parte de su músculo es Álvaro Uribe Vélez. Una cosa es con él y otra sin él. No veo a Zuluaga en el gobierno de Santos, tal vez en la gobernación de Caldas, es una salida electoral para fortalecer al Centro Democrático como partido, su reto como partido es que tenga vigencia y futuro y que puede alcanzar escaños a nivel regional.