La nueva apuesta de China con carros eléctricos

1 de octubre del 2019

Este es el nuevo reto para el país asiático.

La nueva apuesta de China con carros eléctricos

Tras conseguir un considerable éxito en la implantación de autos eléctricos, China planea reorientarse al uso de vehículos impulsados por hidrógeno, comunicó el exministro de Ciencia y Tecnología de China, Wan Gang. ¿Con qué obstáculos podría tropezar Pekín en la consecución de su ambicioso plan?

Hasta ahora la adopción de este tipo de vehículos en el gigante asiático ha ido lento a pesar de que cuenta con abundantes suministros de hidrógeno. Actualmente hay solo 1.500 vehículos impulsados por hidrógeno frente a los más de dos millones de coches eléctricos, declaró a Bloomberg Wan Gang.

Autos eléctricos y sus deficiencias

El analista chino Hu Mingruo, de la Universidad de Shangái Jiao Tong, explicó a Sputnik que no importa cuán útiles sean estos autos eléctricos, pues varios problemas tecnológicos relacionados con “su autonomía de marcha y seguridad” impiden convertirlos en un transporte tan universal como son los autos con motores de combustión interna.

El interlocutor de Sputnik recordó casos en los que varios autos eléctricos acabaron explotando a causa de la evaporación de un eléctrolito que fue causada por el sobrecalentamiento del cátodo y el ánodo en su batería recargable.

Lea también: El carro eléctrico de Bolivia que no puede circular

Además, existe un problema relacionado con la recarga. La red eléctrica del gigante asiático no es lo suficientemente inteligente. De ahí que el repuesto de hidrógeno por parte de un gran número de automovilistas podría imponer una carga muy pesada e irregular sobre ella, opina Hu.

Otro problema está relacionado con la reutilización de baterías de litio. El surtido de estas baterías es un proceso laborioso y, en caso de no poder reutilizarlas, es necesario destruirlas. Este procedimiento también es arduo y caro.

“Finalmente, las reservas de litio no son tan abundantes en la naturaleza como piensan algunos. Para poder producir las baterías de litio es necesario contar con menas numerosas de este metal, mientras que la extracción de litio de estas menas inflige un serio daño al medio ambiente”, explicó.

Ventajas y desventajas de los vehículos de hidrógeno

Según Hu Mingruo, los autos impulsados por hidrógeno están exentos de los problemas propios de los eléctricos. Su autonomía puede compararse a la de los vehículos que utilizan motores de combustión interna.

En caso de existencia de un número suficiente de estaciones especiales para la recarga de hidrógeno, el proceso de repuesto tardaría apenas varios minutos y no horas, tal y como suele suceder con los autos eléctricos. Aparte de eso, uno de hidrógeno emite solo agua en vez de gases de escape, recordó el experto.

El principal factor que impide actualmente la popularización de este tipo de transporte es la dificultad de sus tecnologías. Como resultado, estos autos son muy caros y no gozan de tanta popularidad.

En primer lugar, la vida útil de la batería de un auto impulsado por hidrógeno es más corta y depende de las condiciones del medio ambiente”, aseveró Hu.

Lea también: Mujeres mejores conductoras de moto

Las baterías utilizan hidrógeno como cátodo y aire como ánodo, y por ello son muy sensibles al hallazgo de impurezas en el aire. Para poder prologar su vida útil es necesario producirlas de materiales más complejos desde el punto de vista tecnológico y de mayor calidad. Como resultado, el precio de producto acabado aumenta.

“En segundo lugar, existe un problema relacionado con las infraestructuras. Las estaciones especiales de repuesto son necesarias para vehículos impulsados por hidrógeno. Actualmente existen muy pocas estaciones de este tipo en el mundo y la construcción de otras adicionales requiere la inversión de demasiados recursos financieros”, concluyó.

Posible receta para la popularización de los autos de hidrógeno

El adecuado apoyo estatal es capaz de popularizar el uso de autos impulsados por hidrógeno, tal y como ha sucedido con los autos eléctricos.

El Gobierno Central de China ofreció el año pasado subsidios especiales por valor de 55.000 yuanes —casi 8.000 dólares— a los compradores de autos eléctricos. El gigante asiático logró vender aproximadamente 500.000 vehículos eléctricos en el 2018, convirtiéndose en el mercado más grande en el mundo

En contraste, los fabricantes de EEUU, considerado el segundo mercado más grande del mundo, vendieron únicamente 155.000 unidades de autos eléctricos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO