¿Cuáles son los retos de la movilidad híbrida y eléctrica?

16 de julio del 2019

El uso de batería, atención especializada y venta de carros usados es el panorama.

¿Cuáles son los retos de la movilidad híbrida y eléctrica?

Shutterstock

Desde el 2014 en Colombia empezaron a venderse y a circular diferentes modelos de carros híbridos y eléctricos. Si bien en estos autos han tenido un buen comportamiento en las ventas del sector automotriz, ahora hay más conferencias sobre los retos y los cuidados de la movilidad de estas referencias.

Cesvi -Centro de experimentación y seguridad vial en Colombia- invitó al ingeniero Tilso Castro, especialista en movilidad alternativa, quien ofreció una charla sobre el mantenimiento posventa y los retos para marcas, talleres, técnicos y usuarios de este tipo de autos.

La conferencia del ingeniero Castro dio un vistazo a los aspectos técnicos de ambas tecnologías. Además, hizo énfasis en la importancia de la “toma de conciencia de técnicos y usuarios para que se abstengan de intervenir los componentes eléctricos de este tipo de vehículos sin el equipamiento y las precauciones propias del riesgo de electrocución”.

Lea también: ¿Qué se debe tener en cuenta para comprar carro usado?

En caso de que surja la opción de adquirir un usado de estas tecnologías es importante tener claro que, “si bien las baterías tienen una vida útil de 8 a 10 años, su estado de operatividad depende del cuidado que el primer propietario haya tenido en los ciclos de carga y descarga, pero esto solamente se sabe a través de equipos de diagnóstico especializados”, continuó Castro.

Dentro de los retos para los talleres está la necesidad de conocer y estudiar estas tecnologías pues si bien hay protocolos comunes de seguridad industrial para el mantenimiento de equipos eléctricos de alto voltaje, cada marca de autos tiene particularidades.

Por su parte, equipos de asistencia y propietarios que se enfrenten a situaciones de anegación, incineración o extricación pueden tener la certeza de que las baterías vienen empaquetadas en contenedores metálicos que las protegen de golpes y del efecto de la intemperie, además de que todos estos vehículos vienen equipados con sensores de temperatura, humedad y desaceleración que, en caso de incendio, anegación o choque violento, cortan el flujo eléctrico y aíslan las baterías para proteger a los ocupantes.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO