La importancia del líquido refrigerante en los carros

19 de marzo del 2018

Este importante líquido dura más o menos 20.000 kilómetros

La importancia del líquido refrigerante en los carros

Muchas veces los vehículos tienden a recalentarse y las personas suelen atribuir esto a múltiples causas, pero existe un elemento que ayuda a que el motor de los automóviles funcione de manera eficiente y es el líquido refrigerante.

El líquido refrigerante es importante ya que ayuda a absorber el calor del motor para evitar peligrosos sobrecalentamientos, además, en aquellos países en donde se suelen presentar temperaturas muy bajas, no permite que las piezas se congelen por el invierno, lo cual causaría graves inconvenientes mecánicos en el vehículo. Está adicionado con elementos que prevén el óxido y la corrosión de los mecanismos que integran el sistema de refrigeración.

Dura más o menos 20.000 kilómetros, durante los cuales su nivel debe variar muy poco, ya que no se evapora sino que sigue circulando por el motor hasta que sus propiedades empiezan a decaer.

Muchos fabricantes de refrigerantes tienden a producirlos con colores visibles como verde, rojo o azul, con la finalidad de que en caso de que haya una fuga, las personas la puedan rastrear fácilmente una vez esta caiga al piso.

La recomendación es no cambiar el tipo de líquido que usa, pues puede ocasionar un daño en el motor del vehículo y en el sistema de refrigeración, es por eso que es importante consultar con un experto antes de hacer este cambio.

A pesar de que existen modelos de carros en los que el agua es usada como un buen refrigerante, la industria automotriz a nivel mundial ha optado por usar líquidos especiales para esta función, ya que en ciudades por encima de 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar, el H2O hierve a 98 grados centígrados, mientras que el líquido refrigerante lo hace a 130. De ahí que prácticamente todos los autos nuevos utilicen lo segundo, ayudando así a que el sistema funcione de manera eficiente.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO