Vincent Cassel y una oferta en Colombia

Foto: Julieth Castaño/Kienyke.com

Vincent Cassel y una oferta en Colombia

6 de Marzo del 2017

Vincent Cassel, icono del cine francés, hollywoodense y mundial, fue el invitado especial más esperado por todos en la 57 versión del Festival de Cine de Cartagena. El actor llegó vestido con una camisa manga corta de color azul claro, un jean y unos tenis vans; bastante cómodo, sencillo y poco perceptible al ojo del público.

Su delgada figura caminó por entre las calles de la ciudad amurallada de Cartagena. Todos esperábamos toparnos por casualidad con él en algún momento. Un par de días antes había conocido a Tania*, una joven de Puerto Colombia que esperaba con gran ansiedad la llegada del actor de ‘Irreversible’.

—Tengo algo importante que decirle —dijo. Le pregunté qué era—. Es que yo estoy haciendo una película y el protagonista tiene el perfil de Vincent: es así flaco, alto y rubio, mejor dicho, yo necesito decirle a Vincent que ese personajes es para él.

La miré y sonreí. Dije para mis adentros “eso no pasará”. Hacíamos fila entonces. Afortunadamente estábamos de terceras y podríamos ocupar un buen sitio en la plaza central del Centro de Formación Corporación Española: con suerte veríamos a Vincent Cassel de cerca y quizás lograríamos una fotografía.

“Quiero que Vincent Cassel esté en mi película”

Tania y yo nos encontramos en la fila cerca de las 11:30 a.m. Ella no había almorzado; yo, en cambio, lo hice desde temprano: sabía cómo podrían ser las cosas. Entonces ella me dijo que iba a a comer algo. Una hora después volvió. Con una sonrisa de lado a lado, abriendo los ojos me dice “¡Me encontré con Vincent!
—¿Dónde? —le pregunté— ¿A qué hora? ¿Qué le dijiste?
—Fíjate que me lo encontré allí, a una cuadra, y por supuesto le conté lo de mi película —dijo, con su marcado acento costeño. Por la velocidad casi no le entendí—. Yo estaba preocupada porque de pronto no me entendía, pero yo le pregunté ¿Tú me estás entendiendo? y él dijo que sí; me respondió en español y todo. Yo le dije que quería que actuara en mi película y que me ayudara. Él respondió que no sabía muy bien cómo funciona la industria del cine en Colombia (…) Sin embargo, sabes, ahora que lo pienso, él no me sirve para protagonista; no está rubio, está canoso, y ya no tiene esa barba rubia como rojiza (…) yo necesito alguien rubio y él ya no me puede actuar en mi película.

Vincent Cassel 4

Con una sonrisa de lado a lado, abriendo los ojos me dice “¡Me encontré con Vincent!
No le creímos. Las personas de la fila y yo pensamos que era demasiado inverosímil que hubiese hecho eso; demás que no tuviera registro fotográfico para demostrarlo. “Tengo el celular dañado —dijo—. Ahora que lo vea le voy a pedir el teléfono”.

Era momento de entrar. Nos ubicamos en nuestra silla con los ojos bien abiertos y apuntando a todos los lugares para captar la llegada del actor francés con nuestras cámaras. Logré acomodarme bien adelante para fotografiarlo mejor. Entonces llegó. Entró sonriente; era una sonrisa tímida. Miraba a todo el mundo.

Después de una breve entrevista con el moderador, dieron rienda suelta al público para que planteara sus preguntas.

¿Estuvo presente en la escena de violación de Irreversible? Preguntó alguien. “Por supuesto que no. Es una escena muy íntima, larga y compleja. Por orden solo debían estar las cámaras, el director, Jo Prestia y Mónica (…) creo que cuando rodaron esa escena yo estaba como en el sur de Europa de paseo”, bromeó.

Vincent Cassel: “Me gustan los personajes rudos”

Los personajes de Vincent Cassel suelen ser duros, fríos y de complejidad psicológica. No faltó la pregunta de por qué le encanta interpretar a ‘chicos rudos’. Contestó casi que mecánicamente:

“Una persona no es del todo buena ni del todo mala, es un intermedio. Los personajes rudos son más cercanos a la realidad, más humanos, más identificables”.

Agregó que le encantaría hacer una película que puedan ver sus hijas, algo infantil y divertido. Su filmografía no es algo que le gustaría que sus hijas vieran, comentó con humor.

¿Qué opina de la industria de Hollywood? Fue otro interrogante. “A Hollywood solo le interesa los finales felices, cuando rodamos ‘El Cisne negro’ casi no encontramos quien la financie porque la protagonista moría al final, nadie quería apostarle a esa película. Es muy diferente como las ves desde afuera a como es realmente adentro”.

Luego, *Tania, sentada a mi lado se pone de pie para preguntar “Hola Vincent, ¿te acuerdas que hace un ratico de abordé en la calle?” Èl la mira fijo y asiente con un “Por supuesto que sí”, en español. Era verdad, se había encontrado con Cassel hace un rato, le había propuesto participar en su película y ahora iba a insistirle de nuevo.

Es una escena muy íntima, larga y compleja. Por orden solo debían estar las cámaras, el director, Jo Prestia y Mónica (…) creo que cuando rodaron esa escena yo estaba como en el sur de Europa de paseo”, bromeó.Vincent Cassel

“Yo quisiera saber qué tan difícil es traerlo a trabajar aquí a Colombia ¿qué hay que hacer?” El público rió, miramos de nuevo al actor quien contestó con una leve sonrisa “Escríbeme por Facebook o por Instagram”.

La pregunta dio pie para otras. Algunas personas pusieron ante Cassel las propuestas de sus trabajos, con la esperanza de un consejo, una luz que los guíe hacia el éxito. Uno de los organizadores tuvo que decir “propuestas laborales al final por favor”.

Otras preguntas se escucharon hasta que el conservatorio llegó al final. Vincent se puso de pie y se dio a la tarea de fotografiarse con los asistes, entre ellos yo. Agradecía con acento español a las frases de “I love you”, “me encanta tu trabajo” y “amo tus películas”. Su español es fluido pero lo habla poco. La sesión de fotos culmina y él camina por entre los pasillos con esa tímida sonrisa dibujada en su rostro hasta que su alta y delgada figura desaparece.