De Andrés Parra a Hugo Chávez, la metamorfosis de un actor riguroso

De Andrés Parra a Hugo Chávez, la metamorfosis de un actor riguroso

12 de diciembre del 2016

Durante tres años Hugo Chávez fue su obsesión. De ocho de la mañana a seis de la tarde, el líder político venezolano fue el compañero inseparable de Andrés Parra.  Meterse en la psiquis del fallecido mandatario fue el objetivo del actor caleño para interpretarlo en la serie ‘El Comandante’. KienyKe.com habló con él. 

“Es el personaje más importante de mi carrera, el más complicado y el reto más grande”, dice en diálogo con este medio.

Fue riguroso en el estudio de su personaje, llenó dos cuadernos con apuntes sobre Hugo Chávez: En uno anotaba los datos políticos e históricos que iba encontrando en los libros y biografías que leía; en el otro escribía los gestos, mañas y hábitos que notaba del presidente.

Con la disciplina de un relojero o un militar que no quiere dejar nada al azar, Andrés Parra llevó sus apuntes  a la práctica. “Después vino una etapa de observación, empezar a notar detalles puntuales como gestos, el juego con las manos, el tic en la nariz y en los cachetes que él tenía y la postura”.

Andrés Parra se para frente al espejo, empieza a imitar al comandante y cuando se siente cada vez más apropiado del personaje se da cuenta que falta algo fundamental: ” la voz fue lo que más trabajo me costó”.

Para lograr que este rasgo tan particular en Chávez se lograra acoplar a su personaje, Andrés tuvo que buscar ayuda. “Me asesoré con Magda Niño, mi maestra de voz. Durante dos meses trabajamos intensamente hasta lograr encontrar el resonador de Chávez”.

Andrés Parra y la sombra de Hugo Chávez 

alt_chavez_sony

‘Aló Presidente’, el programa de televisión con el que Chávez se dirigía a los venezolanos, fue el principal insumo de Parra para construir el personaje. “Escuchaba el programa, para que su voz me acompañara todo el tiempo durante tres o cuatro horas mientras estudiaba”.

Descubrir que era capaz de imitar la voz del mandatario fue fundamental para empezar a rodar.

Aunque obsesionado con el personaje, Parra abrió ventanas para que le entrara aire a su investigación. “Había momentos en que me saturaba y abandonaba la investigación totalmente por una semana o un máximo de diez días”.

Pese a que la serie que se estrena en enero de 2017 no es biográfica, promete generar polémica. El presidente de Venezuela,  Nicolás Maduro advirtió: “Nosotros tenemos a nuestro Chávez original (…) hemos decidido hacer la película y la serie sobre la vida del comandante Hugo Chávez desde su Venezuela, su tierra y espíritu original. No va a venir una trasnacional a desfigurar a nuestro comandante”.

Parra se anticipa a la polémica y explica la razón por la que durante su investigación no quiso entrevistarse con la familia o el entorno político del mandatario. “No quise entrevistarme con gente que lo conociera, amigos o enemigos porque creo que ahí se empieza a sesgar la investigación”.

Sony, productor de la serie, compiló más 2 mil minutos de archivos audiovisuales  y se entrevistó con historiadores y periodistas que conocieron de cerca la vida y carrera política de Hugo Chávez.

Por su parte, los directores reiteran que esta serie no tiene ningún fin político, su único objetivo es “entretener”. Tampoco es un documental, ni una biografía. Es una historia narrada desde la ficción y la realidad. Un cóctel de ambas.

Con el peso de Chávez puesto sobre sus hombros, el actor no para de sorprenderse con lo que descubre a medida que avanzaba en su investigación.

Si la serie generará polémica o no es algo que por ahora tiene sin cuidado a Parra. El actor, acostumbrado a interpretar personajes que dan de que hablar, confiesa que durante el proceso de construcción del personaje se encontró a un Hugo Chávez arrollador, un monstruo político capaz de seducir masas indomables con una sola arma: la palabra.

“Una de las cosas que más me sorprendió fueron las habilidades comunicativas de Chávez . El ángel tan extraño que tenía, una personalidad arrolladora, una vaina monumental, la habilidad en el discurso, la oratoria, el desparpajo”.

Investigar a Chávez no despertó una admiración política en Parra, simplemente se vio abrumado por el poder que significó el líder venezolano en el mundo. “Son de esos personajes que nacen con una cosa muy distinta a la del resto, esa capacidad para improvisar durante tres o cuatro horas. poseía una memoria prodigiosa y una gran facultad para el humor y el canto. Eso no es normal, en el mundo de la política”.

Un personaje de odios y amores 

Cuando Andrés Parra hizo el papel de Pablo Escobar en el ‘Patrón del mal’, la imagen del capo del cartel de Medellín despertó cierta admiración entres los televidentes. Aunque se mostró a un personaje siniestro y asesino parte del público se enamoró de él. Un fenómeno que ni el mismo Parra entiende.

Cabe la posibilidad que Chávez, un personaje que en vida despertó tanto odios como amores, genere entre el público esa misma sensación.

“El público es tan impredecible que reacciona de una manera que uno no entiende. Creo que cuando uno logra crear un personaje con el que la gente pueda conectar, porque se identifica consigo mismo o porque ve a su papá, a un tío o a un hijo, la gente se engancha.

Yo digo que nadie es bueno y nadie es malo. Somos de todo un poquito. Cuando uno interpreta estos personajes logra rescatar su humanidad desde lo cotidiano, lo familiar; esto hace que a la gente le guste”.