Antonio Nariño, un tipo actual

28 de noviembre del 2015

La vuelta es simple: “Imprime o muere”.

Antonio Nariño, un tipo actual

Descripción del sospechoso: gafas oscuras, cresta, patillas largas, usa libros prohibidos.

Ocupación del sospechoso: impresor.

Nombre del sospechoso: Antonio ‘Toño’ Nariño.

Fecha de nacimiento: 1765.

¿1765? Sí, 1765 y sigue vivo. Se trata de Antonio Nariño, uno de los íconos de la historia de Colombia, lo que llaman un verdadero fundador de la patria, un hombre que hoy tendría 250 años y al que la Biblioteca Nacional de Colombia rinde homenaje con una exposición que busca revivir la notoriedad de este inquieto personaje.

La exposición se centra en la labor de Antonio Nariño como impresor. Fue él quien tradujo y publicó los derechos del hombre y el ciudadano, unos conceptos que precipitaron la rebelión de La Nueva Granada contra el imperio español.

La apuesta de la Biblioteca Nacional fue remasterizar la figura de Antonio Nariño a través del lenguaje grafitero y rescatar imágenes icónicas del personaje en una exposición que deja claro que Nariño fue un hombre de libros, de tertulias y de debates acalorados.

La tertulia

Biblioteca Antonio Nariño-02

La Biblioteca Nacional construyó este espacio de tertulia basado en el que Antonio Nariño usaba para las suyas.

Para Antonio Nariño la tertulia era un espacio vital. De hecho construyó un lugar especial en su casa para reunirse con sus amigos y discutir y analizar los temas de moda en la época.

Otros asistentes a esas tertulias eran José Antonio Ricaurte, José María Lozano, José Luis y Luis Eduardo Azuola, Juan Esteban Ricaurte, Joaquín Camacho y Andres José de Iriarte, entre otros.

En esas tertulias se hablaba de manera animada y con el estímulo del rapé, una mezcla de tabaco y menta.

La Biblioteca Nacional elaboró un espacio que reconstruye ese lugar soñado por don Antonio Nariño.

El prócer estuvo casado con Magdalena Ortega. Lo que hoy se conoce como Casa de Nariño no fue en realidad su casa, en ese terreno vivían sus padres. Nariño y la señora Ortega tenían su casa en lo que hoy se conoce como el Jockey Club. Otro lugar donde pueden seguirse sus pasos es la Plazoleta de San Carlos, donde quedaba su taller de imprenta.

Sabemos que Antonio Nariño era un hombre de libros. No solo los leía. Los coleccionaba, y eso puede verse en la exposición de la Biblioteca Nacional que rescató varios volúmenes que fueron de su propiedad. Nariño era prestamista y como garantía pedía que le dejaran libros.

Biblioteca Antonio Nariño-03

Miembros de la tertulia de Antonio Nariño, que se conocía como El Arcano Sublime de la Filantropía.

La exposición estará hasta marzo de 2016. Las vacaciones de fin de año se constituyen en una buena oportunidad para visitar la muestra, que hasta hoy ha recibido a más de 1.800 personas.

Nariño en los muros

Acaso la parte más llamativa de la exposición es la intervención que se hizo en el hall central de la biblioteca. En sus altos muros los artistas Toxicómano, Erre y Lesivo hicieron complejos morales llenos de símbolos que resumen la vida intelectual de Antonio Nariño.

Cada uno de los murales mide 12 metros de alto por 9 de ancho y cada uno representa un color de la bandera de Colombia. Todos usan a ‘Toño’, un personaje muy moderno que trae a la actualidad las ideas y símbolos que rodearon a Nariño. Las intervenciones son una prueba visual pues su complejidad esconde varios símbolos que el visitante observador debe descubrir.

Según la biblioteca “en el mural amarillo, a cargo de Toxicómano, se podrá apreciar al Nariño periodista, con referencias a algunos pensadores que influyeron en sus ideas como Montesquieu y Voltaire, así como al tema de la lucha por los derechos y la consecución de las libertades individuales”.

Biblioteca Antonio Nariño-04

El mural que Toxicómano hizo para la exposición.

“En el mural rojo, (a cargo de la artista Erre), se recrea a un Nariño joven y lector, recostado dentro de una habitación llena de los libros que acostumbraba leer. En este mural ‘Toño’ está rodeado de objetos, afiches, frases y los rostros de algunos personajes que lo influenciaron y lo llevaron a convertirse en uno de los grandes intelectuales de la entonces incipiente república.”

Biblioteca Antonio Nariño-06

La intervención a cargo de Erre. Color rojo y los libros que marcaron a Nariño. 

“El mural azul, (a cargo de Lesivo) nos presenta al Nariño impresor y su relación con la Imprenta Patriótica. Este mura destaca el papel fundamental de Nariño en la traducción y publicación, por primera vez en la América española, de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Este espacio plantea además un acercamiento a la imprenta tipográfica y a cómo ocurría el proceso de impresión en el siglo XVIII.”

Biblioteca Antonio Nariño-05

El mural hecho por Lesivo.

Es importante contar que los murales, al final de la exposición, desaparecerán, al menos del mundo físico. Sin embargo, la Biblioteca Nacional hizo una recopilación en 3d de las obras para que a futuro pueda ser consultada.

Además de los murales los visitantes pueden ver una serie de fotografías que interpretan los 17 derechos del hombre, traducidos por Nariño. En un lenguaje muy próximo a las nuevas generaciones y algo de humor, estas fotografías dan una idea de que aún hoy las ideas en que Nariño creyó nos acompañan y defienden.

Biblioteca Antonio Nariño-07

Esta composición muestra uno de los derechos traducidos por Nariño y su representación fotográfica hoy en día.

Los asistentes a la exposición podrán llevarse dos fanzines, uno lo informa sobre Antonio Nariño y otro que podrá armar y completar con una cantidad de elementos llenos de diseño.

Lesivo, uno de los artistas urbanos, resume así la intención de toda la muestra: “Buscamos que la gente se cuestione y sienta curiosidad por lo que vio en los murales, acudiendo a los fanzines o a investigaciones propias.”

Biblioteca Antonio Nariño-08

Este es el material que se le entrega a los visitantes de la exposición. 

Banner Bancolombia LaBogotaQueYoQuiero

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO