Carla Giraldo habla sobre lo que le atrae de una mujer

Carla Giraldo habla sobre lo que le atrae de una mujer

24 de junio del 2016

Luego de dos años y medio sin conceder entrevistas, la actriz Carla Giraldo decidió aceptar una y participó como invitada especial del programa web ‘AutoStar’, dirigido por Andrés Wilches.

La paisa habló sin tapujos de su pasado, su familia y por su puesto, de su gusto por las mujeres. Para empezar recordó que cuando era niña quería ser monja o psicóloga. Contó entre risas que le tenía un altar a la Virgen en su casa y un día le prendió un montón de velas alrededor para ponerse a rezar. “luego se me incendio la cama, las mesas y mi mamá tuvo que llegar cargada de ollas con agua”.

Lea también: Carla Giraldo no se arrepiente de nada

Sin embargo, la ‘rezadera’ se le acabó cuando cumplió 14 años y se cansó de que en su casa la molestaran y le prohibieran todo.

“Me fui de la casa a los 14 años porque qué pereza que a uno lo manden todo el tiempo. Después me emanciparon cuando tenía 16 años…  Yo fui cofundadora de la Fundación la Luz y allí trabajamos contra todo tipo de adicciones, drogas, sexo… En fin. Cuando me fui de mi casa me fui a vivir para allá y todos los medios dijeron que yo era drogadicta y que me tomaba hasta el agua de los floreros. Si les digo la verdad nunca probé un trago hasta que tuve 23 años”, afirmó la actriz paisa.

Añade que entre los peores chismes que le han inventado está el que “era drogadicta y vivía en la calle del cartucho”.

Al ser cuestionada por su pasado amoroso lésbico, la actriz no tiene pelos en la lengua para hablar y recuerda a su exnovia Natalia Arroyave, quien ha sido hasta el momento la única mujer con la que Carla ha salido, pero no habla de ella. Sin embargo admite que aún sigue mirando mucho a las mujeres.

“De una mujer me gusta el pelo, como se visten , como se comportan, lo delicadas que son… Todas las mujeres son muy lindas, yo sigo mirando mucho a las mujeres, me siguen pareciendo divinas”.

Después de su relación con Natalia, Carla siguió saliendo con hombres hasta que conoció al amor de su vida, Mauricio Fonnegra, a quien conoció en una fiesta, empezaron a salir y al poco tiempo la actriz quedó embarazada de su primer hijo, Adrián. La pareja se consolidó y luego trajeron al mundo a su segundo bebé, Damián. “Dejé de trasnochar por estar ‘rumbeando’, ahora trasnocho todos los días de mi vida dando teteros y cuidando a mis hijos”, puntualiza.