Los 200 mil dólares que Ciro Guerra no le ha podido ganar a su película

Los 200 mil dólares que Ciro Guerra no le ha podido ganar a su película

28 de febrero del 2016

Los productos audiovisuales colombianos que se exportan no están siendo remunerados correctamente debido a la falta de políticas que protejan a los autores.

Aunque en Colombia existe la Ley 23 de 1982 sobre derechos de autor que estipula que se debe reconocer pública y económicamente a los creadores de obras literarias, científicas y artísticas, esta no alcanza para que los creadores reciban todo el dinero que les corresponde por exhibiciones en el exterior.

Lea también: Jimmy Gutierrez, el rey de la música de bus critica a Sayco y Acinpro

Colombia, que es el tercer productor y exportador de telenovelas del mundo, se está quedando atrás por culpa de un “articulito” de la Ley 23 de 1982. En Europa está represado el dinero que los colombianos se merecen por la reproducción de sus obras.

Es por eso que se llevará a cabo por primera vez en Colombia el Congreso de Derechos de Autor para tratar el tema de la remuneración de los directores, escritores, músicos e ilustradores colombianos que deben recibir por reproducir sus obras en el exterior.

Lea también: Ciro Guerra hizo un pacto con la selva para filmar una película

En entrevista con KienyKe.com, Mario Mitrotti, presidente de Directores Audiovisuales habló sobre el tema.

¿Cómo funciona la Ley de Derechos de autor patrimonial?

La ley de Derechos de autor patrimonial es el reconocimiento público y económico a los autores de obras.

Para la entrega del dinero, se crean las sociedades de gestión que en Colombia es Sayco, que se encarga de repartir el dinero.

Pero cuando la obra es reproducida en el extranjero, Colombia debe hacer parte de un convenio con todos los países que garantice la entrega del dinero.

Las sociedades de gestión, son las organizaciones que se encargan de entregar ese dinero a los autores, en Colombia lo hace Syaco, que también saca una parte para ayudar a los autores que no tienen trabajo.

Los directores audiovisuales en Colombia hacen parte de una sociedad de gestión colombiana que se llama Directores Audiovisuales, la organización tiene convenios de reciprocidad en el mundo entero con 20 o 30 asociaciones iguales que recaudan los derechos de autor en Francia, España, Argentina y Brasil, esa sociedad pertenece a una gran organización que se llama Confederación Nacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC).

¿Por qué en Colombia no existe esa ley?

En Colombia existe la Ley 23 de 1982 que dice que en el audiovisual los derechos de autor los tiene el director de la obra, el escritor, el músico y el dibujante, si es un dibujo animado.

Hasta ahí estamos dentro de la legislación internacional, pero aquí se inventaron un parágrafo que dice que el creador tiene los derechos de autor morales (que el nombre salga en la película) y los derechos patrimoniales (el dinero que se da cuando hay sociedades de gestión), pero tiene acceso a esos derechos patrimoniales siempre y cuando en el contrato con el productor lo hayan dejado estipulado. Nuestras leyes no cumplen con ese convenio.

¿Por qué se necesita la autorización en Colombia?

No solamente para recaudar en el mundo entero, hemos recaudado en Francia, España, Argentina y Brasil, tenemos convenio de reciprocidad con Inglaterra, Alemania, Italia, Polonia, Chile, Brasil, pero muchas de estas sociedades hermanas nos dicen: “aquí hay un dinero de los directores audiovisuales colombianos, pero cuando ustedes tengan el derecho de cobrar en Colombia, es decir, que también podamos enviarles el dinero, entonces les enviamos el dinero”.

En Europa hay tranquilamente cuatro o cinco millones de dólares que son de los directores colombianos. Debe haber otros seis o siete millones de los escritores.

¿Cuánto dinero está represado en el extranjero?

Para directores, mínimo hay unos cinco millones. Los países donde está represado el dinero afirman que nos lo entregarán cuando podamos recaudar en Colombia, acá se pasa mucho contenido de ellos y ellos reciben regalías de todo el mundo, pero no de Colombia.

Países como Francia, España y Argentina sí lo hacen como para ayudarnos hasta que podamos tener la autorización. Sólo al director del Abrazo de la Serpiente, Ciro Guerra, se le deben hasta el momento entre 200 y 300 mil dólares.

¿Qué están haciendo los autores para que esto cambie?

Desde hace tres años formamos la organización Directores Audiovisuales ante la Cámara de Comercio. Por medio de esta asociación es que hemos logrado recaudar dinero de algunos países por medio del Banco de la República.

Al mismo tiempo, por medio de la CISAC, que nos otorgan abogados, tenemos asesoría para llevar a cabo ante el Congreso la modificación al parágrafo de la Ley 23 de 1982. Estamos trabajando junto a senadores para cambiar el artículo.

Uno de los motivos para que el 18, 19 y 20 de abril se lleve a cabo el Congreso de Derechos de Autor es presionar al Estado colombiano a mejorar las políticas de derechos de autor.

Al evento asistirán más de 150 directores audiosivuales de todo el mundo.