Clemencia Vargas reúne a los jóvenes con la danza

3 de mayo del 2018

Con el proyecto Vive Bailando propone la danza como un medio que busca unir a la juventud colombiana.

Clemencia Vargas

Colombia tiene una sociedad que históricamente ha sido compleja debido a los sucesos negativos que han ocurrido en el país, por lo que pretender que la cultura sea un medio para llevar todo a un mejor lugar no es una idea descabellada.

Así lo propone Clemencia Vargas, quien es una bailarina profesional desde los siete años y ha compartido con celebridades como los Backstreet Boys, Black Eyed Peas o Carlos Vives, y ahora pretende enseñar a otros mientras ayuda a las poblaciones más vulnerables.

La Academia ‘Vive Bailando’, es una propuesta que desde hace cuatro años está en marcha. KienyKe.com conversó con Clemencia Vargas, ella aseguró: “Durante los últimos cuatro años hemos trabajado con la fundación para llegar a miles de jóvenes a través del baile como una herramienta de transformación. Ahora, las personas también pueden formar parte de esto, desde el lunes 7 de mayo tendremos las puertas abiertas en un lugar cómodo y cercano para hacer ejercicio y divertirse”.

Clemencia anima a unirse a la academia, con el dinero reunido invitará a jóvenes de la población más vulnerada económicamente para disfrutar de la danza y el ejercicio. “Con la ayuda permites que otro joven se vea beneficiado con nuestras intervenciones sociales de la fundación”.

La idea inicial surge a partir de querer compartir algo con los jóvenes colombianos y promover el poder de transformación con el baile. No solamente para que se de un encuentro, también para “liberar sentimientos negativos, lograr expresión y ejercitarse”. Como lo recalca nuestra protagonista, “lo más importante es lo social, que los jóvenes, sin importar su estrato, mejoren su autoestima y se prevengan otros problemas que aquejan a la juventud colombiana”.

Este lugar es muy diverso,  se presentan diferentes ritmos y modalidades, en caso de no querer bailar en la academia, se realizan algunas clases personalizadas en las que el profesor de baile va hasta donde el grupo esté, está disponible para grupos de más de dos personas hasta diez.

Clemencia también menciona que uno de los intereses es que los que quieran ingresar a la academia conozcan la realidad de los jóvenes menos afortunados del país, creando así una conexión que rompa las barreras sociales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO