La segunda confesión de Nerú

La segunda confesión de Nerú

25 de noviembre del 2016

Después de su entrevista a el programa de entretenimiento ‘La Red’, en la que confesó que Dios lo curó de su homosexualidad, a Adolfo Martínez Carrillo, mejor conocido como Nerú, la vida le cambió por completo.

Las declaraciones de uno de los coreógrafos y bailarines más reconocidos e importantes del país, ofendieron a la comunidad LGTBI. Amigos, medios de comunicación y empresas con las que solía trabajar lo dejaron solo. Únicamente su familia lo acompañó en el proceso de “conversión” al cristianismo y a la heterosexualidad.

La polémica estalló y durante meses Nerú estuvo en el ojo del huracán. Sin embargo, desde hace aproximadamente un año poco o nada se ha sabido del bailarín. KienyKe.com habló con él.

“No estoy trabajando, estoy estudiando teología (…) aunque sigo dictando clases de danza y de expresión corporal a domicilio”, dice Nerú, quien al principio de la conversación se mostró prevenido.

Lea también: El youtuber que enfurece a los homosexuales

En su época dorada, en la que fue jurado y profesor en varios realitys de televisión, Nerú facturó millones. Ese dinero, después de sus declaraciones,  se esfumó y no volvió a aparecer. Para su manutención, ha dicho en otras entrevistas, “vivo de las bendiciones de algunas iglesias, pero eso no se compara con lo que yo ganaba como artista: por un servicio recibo ofrendas de $50, $80 o hasta $100 mil, cuando yo antes no bajaba de una tarifa de $8 o hasta $15 millones. Empecé desde cero, claro que ha sido duro, pero es una gran lección”.

Pese al cambio drástico que tuvo su vida, se muestra como una persona sin rencor. Los medios no le han vuelto a llamar, pero dice “estoy abierto, si me llaman ahí estaré”

Nerú: “No me arrepiento de mi entrevista en La Red”

¿Se arrepiente de haber dado esa entrevista en La Red?

“No me arrepiento porque yo como personaje público acepté esa entrevista, y por ende acepté contestar con sinceridad todo lo que me preguntaran. Si eres un personaje público debes responder”, asevera.

Adenás: El sexo, según el pastor que curó a Nerú de la sexualidad

Advierte que luego de su confesión, procura no hablar de su vida privada y eso incluye la vida amorosa. Por ahora será imposible saber si encontró la mujer de su vida.

Hay quienes piensan que Nerú volverá a ser homosexual en cualquier momento o que realmente sigue siendo gay en su interior.

“Sigo siendo esa persona que confesó haber dejado su homosexualidad aquel día (…) creo que cada quien puede hacer con su vida lo que le parezca, yo todos los días aprendo y sigo estudiando (…) no extraño nada del Nerú del pasado, hice un cambio espiritual bien bonito, borré mi pasado e inicié una vida nueva”, dice en este diálogo con KienyKe.com. 

Neru

“Desde niño estuve condenado a la homosexualidad”

El bailarín dice que en varias oportunidades intentó dejar de ser homosexual porque “siempre supe que estaba mal”.

¿Qué hubo de diferente en esta oportunidad para que lograra su objetivo?

“Haber hecho mi transición desde la palabra de Dios”. Según dicen, fue gay porque desde niño estuvo condenado luego de sufrir varios abusos sexuales en su infancia, “era lo único que podía esperarse”, agrega.

“Estuve condenado a la homosexualidad pero ya por fín retorné a mis racíes porque desde mi casa siempre me educaron para formar una familia y para llevar una vida heterosexual, por fín se les hizo el milagrito, los recuerdo añorando y orando todos los días para que yo dejara aquella vida (…) uno se da cuenta que los amigos se van y te abandonan, pero la familia es lo único que te queda al final, son los únicos que me apoyan, ojalá me hubiera dado cuenta de eso antes y le hubiera prestado más atención a la familia”.

Cristianos: El poder de una iglesia 

Nerú hace parte de la iglesia cristiana ‘El Lugar de Su Presencia ‘, cuyo líder espiritual es Andrés Corson, pastor que influyó para que Nerú cambiara su vida espiritual y sexual.

Últimamente los cristianos ha sido una comunidad influyente para las decisiones políticas del país. Apoyaron el NO en el plebiscito, la mayoría de ellos consideran que el tema del enfoque de género, del que se habla en los acuerdos con las Farc, amenazan la conformación de las familias tradicionales.

Nerú, como exhomosexual y cristianoactivo dice al respecto: “Yo apoyo lo que mi iglesia apoye, si uno se congrega a una comunidad es para cumplir sus requisitos. En el caso del plebiscito, ellos no obligaron a nadie a dar un voto negativo, expusieron los argumentos por los cuales estaban en desacuerdo con el SÍ y dejaron a libertad de cada quien votar. Sin embargo, yo voté NO.

En cuanto a matrimonio igualitario y adopción gay, todo cristiano te va a decir lo mismo:  Todo niño debe tener un papá y una mamá, eso es lo que dice la biblia y debemos hacer lo que dicta”.

El nuevo Nerú: Una persona feliz

¿Un homosexual nace o se hace? Se le cuestiona. “Cada quien tiene su propia versión. A mi me abusaron y me condenaron a ser gay. Otros dicen que nacieron, otros deciden que están en el cuerpo equivocado (…) No lo sé, son tantas historias; yo solo puedo hablar de la mía, porque es la que conozco”.

La conversación llega a su fin pero antes se le hace una última pregunta ¿Ha ayudado a otras personas a dejar de ser homosexuales?

“Entiendo y respeto el rol de vida que han elegido. Si una persona está identificada con lo que me pasó, yo lo puedo ayudar. Pero quiero dejar claro que yo no predico que los homosexuales dejen de serlo, yo no obligo a nadie, cada quien vive como quiere, pero si se sienten como yo y quieren cambiar, les ayudaré”.

Nerú dice sentirse feliz y completo. Se despide cordialmente y hace la invitación a todos para que oren, que no se ahguen en sus problemas y que busquen en Dios una solución para los mismos. “Yo oro todos los días por mi país, por el mundo y ojalá todos hicieran lo mismo”.