Construcciones poderosas de carbón

Construcciones poderosas de carbón

14 de abril del 2012

Nadie mejor que la artista Noemí Pérez (Tibú, Norte de Santander, 1962) conoce el Catatumbo colombiano, una zona de gran riqueza donde se encuentran grandes yacimientos de petróleo, carbón, biodiversidad natural y donde existen, a la par, dinámicas de violencia y terror.

Según datos oficiales, en ésta zona se han realizado más de 10 mil ejecuciones extrajudiciales, más de 600 desaparecidos, más de 100 mil desplazados, torturas y abusos sexuales. Todo para despojar a campesinos e indígenas, apropiarse de sus tierras y desalojar las zonas donde ahora, se sabe, se adelantan la explotación de carbón a cielo abierto, así como la de petróleo y construcción de infraestructura para megaproyectos de siembra de palma aceitera.

La artista conoce a fondo su problemática, pues allí nació y creció. Dado su permanente interés por crear obras de arte relacionadas con la problemática social, decidió trabajar con carbón para su más reciente exposición titulada Catatumbo, que se expondrá hasta el 28 de abril en la galería NC-Arte.

Una mirada atrás

El curador de la muestra, José Alejandro Restrepo, hace una mirada retrospectiva del trabajo de Pérez, quien viene trabajando el tema desde hace tres años. En el 2009, expuso dibujos en carboncillo de edificios en Galería Mundo. Al respecto dice Restrepo: “mostró dibujos en carboncillo de gran formato que  representaban edificio icónicos de la arquitectura globalizada, algunos de ellos dramáticamente siniestrados, conexión evidente con la caída de las Torres Gemelas y el colapso (solo temporal) de un modelo de desarrollo”.

Un año después exhibió la muestra titulada Babilonia, en la Galería Alonso Garcés, donde edificios tallados en carbón competían por llegar al cielo.  Restrepo los describe como “rascacielos-fetiche en su éxtasis mercantil, en su reificación fervorosa, en las indulgencias de la acumulación y en la glorificación del lujo, que confirman que el capitalismo no es solo ideología sino también religión. Religión con sus imágenes, sus fetiches, sus templos, sus sacerdotes, sus profetas, sus vidas ejemplares y sus rituales de culto”.

En la actual exhibición, Noemí Pérez, logra todo el dramatismo con la instalación de una montaña de cinco toneladas de carbón, en el primer piso, al ingreso de la galería. En ella hay 205 edificios tallados en el mismo material; son construcciones emblemáticas del poder como el Empire State, el Chrysler, Coltejer, entre otros, y con los cuales la artista alude al capitalismo y pretende mostrar cómo el poder del ‘primer mundo’ está anclado en el llamado ‘tercer mundo’. “El carbón cambió al mundo con la Revolución industrial”, dice Noemí.

En el segundo piso expone esculturas de grande y mediano formato, fotografías y una serie de dibujos realizados con polvo de carbón, donde registra nombres de la región como La Loma, Dibuya, Barrancas, Catatumbo, La Jagua, Cimitarra, el Zulia, entre muchos otros. Lugares donde se embarca o transporta el carbón.

La artista motiva así una reflexión en torno a la absurda explotación de carbón a cielo abierto, una de las actividades que genera mayor impacto ambiental, social y cultural, puesto que destruye completamente el medio ambiente y con él a las comunidades que allí habitan, arruinan su identidad étnica y violan derechos de pueblos indígenas. Pareciera ser que todo es lamentable para el Catatumbo y el trabajo de la artista Noemí Pérez lo visualiza y lo relaciona con la riqueza lograda con pobreza y así señala contradicciones del capitalismo y su fragilidad.

La vida de Pérez                     

Nohemí Pérez realizó estudios  en la Escuela de Bellas Artes de Barranquilla y pintura en la ASAB (Academia Superior de Artes de Bogotá). Su formación estuvo influenciada por la cercanía con el teatro y su proceso creativo se ha visto nutrido por un intenso contacto con el cine. Ha participado en muestras colectivas  en la Galería Santa Fe, Fundación Gilberto Álzate Avendaño, Museo de Arte Moderno de Cartagena, Galería Arteria de Barranquilla, Galería el Museo y Galería Alonso Garcés. Ha realizado exposiciones individuales como ‘Urbania’, en el museo de Arte Moderno de Cartagena: ‘Sin noticias de Dios’, en la galería Alonso Garcés; ‘El Lugar sin límites’, en el centro cultural de la Universidad de Salamanca en Bogotá; Noctámbula  y Babilonia, en la galería Alonso Garcés, entre otras. Su obra hace parte de la colección del Museo de Arte Moderno de Cartagena y varias colecciones privadas.

Galería NC-Arte, Carrera 5 No. 26B-76. Abierta de lunes a viernes de 10:00 a.m. a 6:00 p.m., sábados, de 10:00 a.m. a 2:00 p.m., hasta el 28 de abril. Entrada libre.