Donald y Melania, ¿un abrazo estratégico?

20 de marzo del 2018

En medio de las tensiones parece este gesto de cariño.

Donald y Melania, ¿un abrazo estratégico?

En estos días de tanta tensión en Estados Unidos, cuando por varias situaciones el mundo tiene los ojos encima de la nación más poderosa, como el tema con Rusia y las acusaciones de intromisión en la campaña presidencial, con los consecuentes despidos y renuncias de altos funcionarios de la Casa Blanca y del FBI; la controversia por la tenencia, compra y venta de armas de fuego, y la presión que la sociedad y los estudiantes han ejercido sobre el tema, y en el medio la construcción del muro en la frontera con México, entre otros, la cereza sobre el pastel la puso la actriz porno Stormy Daniels, que ha destapado un escándalo al contar sobre su supuesta relación con Trump, cuando él ya estaba casado con Melania.

Es más, según Daniels el incidente ocurrió cuando Melania se recuperaba del nacimiento de su hijo y Trump se había ido a “relajar” a un torneo de golf.

Desde entonces, a la pareja Trump se le ve distanciada, y han habido casos que se pueden considerar como graves. Por ejemplo, el día que Melania rompió todos los protocolos cuando llegó por su lado a presenciar en el Capitolio el discurso de La Unión, de su marido, el presidente. Ambos estaban ese día en la Casa Blanca y ella salió en otro carro, por su lado. Como excusa dijo que quería tener una atención especial con sus invitados.

En otra ocasión, para su aniversario, le envió a su marido una foto de felicitaciones con ella y un oficial de la Casa Blanca, del brazo.

Por supuesto que de la vocería del gobierno lo niegan, pero la crisis se percibe. Ayer, sin embargo, apareció una foto de la pareja presidencial del país más poderoso del mundo, en la que están abrazados.

Enseguida surgieron comentarios y no faltó quien dijera que se habían reconciliado, y los que fueron más lejos analizaron el gesto cariñoso como “una estrategia” para mitigar y disimular un poco la crisis del matrimonio presidencial.

Ninguna de las opciones. Lo cierto es que siempre entaconada para no perder su glamour y su elegancia, innatos de la modelo que siempre fue, Melania iba de botas altas de cuero, de Gianvito Rossi, de unos mil 600 dólares, y un abrigo de lana azul marino con cinturón de Chloé, de unos 3 mil 600 dólares, que la hacían lucir espectacular.

La pareja iba caminando al helicóptero presidencial, que se dirigía a New Hampshire, cuando el tacón de las botas de Melania se hundió en el césped y casi la hace caer. Donald, raudo y veloz, la agarró y por eso no se fue al piso.

Y sí, ese fue el gesto de amor, entre los Trump, finalmente: para salvar a la exmodelo y primera dama de un tropezón por sus tacones.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO