Educando conejitas

Educando conejitas

17 de junio del 2011

Las conejitas que trabajan en los clubes Playboy son como agentes secretos, no pueden revelar su identidad, sólo se debe conocer su nombre; su apellido, jamás. Regina es ex conejita de uno de los famosos centros de entretenimiento para hombres creados por el dueño del imperio Playboy, Hugh Hefner.

Regina fue una de las primeras en usar el reconocido trajecito strapless con orejas y cola de conejo como accesorios. Hoy, más de cuarenta años después de haberse jubilado del Club Playboy de Detroit, decide publicar el librito de bienvenida que le entregaban a cada conejita. Es un manual muy estricto, no tiene nada que envidiarle al reglamento de cualquier colegio femenino. Para las conejitas necias hay castigos, mientras que las juiciosas son premiadas. La apariencia lo es todo y los consejos de belleza y comportamiento coqueto deben seguirse al pie de la letra. Siempre hay que tener en cuenta la importancia de atender a los clientes como si fueran príncipes, pero sin pasarse de la raya: una conejita debe respetar y ante todo hacerse respetar.

Introducción al manual Playboy

¡Bienvenida al mundo Playboy! Puedes sentirte muy orgullosa de ser una conejita. Es un trabajo divertido y único. La conejita es una creación que rompe los estándares de belleza, servicio y carisma. Los clubes Playboy son conocidos en el mundo por tener una decoración exclusiva, comida exquisita, tragos del tamaño que un hombre necesita, y claro, las bellísimas conejitas.

  • Cada club hace 500 entrevistas para conejitas y al final solo cuarenta pasan la prueba de belleza y personalidad.
  • Una vez seleccionada, la conejita pasa por un entrenamiento intensivo en el que aprenden la forma única de atender clientes masculinos.
  • La conejita se ha convertido en sinónimo de glamour y juventud.
  • El éxito de los clubes Playboy reside en la aceptación de millones de hombres exitosos que se identifican con el estilo de vida de la elegancia y la exclusividad.
  • Las conejitas tienen diferentes formaciones, algunas son secretarias, otras han sido profesoras de colegios, actrices, bailarinas o modelos. Muchas estudian para ser grandes profesionales.
  • Todo club tiene una Mamá Coneja que se encarga de todas las conejitas.
  • Cada mes, la revista Playboy era entregada a cada conejita dos semanas antes de ser publicada.
  • Hay una comisión de cincuenta dólares para las conejitas que recluten chicas nuevas.  Setenta y cinco dólares por la segunda chica nueva en menos de doce meses y cien dólares más por la tercera en menos de doce meses de la anterior.
  • Las conejitas pueden tomar descansos mientras trabajan sólo si han sido autorizadas por el director de salón o el director del lobby, quienes deben marcar la tarjeta de entrada y salida a descansar.
  • Cada mes hay reunión de conejitas, y no asistir o llegar tarde es una falta.
  • Hay una sesión fotográfica obligatoria para todas las conejitas del club. La Mama Coneja recomienda no exagerar el maquillaje y preferir un estilo natural para las fotos.

  • Está prohibido salir con empleados del club. Violar esta regla es motivo de despido.
  • Ninguna conejita debe dar su apellido, dirección o teléfono a nadie que no sea La Mama Coneja.
  • Está prohibido salir o tener citas con clientes, dentro o fuera del club.
  • No está permitido comer en horas laborales.
  • Una conejita no debe comer chicle mientras trabaja.
  • Está prohibido que una conejita beba limonada, gaseosas o agua frente a los clientes. Pueden hacerlo en los espacios comunes sólo para empleados.
  • El turno de cada conejita es de ocho horas, hay que presentarse a la hora acordada con el uniforme impecable y los elementos necesarios para trabajar.
  • Antes de trabajar, La Mamá coneja revisará a cada conejita. Todo debe estar perfecto: pelo, maquillaje, manicura y zapatos. Nadie puede empezar a trabajar hasta cumplir con cada uno de estos requisitos.
  • No tener las orejas de conejo bien puestas equivale a cinco deméritos.
  • Llegar media hora tarde equivale a diez deméritos, una hora a veinte deméritos.
  • Estar mal maquillada, como usar pintalabios pálido, equivale a cinco deméritos.
  • Está prohibido relacionarse con los clientes en el club. Las conversaciones solo pueden girar en torno al club Playboy.
  • Todas las conejitas pueden tomarse fotos para medios de comunicación y con los clientes, pero sin contacto físico.
  • Las conejitas pueden bailar con los clientes sólo cuando la música no involucra contacto físico, como el twist, el bogaloo y el watusi.
  • Una conejita puede fumar, pero jamás debe sostener el cigarrillo. Debe dejarlo en el cenicero una vez haya aspirado. Sólo puede fumar una conejita por mesa.
  • El maquillaje debe ser muy acentuado debido a las luces bajas del club. Una conejita debe usar pestañas postizas, delineador y pintalabios de colores vibrantes.
  • Para pies cansados, se recomienda que las conejitas metan los pies en una tina con agua caliente y sal de Epsom.
  • Las medias veladas resisten más si se lavan con agua fría y se refrigeran antes de usarlas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO