El artista que lleva grandes esculturas al interior de las casas

El artista que lleva grandes esculturas al interior de las casas

1 de marzo del 2014

Por @Lauquiceno

Un cupido blanco en el centro de una flor de colores se toma un espejo de agua en el norte de Bogotá. Se trata de la obra ‘Love’ del artista peruano Marcelo Wong, un escultor amante de las formas circulares y los colores vivos en piezas que a diferencia de algunas obras de gran formato, se adecúan a los espacios íntimos, a cuartos, oficinas y estudios. Esta es la propuesta de Marcelo, trasladar el arte a la cotidianidad de la gente:

—“Mis obras reflejan las contradicciones de la época, de las cosas que queremos y las cosas que realmente hacemos. El ir en contra de una estética, hoy todo el mundo busca la delgadez, sin embargo hay un placer máximo por la comida. El tratar por un lado de buscar una estética pero anhelar otras. En mis figuras tengo la libertad de explayarme, sin importarme el qué dirán, se caracterizan por el uso de muchos colores y su finalidad es divertir. Un arte cotidiano.”

Marcelo Wong, Kienyke

Su obra ‘Love’ fue adquirida por el cirujano colombiano Ernesto Andrade en la subasta de la Fundación Corazón verde a favor de las viudas y huérfanos de miembros de la Policía Nacional. Para este artista de 35 años, lector de Haruki Murakami y seguidor de Jeff Koons, esta obra llega después de un incendio en el 2013 en Lima que destruyó parte de su taller y que lo hizo repensar parte de su arte y su trayectoria. El artista visitó Colombia por primera vez y KienyKe.com conversó con él sobre su arte juguetón reconocido en muchas partes del mundo.

¿Qué lo trae a Colombia, qué obra presenta?

Vine para la exposición e instalación de la escultura ‘Love’ de la Fundación Corazón Verde, que fue adquirida por Ernesto Andrade. Es un proyecto que teníamos hace algún tiempo y estoy feliz de que se haya podido concretar. Es la primera vez que vengo a Colombia y me ha encantado.

¿Hábleme de ‘Love’ y su proceso de creación?

La Fundación Corazón Verde me invitó a participar en esta exposición que incluía una flor, cada artista debía darle una interpretación y ahí es donde hago una lectura muy personal. El 2013 tuve un año un poco accidentado, tuve un incendio muy grande en mi taller, lo que hizo que no pudiera entregar la obra a tiempo. Sin embargo, antes de terminar la escultura envié fotografías y pude participar en la subasta.

Marcelo Wong, Kienyke

En Perú hay un reconocimiento de su obra y de sus esculturas que se adaptan a los espacios cotidianos, pero para la gente en Colombia que no conoce su obra. ¿De qué se tratan estas esculturas?

Ya tengo casi diez años trabajando escultura en Perú. Al principio no fue nada fácil, es bastante curioso porque la primera pregunta que me hacen con respecto a mi obra es ¿por qué trabajo estos volúmenes?, y es una pregunta bastante difícil de responder, porque no fue un personaje o una idea que la trabajé pensando en una exposición, fue algo que fue avanzando en el tiempo. Hice unos personajes muy parecidos en el segundo año de universidad, y mis profesores me prohibieron hacer estos personajes durante al menos los cuatro años siguientes de la carrera.

Terminando la universidad participé en un proyecto con mi hermano que es arquitecto, el en realidad recordó esas formas de mis primeros semestres de universidad y nos presentamos a un proyecto de arquitectura y desde ahí no paramos. Díez años después me he permitido analizar el porqué, y creo que una de las cosas que caracteriza mi trabajo son las contradicciones, mis personajes reflejan la tensión entre las cosas que queremos y las cosas que realmente hacemos.

El ir en contra de una estética, hoy todo el mundo busca la delgadez, sin embargo hay un placer máximo por la comida. El tratar por un lado de buscar una estética, la libertad de poder explayarme en las forma sin importarme el qué dirán, básicamente buscando mucha diversión, por eso uso tantos colores, y no pensar tanto a la hora de ir creando las obras, me considero una artista que va avanzando en un arte para la cotidianidad.

¿Por qué esa noción de esculturas que puedo poner en mi sala, en mi casa? ¿Por qué no crear esculturas para el espacio público?

Muy a pesar que me gusta ir a museos, a exposiciones o a galerías, creo que disfruto mucho más, cuando voy a visitar casas de amigos y cuando finalmente veo obras de arte instaladas. El arte es ese goce de verlo en espacios cotidianos, en casa, oficinas y cuartos, que sean para ti. Es por eso que las obras en la mayoría de casos siempre vienen personalizadas de alguna manera. No me dejo llevar mucho por los conceptos preestablecidos de lo que es el arte.

En muchas entrevistas habla de una influencia de su obra de Takashi Murakami, ¿es cierto?

Creo que en mi obra no hay una influencia muy marcada con respecto a un artista, sin embargo cuando a mí me preguntan sobre mis artistas favoritos te podría hablar de Takashi Murakami y del artista Jeff Koons. Pero en la mayoría de casos que tengo con personas que me encuentro y que van a mi galería, el nombre de Fernando Botero siempre está presente. Pero como tengo ascendencia china y japonesa, si me gusta la idea de llevar cierta cultura japonesa y en el caso de Murakami, me gustan sus proyectos no sólo literarios, sino en la moda, esa manera de salirse del arte académico y ser más espontáneo.

Marcelo Wong, Kienyke

Hábleme del libro “Pasiones: Gastronomía y arte”, con el chef Gonzalo Ferrand.

Justamente al no orientarme tanto al arte académico, sino en mi búsqueda de espacios menos convencionales nace la idea de este libro. Hoy en día podría decirte que si no hubiera sido artista hubiera sido chef por mi afición por la comida. Hace diez años la carrera de gastronomía en Perú no era tan popular, como lo es hoy. Mi sueño era poder participar en proyectos gastronómicos con Gastón Acurio, por ejemplo y precisamente participaré en uno de sus restaurantes de comida china y me pareció mucho más interesante porque tenía que ver con mis raíces.

Hace un año con un amigo chef, Gonzalo Ferrand, que empezó siendo un cliente nos planteamos la posibilidad de hacer un libro, que uniera el arte y la gastronomía, que habla de recetas inspiradas en un ingrediente típico de Perú, el ají amarillo, y el libro viene acompañado por una serie de dibujos fotos hechos por mí.

¿Cuáles proyectos vienen?

En Lima presentó una exposición con respecto al incendio que tuve, fue un incendio total, se perdió casi el 100 por ciento de mi obra. Nosotros empezamos el 2013 en cero, sin taller, sin materiales, sin nada y toda esa documentación y esas piezas carbonizadas yo las guardé porque en ese momento pensé que podrían ser un testimonio interesante para mi carrera.

Ese incendio fue un momento muy importante en mi vida porque me hizo parar, había tenido diez años de trabajo intenso y creo que ese freno es importante en la vida de un artista. Y creo que es importante contar eso a través del arte.

Marcelo Wong, Kienyke

¿Para qué sirve el arte?

Esa es una de las cosas que me pude preguntar con ese incendio, en mi caso hay muchos sueños que yo tenía antes inclusive antes de estudiar, creo que el mayor ha sido conocer otras culturas. Creo que el arte es un medio por el cual tú puedes transmitir tus sentimientos, mi idea de arte es muy participativo, no siempre las ideas nacen y terminan en mí, nacen en realidad en las personas, en la reacción del público.

@marcelowong

Lea también

El arte de Rossina Bossio

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO