El escultor de celebridades

El escultor de celebridades

17 de Septiembre del 2011

Daniel Edwards jamás ha sido contratado por Angelina Jolie ni Brad Pitt para que los inmortalice en yeso. Britney Spears nunca quiso que la esculpieran dando a luz y Tom Cruise y su esposa no pensaron en cubrir de bronce la primera deposición de su hija Suri. Pero Edwards hizo todo esto. Cada vez que una de sus esculturas sale a la luz, provoca controversia. Edwards es para el arte lo que una página de chismes es para la literatura.

Amy Winehouse fue la creación más reciente del escultor estadounidense. Un busto desnudo de la fallecida cantante con el que Edwards muestra a Winehouse libre de tatuajes, con una cinta que le adorna la cabeza, junto a unas lilas y un pájaro, que simbolizan la libertad. “Amy vivía en un mundo de cuento de hadas, en el que siempre estuvo esperando a que la rescataran de la fama y las adicciones. Pero el príncipe jamás llegó, dice Edwards.

Al escultor no le importan las críticas; al contrario, parece que el fin de su trabajo es que estás surjan. Justin Bieber y Selena Gómez fueron su inspiración para la escultura creada en agosto de este año. En ella aparecen la famosa pareja de estrellas del pop sin una sola prenda de vestir. La obra se llama ‘Justin y Selena como uno solo’ y según Edwards busca inmortalizar la fuerza de su relación. Los genitales de Selena están cubiertos por la estrella texana, y los de Bieber, por una hoja de maple canadiense. Los acompañan un armadillo estadounidense y un pato del Canadá.

El escándalo se desató porque Bieber cuando Edwards mostró la escultura, el cantante pop no había cumplido 18 años. Pero no es la primera vez que el escultor impacta. Su más reconocido trabajo fue lanzado cuando Britney Spears, la princesa del pop, estaba a punto de dar a luz su primer hijo. Y fue precisamente esa escena la que Edwards escogió para su escultura. ‘Monumento Pro-vida: El nacimiento de Sean Preston’. En la escultura mostró de manera muy explícita cómo una Spears desnuda, se acuclillaba sobre una piel de oso para dar a luz a su primer hijo.

“Britney prefirió tener un hijo y una familia. Puso esto por delante de su Carrera. Por eso es un monumento a la vida”, dijo Edwards al referirse a la escultura. En la vida real, Spears tuvo a Sean Preston por medio de una cesárea. Edwards defiende su arte basado en los chismes de los tabloides: “Los medios bombardean con las historias de celebridades. Y de alguna manera esto está ligado al arte. A la gente le llama la atención el sexo y éste funciona tanto en los chismes como en el arte. Es una buena combinación”.

Otra situación que le dio a Edwards la oportunidad de crear arte con controversia fue cuando arrestaron a Paris Hilton por manejar en estado de embriaguez. La escultura de Hilton es una de las más impresionantes. Muestra a la rubia muerta, en plena autopsia, coronada como una princesa, con un celular en la mano. Sus intestinos –que se pueden remover– están expuestos. La escena la complementa Tinkerbell, el perro Chihuahua de Hilton. “La idea es que los jóvenes comprendan que beber y conducir puede ser fatal”, dijo Edwards con respecto a esta obra.

Otras de las esculturas de Edwards continúan con el lenguaje irónico, entre las más reconocidas se encuentran la primera deposición de Suri, la hija de Tom Cruise y Katie Holmes, el sarcófago y las reliquias de poder de Oprah Winfrey, el cadaver del Príncipe Harry y el busto que anuncia la muerte del actor Charlie Sheen. Lady Gaga también quedó plasmada en una obra en contra de los derramamientos de petróleo en el Golfo de México. Personalidades de la política, como Hillary Clinton, Osama bin Laden, Michelle Obama y Muhammar Gaddafi también han hecho parte del trabajo de Daniel Edwards. ¿Quién será el siguiente?