El extraño mundo de Laura Osorno

El extraño mundo de Laura Osorno

20 de enero del 2011

El mundo de Laura Osorno no es como los otros. Desde que tiene memoria dibuja todas las cosas que ve. Uma, su perra pug, es su tesoro y la acompaña a todas partes, como cuando decidió irse por su cuenta a Nueva York para asumir nuevas responsabilidades y experimentar una ciudad con toda la información y herramientas culturales posibles.

Hace un par de años, Laura llenó las ventanas de varios lugares de Bogotá. La vitrina del bar Mai Lirol Darlin y las puertas de Këa fueron invadidas por los animalitos que Laura ve nacer en su laboratorio visual en forma de libreta de bocetos. Junto con un amigo fotógrafo, hicieron un documento sobre estas intervenciones, al que le dieron un nombre que hablaba de tomarse el mundo, y al parecer el plan se cumple al pie de la letra. Hace un mes, Laura fue notificada de un reconocimiento que recibirá en una ceremonia programada para abril en el Manhattan Show Center. La decimo quinta edición del Annual New York Book Show la premia en la categoría de School Publishing Elementary del 2011, por el diseño de carátulas de libros de matemáticas para niños.

Laura tiene un secreto bien guardado, sin importar cuántos años pueda tener, su cara siempre refleja la de una niñita que no tiene más de cinco años. Es una versión viviente de una muñequita holandesa con pelo rubio, ojos azules y cachetes que siempre sonríen. Pero cuidado, la neurosis es un monstruo que puede aparecer y el genio hierve cuando se topa con personas que demuestran poca confianza y aparentan ser de doble filo. No todos los diseños de Laura son amigables y para abrazar, su parte oscura existe en series con diseños con un tono adulto, lejos del alcance de los niños.

Ommm Mooo, un manual de yoga para niños de Villegas Editores, le dio el segundo puesto al mejor libro educativo en el Latino Book Awards del 2008, y su primer trabajo fue como ilustradora de material para preescolar. Desea con ansias ver la reacción de las personas que se encuentran a sus animales que dan brincos y suelen tener sonrisas de oreja a oreja, espera que con sólo mirarlos la gente pueda crearles historias propias, pero sobre todo le gusta la reacción de los niños porque interactúan de forma particular y parecen entenderse a la perfección con los personajes.

Trabajar con el MoMa es una de sus miras al futuro. Por ahora, su hoja de vida tiene nombres como Adidas, Editorial Norma, Revista Número, Dodicitrenta, PEARSON LEARNING, Totto, Joobli y DEBRAIN, el estudio de diseño donde trabaja en Nueva York. Cualquiera que se deje contagiar por la ingenuidad y locura de los conejos, gatos, pandas y niñas con brazos de pulpo de Laura Osorno puede tener acceso a tote bags y ropa de bebé creada por ella para la marca Wallnut Studio. Más adelante habrá libretas, agendas y nuevas ediciones de muñecos y títeres para dedos. Todo para entrar y jugar en el mundo de Laura que, con seguridad, da pasos contundentes para tomarse el mundo por su cuenta.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO