El roquero que cobijó a Paul McCartney con la bandera de Colombia

4 de mayo del 2012

Eran casi las 10 y media de la noche y Paul McCartney se despedía del público en el estadio El Campín de Bogotá. La gente aplaudía y gritaba para que el legendario bajista no se fuera, querían un poco más. De repente, y en cuestión de segundos, apareció sobre el escenario un hombre vestido de […]

El roquero que cobijó a Paul McCartney con la bandera de Colombia

Eran casi las 10 y media de la noche y Paul McCartney se despedía del público en el estadio El Campín de Bogotá. La gente aplaudía y gritaba para que el legendario bajista no se fuera, querían un poco más. De repente, y en cuestión de segundos, apareció sobre el escenario un hombre vestido de negro con una bandera de Colombia en sus manos, y corrió hacia el ex Beatle quien lo recibió con un abrazo fraternal. Mientras el hombre le ponía la bandera sobre los hombros, McCartney le acarició la cara como a un buen amigo y le dijo palabras que sólo ellos conocen. Más de 26 mil espectadores fueron testigos de la cercanía entre Chucho Merchán y Paul McCartney, pero muchos no saben quién es este músico bogotano de 59 años que se atrevió a cobijar con la bandera de Colombia al ex Beatle.

El bajista ha sido compañero y amigo de los Eurythmics, David Gilmour de Pink Floyd y Chrissie Hynde de The Pretenders.

Chucho Merchán no es un extraño en el mundo del rocanrol. Desde hace más de 30 años ha sido uno de los bajistas de cabecera de artistas como Pete Townshend de The Who, Eurythmics, The Pretenders, Eric Clapton, Sting y hasta del ex Beatle George Harrison. Merchán perteneció a una de las mejores épocas del rock y pop inglés. Tenerlo como bajista era un lujo, y requisito indispensable, para llegar al éxito en las décadas de los 70 y 80. Hoy, aunque alejado de los grandes escenarios, este roquero con alma de jazzista aún conserva su amistad con algunos de los grandes como Chrissie Hynde, la vocalista líder de The Pretenders; David Gilmour de Pink Floyd y Chuck Wicks, el pianista de Paul McCartney.

Chuck Wicks, uno de los mejores amigos de Chucho, y pianista de cabecera de McCartney.


Merchán y McCartney se conocieron hace diez años gracias a una amiga en común que invitó al bogotano a un concierto que el ex Beatle daba en Londres. Al finalizar la presentación, McCartney invitó a varios amigos para que cenaran en su casa del barrio St. Johns Wort, uno de los más exclusivos de la capital inglesa. Después de años de trabajar junto a tantos íconos del rock, Merchán todavía conserva la capacidad de sorprenderse ante personajes legendarios como McCartney. “Paul siempre ha sido muy lindo. Esa noche fue muy especial. Él sabía que yo era músico y que además era amigo de Chrissie Hynde, vocalista de The Pretenders, y su esposa Linda era la mejor amiga de Chrissie, así que nos conectamos de inmediato”, cuenta Merchán.

Por aquella época, McCartney pasó un largo rato con el bogotano en su casa, la misma en la que el ex Beatle grabó McCartney, su primer trabajo como solista. “Me mostró sus instrumentos. ¡Y al final hasta compartimos un joint (cigarrillo de marihuana)!” comenta Merchán.

Merchán y McCartney en un abrazo fraternal durante el concierto del 19 de abril en el Campín.

Los músicos se volverían a ver en el matrimonio de Chuck Wicks, y el 19 de abril en Bogotá fue su tercer encuentro. El pianista tenía confirmada la fecha en la que visitaría Bogotá junto a McCartney, y de inmediato le escribió a Merchán para que se reunieran, advirtiéndole que como la seguridad del ex Beatle era muy estricta, prefería que se reunieran en el hotel donde se hospedaba la banda.

Merchán no sólo es músico, sino que además es un animalista comprometido al 100 por ciento, es vegano y lucha para que los animales sean respetados. Otro punto en común con McCartney. Seis meses atrás, el bogotano intentó ponerse en contacto con el ex Beatle para que lo apoyara en su lucha contra la tauromaquia. Merchán le escribió una carta en la que le pedía que hablara a favor de abolir las corridas en Colombia, pero nunca obtuvo respuesta. “Yo ya no estoy para ir a conciertos, ahora me apabullan las multitudes, y por eso no había hecho planes para ver a Paul, pero me interesaba hablar con él para que me ayudara con la causa”, dice Merchán.

Los animales son la pasión de Merchán.

Habían tres factores que Merchán quería aprovechar a favor de su causa: La iniciativa del alcalde Petro para acabar con las corridas, el fanatismo de Santos por los Beatles y el tema caliente con respecto a la tauromaquia en el país. El bogotano pensaba en esa como la oportunidad perfecta para que a través de McCartney se hiciera un llamado contundente en contra de la corrida brava. Había diseñado un afiche con el lema: “No más corridas de toros en Colombia”, y quería que McCartney hiciera una aparición con el cartel. Merchán sabía que su amigo Wicks le brindaría una posición privilegiada junto al equipo del ex Beatle, que aprovecharía para estar en el escenario, por lo que no dudó ni un minuto en llevar una bandera de Colombia entre su maletín. “Si a mí me dan papaya, yo entro y le chanto la bandera a Paul”, cuenta Merchán entre risas.

Merchán es un amante del jazz y la naturaleza.

El bogotano no sólo fue tratado como si fuera parte de la banda, sino como un miembro de la familia McCartney. Cuando Merchán llegó al hotel fue recibido por Wicks, luego vendría McCartney, quien de inmediato lo reconoció e invitó a que los acompañara. Y Nancy, la esposa del ex Beatle, estuvo todo el tiempo pendiente de Merchán. La ubicación más privilegiada de todo el concierto fue la de él, a diferencia de quienes pagaron la boleta más costosa para tener al ex Beatle frente a ellos. Tuvo hasta un asiento con cojines detrás de bambalinas, a pocos metros de la banda.

Durante la prueba de sonido Merchán se acercó al encargado de la pirotecnia y pudo ver el orden de las canciones, ahí se dio cuenta que la primera despedida del ex Beatle era el momento perfecto para hacer su aparición. Ni siquiera Wicks sabía del plan de llevarle la bandera a McCartney delante de todo el público. “No podía contarle a nadie, si Wicks se enteraba me iba a decir que mejor no porque si Paul se disgusta nos metemos en un lío”.

Y Llegó el momento. McCartney se despedía del público que lo aplaudía con emoción, y Merchán, sin pensarlo mucho, saltó de su silla y corrió hacía al músico sobre el escenario para ponerle la bandera. McCartney le dijo: “Chévere, me encanta esto. ¡Me encanta lo que haces!” El ex Beatle lo felicitaba por su trabajo animalista, tema que habían discutidohoras previas al concierto.

Conocer a George Harrison fue un sueño hecho realidad para Merchán.

Paul McCartney no es el primer Beatle con el que se topa Merchán. Hace casi 20 años, cuando el bajista llegaba a su casa en Londres, al revisar los mensajes de su contestador, oyó: “Hola Chucho, es George. Mañana es mi cumpleaños y quiero que vayas. Lleva tu bajo porque haremos música”. La fiesta fue en la famosa mansión Friar Park, y entre los invitados estaban Mick Jagger, Ronnie Wood, Sting, Eric Clapton, Ringo Starr y Dave Stewart, con quienes Merchán tocó durante horas. Luego Harrison lo llevó a su estudio personal donde le mostró algo que pocos conocían, una canción inédita con la voz de John Lennon. Harrison le contó a Merchán que planeaba grabar su voz junto a la de su fallecido ex compañero de banda y comercializar la canción. Era Free Bird, que luego sería lanzada en la colección Anthology, junto con el otro sencillo: Real Love.

Para McCartney, el momento favorito de las giras es cuando finaliza el concierto y se retira junto a un pequeño grupo de gente. Le gusta celebrar con una cena junto a personas cercanas. Por lo general asisten los miembros de la banda y un par de personas más. Merchán fue uno de los invitados de esa noche en Bogotá. Él y McCartney conversaron en privado durante unas horas y luego se despidieron con la promesa de ver la foto del ex Beatle con el afiche anti taurino en sus manos. McCartney quiso que la foto fuera tomada por sus fotógrafos y planea lanzarla junto a un video en su página oficial con el fin de apoyar la lucha en contra de las corridas de toros.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO