El lente de Spencer Tunick desnudó a los alemanes

30 de junio del 2012

Con 1700 cuerpos recreando El anillo del Nibelungo de Richard Wagner se dio inicio al Festival de Ópera de Munich.

Spencer Tunick

Spencer Tunick

Mil setecientos alemanes cubrieron sus cuerpos desnudos con pintura roja y dorada para dar inició al Festival de Ópera de Munich. El centro de la ciudad fue elegido para realizar la última obra del fotógrafo Spencer Tunick, famoso por reunir personas desnudas en lugares públicos. Para esta ocasión, Tunick recreó la tetralogía de Richard Wagner El anillo del Nibelungo en cuatro escenarios diferentes por toda la ciudad.

Spencer Tunick

A pesar de los 13 grados que helaban los cuerpos desnudos de los voluntarios en plena madrugada, el lente de Tunick capturó sus ideas. La avenida Ludwigstrasse, la plaza Odeonplatz, el Teatro Nacional y la plaza de Max-Joseph -elegida para representar el anillo de la ópera-, fueron los espacios que recrearon la pieza de Wagner. Con ayuda de grúas y altoparlantes, el artista dirigió su equipo, repartido de acuerdo a cada instalación. El “anillo” de Tunick, formado por 80 personas, es la mayor obra de este tipo en Alemania.

Spencer Tunick

Spencer Tunick es un estadunidense-judío que comenzó su carrera disparando  su cámara en las calles de Nueva York. Hoy, sus desnudos se han masificado con la ayuda de miles de personas, quienes prestan sus carnes para construir figuras en los sitios más representativos de las capitales del mundo. Brujas, Londres, Lyon, Melbourne, Montreal, Caracas, Santiago, México D.F, Sao Paulo, Newcastle y Viena han sido algunas de las elegidas.

Spencer Tunick

Su trabajo lo llevó a la cárcel en 1992, cuando una de sus modelos posó desnuda en el Rockefeller Center de Nueva York, pero en 2007 rompió su record cuando 19 mil participantes se desnudaron en la Plaza de la Constitución de Ciudad de México. Quienes hacen parte de los proyectos de Tunick son voluntarios que reciben una firma de agradecimiento del artista.

Spencer Tunick

Desde 1994 Spencer Tunick ha hecho 75 instalaciones humanas. Sin embargo, confiesa que su último trabajo es una experiencia diferente: “Los cuerpos pintados, los colores, los lugares y las formas, todo es nuevo para mí y me provoca una gran excitación”. Más allá del morbo del desnudo, su obra rompe con las barreras entre lo colectivo y lo individual, lo público y lo privado pues busca destruir los tabúes que existen alrededor del cuerpo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO