El lugar de los tatuajes y los piercings de Cali

El lugar de los tatuajes y los piercings de Cali

13 de noviembre del 2010

Al ingresar a AREA 51, en el barrio Granada de Cali, los grafitis en los costados del  local se roban las primeras miradas, con una paleta de colores ácidos que además contienen  neón y le da al lugar un aire de psicodelia. En el fondo se encuentran ubicados tres estantes de color negro en los cuales se exhiben joyas de titanio, acero quirúrgico entre otros,  además de camisetas,      accesorios y varios libros para que el  cliente escoja alguna ilustración  o  se guie en el  tatuaje que desea que le tracen.

Tras una puerta se encuentran tres habitaciones totalmente blancas, cada una con  sus respectivas camillas o sillas y más al fondo el  lugar donde esterilizan las herramientas. Pero Perro, nos recibe debajo de los grafitis sentado en un sillón negro. Es un tipo agradable de contextura regular, de tez trigueña y  tiene el pelo largo,  además de dos expansiones que el  mismo se realizó en las dos orejas. Este es perro y  es el perforador de AREA 51, especializado en bodypiercing, una técnica que consiste en perforar la piel de forma que puedan instalarse en ellas pendientes, anillos, barras de acero y otros adornos corporales. Perro nos dice que no es un  procedimiento difícil y  nos muestra el instrumental con  que trabaja: una  aguja hueca unida a una pieza de acero quirúrgico, más otras agujas de diferentes tamaños y  tipos.


Foto: Cindy Zambrano.

Nos habla de la variedad de agujas con sus diferentes funciones. Para el tatuaje se utilizan de dos tipos: unas para delinear (liners o round) y  las de rellenar (shaders o magnum). Los tamaños van desde 0,3 mm, hasta 1,5 mm y unos 15 cm  de largo. El  piercing y tatuajes reaparecieron  a mediados de los años 30 y luego con más fuerza en los 60, pero lo han utilizado las distintas culturas desde la antigüedad: la romana, la egipcia, la africana,    la india, para identificarse. Igual sucede ahora, en una sociedad en que la gente busca la diferenciación  cultural, ya sea por convicción, encuentro de identidad, o por simple estética.


Foto: Cindy Zambrano.

De esto dependen también las partes del cuerpo  que escogen para perforarse. Las mas comunes son:

el septum: La practican en una fina  piel que existe debajo del cartílago nasal uniendo los dos orificios de la nariz en forma de V. Es el preferido de los punk.

la mejilla:. Es una perforación provocadora pero sin duda es un piercing fácil  de hacer y de fácil  curación. Muy corriente también entre los punk de los años 70.

la monroe: perforación del labio superior en cualquiera de los lados. Emula el  lunar de Marilyn Monroe y se llama así  en honor a ella.

La nave: Perforación  en  el ombligo.

La surface: Múltiples y variadas perforaciones superficiales, su cicatrización depende de la zona donde se realice: rostro, espalda, brazos, escote etc.

La Bridge: perforaciones paralelas entre las dos cejas.

Perro es cuidadoso con las condiciones higiénicas. Tiene casi que un manual con las recomendaciones que deben seguir. Nos invita a hacer un  recorrido  por el  lugar; encontramos en una de ellas a Mario, un cliente al que le iban a trazar un tatuaje. Le preguntamos discretamente, que porque razón decidía tatuarse y contestó que porque creía en el feng shui.  Al principio no entendíamos pero cuando el tatuador empezó a plasmar sobre la piel, la acentuación  exacta, el tono preciso para trasmitir un contenido, un significado, que en este caso era la combinación  de sentimientos, un estado de navegación, un ensimismamiento que lleva a la meditación del  feng shui, entendimos  de que se trataba.

Lo tatuaron con una especie de  maquina eléctrica de mano semejante al torno de un dentista. En un extremo  tenía una aguja esterilizada conectada a tubos que contenían tinta, la cual movían la aguja hacia adentro y  hacia afuera mientras depositaba la tinta sobre la dermis porque si  se aplica en la epidermis el tatuaje no  perduraría por mucho tiempo, pues esta se regenera constantemente. El trabajo tomó una hora, le habían trazado   un tribal.

Las perforaciones oscilan entre los quince mil y cuarenta mil pesos mientras el valor de los  tatuaje depende de su  tamaño y color. Perro se despide, recordando que es un experto con diez años en el oficio, un recorrido que garantiza que AREA 51 sea el número uno donde los trabajos además de higiénicos son muy elaborados.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO