Cartagena de Indias, más cinéfila que nunca

Cartagena de Indias, más cinéfila que nunca

1 de marzo del 2017

Cartagena de Indias respira cine. Cae fuerte sobre la piel el sol de mediodía que de vez en cuando se apacigua con una breve oleada de viento. Entre las calles de la Ciudad amurallada no se para de escuchar el murmullo de las expresiones de felicidad de los seguidores del FICCI (Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias) por su inicio. Decenas de periodistas, asistentes e invitados rodean los sitios elegidos por el Festival para presentar sus producciones y realizar sus conversatorios. Por supuesto, un gran número de estas personas son turistas, que visitan La Heroica con el objetivo de disfrutar de todas sus virtudes turísticas y claro está, del evento.

Lea también: Cinco películas que tiene que ver de Vincent Cassel

Cartagena respira cine 

Sin embargo, existe otra población que si bien no puede acudir al evento, también disfrutan del cine con tanta o más pasión que los asistentes al FICCI, ellos son los vendedores ambulantes del sector, los transeúntes, los que viven cerca de los eventos, en conclusión, los propios cartageneros, los de pura cepa. Esos mismos que año a año comparten su hermosa ciudad con un alto número de cinéfilos le dijeron a kienyke.com lo que piensan del cine y qué papel cumple este en el enmarañado mundo del conflicto. Haciendo alusión que en esta versión del FICCI se ha cedido un espacio importante a la exótica mezcla del cine como muestra de una realidad conflictiva.

DON ALCIDES

‘Don Alicides’, está sentado en un pequeño butaco en la esquina de ‘La calle de la Estrella’, ve pasar el tiempo desde allí  y a la cantidad de transeúntes que pasan por su lado con cámaras fotográficas o simplemente haciéndose selfies a cada paso que dan. – Buenas tardes ¿le puedo hacer una pregunta?- Le cuestiono, él sonríe y responde incrustando sus ojos en los míos -todas las que quiera- Procedí a preguntarle por su opinión del cine y que festivales como estos se lleven a cabo en su ciudad. ‘Don Alcides’ no se toma mucho tiempo en su respuesta y tampoco gasta muchas palabras: “Me gustan estos eventos, la gente viene y está feliz. Sin embargo para mí el cine no es más que ir a una sala y poner una película”. Se reacomoda en su asiento y se recuesta sobre la pared amarilla para terminar con un “hay películas muy buenas, especialmente las de acción”.

El cartagenero es amable, sonriente y vivaz, lo reafirmo con John Jairo Gutiérrez, un vendedor de lentes de sol que con alegría y a diferencia de ‘don Alcides’ se derrama en prosa: “Festivales como el FICCI culturizan, algo que es muy bueno para el cartagenero, pero siento que se le da mucho foco al turista y el nativo de aquí pasa a un segundo plano, tenemos que mostrar más nuestro talento no solo la ciudad en general, Cartagena es hermosa y por supuesto que se brinda para que todo el mundo la visite, pero necesitamos ser más cultos, con tanta persona que viene de afuera y la mayoría de  nosotros ni siquiera habla inglés (…) Pero respondiendo a la pregunta el FICCI es un evento muy bueno que une naciones por medio del talento”.

BARBOSA

En cuanto al papel que tiene el cine en el conflicto, poniendo de ejemplo el largometraje de apertura del Festival, ‘El silencio de los fusiles’, de Natalia Orozco, Milena Barbosa, una artesana piensa que el cine es un canal para aprender de historia. “El cine es arte y lo llena a uno de una mezcla de emociones que solo como arte puede lograr, uno llora, ríe, se enoja (…) Su papel en el conflicto es fundamental porque hay muchas cosas que uno no sane u olvida y el cine se encarga de mostrárselas y enseñárselas de una forma entretenida, por eso es bueno que se hagan cosas como estas (FICCI)”.

Para jóvenes como Paola y Jason las películas tienen que ser llamativas, creativas y diferentes para que generen intererés. Aunque Paola no es exigente en cuanto a cine se trata, pues para ella solo basta con que las películas sean “bonitas”, Jason sí por el contrario se pone en una posición un poco más seria mientras sostiene sobre sus hombros a su gato de penetrantes ojos verdes, recuerda un poco al de ‘Alicia en el país de las maravillas. “Yo creo que el cine tiene que estarse reinventando, uno se cansa de los rencauches y clichés por más seria que sea la trama de la película. Es necesario que si se va a contar una problemática social esta se muestre de una forma novedosa que capte la atención de quien la ve y que además lo que vio no se le olvide a los minutos”.

banda

De esta manera empieza uno de los festivales más importantes de cine de Latinoamérica. Para más información sobre le FICCI ingresar aquí.