El frío regreso de Game Of Thrones

17 de julio del 2017

Review del inicio de la séptima temporada de la serie de HBO, Game Of Thrones: Dragonstone.

El frío regreso de Game Of Thrones

Cortesía

¿Comenzamos? Este domingo, tras un largo año de espera, la aclamada serie de HBO Game Of Thrones estrenó su séptima temporada con Dragonstone, un típico capítulo de inicio de ciclo, algo frío, con largos diálogos y la acción apenas necesaria para acomodar a los personajes como fichas que se sitúan en un tablero y se alistan para lo que vendrá.

Lo más épico e interesante de este inicio de temporada llegó de la mano de los residuos del final de la temporada anterior y los Stark mostrándose como los grandes protagonistas de los seis capítulos que vienen. Sí: ¡solo seis!

De ahora en adelante, spoilers. Si no ha visto el capítulo, corra a verlo antes de continuar leyendo. Soldado advertido…

Arrancamos con la continuación de la venganza de Arya Stark contra la casa Frey en una escena magistralmente ejecutada por Maisie Williams, que nos deja una de esas frases para la posteridad: “Cuando dejas un lobo vivo, las ovejas nunca están seguras”.

Cortesía

Cortesía

Arya, valiéndose de las habilidades aprendidas del Dios de Muchos Rostros, envenena y liquida a todos los Frey sobrevivientes mientras recuerda los sucesos de la Boda Roja. “El Norte recuerda”, concluye al ordenar lo que se debe decir sobre lo ocurrido en el lugar.

De ahí en más, el capítulo va hacia abajo, se enfría. Tiene la tensión característica del juego de tronos, sí, pero es lento también. Sabemos que el invierno está aquí, pero, salvo una escena en la que se ve al ejército del Rey de la Noche (gigantes vueltos a la vida incluidos) marchando hacia el Muro, este no logra asustarnos tanto como en otros momentos de la serie.

Es claro que los showrunners idearon este capítulo como uno de transición para acomodar a los personajes o enviarlos al lugar donde deben estar cuando los grandes conflictos se desaten, y mostrarnos los tres ejes sobre los que se desenvolverá la temporada: Jon y Sansa organizando la defensa de Westeros y tratando de convencer a las otras casas de que el Invierno es una amenaza muy real, Cersei Lannister organizando su guerra para dominar los Siete Reinos, y el regreso de Daennerys para conquistar el Trono de Hierro mientras Jon intenta convencerla de que se sume a la batalla contra los caminantes blancos.

Vamos por partes:

Bran Stark, convertido ya en el Cuervo de Tres Ojos, por fin atraviesa el Muro en compañía de Mera Reed. Seguramente será clave para convencer a aquellos que aún no creen en los caminantes blancos y seguirá jugando un papel determinante con sus ‘viajes al pasado’.

Arya continuará su venganza y ahora sabemos (cameo de Ed Sheran de por medio) que se dirigirá al Sur para matar a Cersei y no al Norte como muchos suponíamos.

Jon y Sansa comienzan a tener diferencias en Winterfell y Litllefinger intentará aprovecharlo, sabiendo que Snow (bueno, Targaryen-Stark) estará concentrado en derrotar al Rey de la Noche quien, por como parece, se dirige al extremo más al este del Muro, mismo al que ya van en camino Beric Dondarrion, Thoros de Myr y ‘el Perro’ para sumarse a las fuerzas de los vivos.

Sam Tarly hizo un descubrimiento determinante, que será el que propiciará el encuentro entre Jon y Danny: Dragonstone tiene un gran depósito de Vidriagon, material con el que se puede derrotar a los caminantes blancos y que Jon está desesperado por encontrar.

Jaime, decepcionado (¿o asustado?), le recuerda a Cersei, su hermana y amante, que los enemigos les rodean y le recrimina el suicidio de Tommen, mientras ella prepara su guerra y se alía con Euron Greyjoy para vencer a Daenerys.

Y finalmente ella: la Madre de Dragones, que vuelve a su hogar, Dragonstone… Escena muy emotiva en la que solo tuvo una línea de diálogo, pero que fue más que suficiente para dejarnos en hype absoluto.

En resumen, un buen capítulo, no uno excepcional, uno bueno: La guerra en el Norte será contra los caminantes blancos y en el sur entre los Lannister y Daenerys, con los Greyjoy en medio. Veremos qué pasa en el siguiente episodio en el que, por fin, ¡volveremos a ver a Nymeria!

*Nota: Esperamos durante un año y cuando por fin aparece Tyrion en pantalla, no pronuncia una sola palabra. La gracia del enano es que hable… y no lo dejan…¡bah!

Por: Giovanny Serrano

En Twitter: @GiovannySerrano

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO