#Noalmanoseo: “En las redes sociales hay inmediatez para maltratar y herir”

11 de julio del 2014

Habla del matoneo y confiesa que quiere presentar hasta viejito.

Ivan Lalinde

Por @Lauquiceno

Iván Lalinde llega al estudio 6 de Caracol con una maleta de viaje. Lleva puesta una chaqueta verde militar y no el traje formal con el que los televidentes lo ven todas las tardes en ‘El precio es correcto’. En el trayecto del estudio a su oficina saluda a productores, técnicos y ejecutivos de Caracol. Hace algunas semanas lideró la campaña #NoalManoseo en apoyo a su amiga, la presentadora de ‘Día a Día’ Catalina Gómez. Días después él mismo fue criticado por su actuación en el recibimiento a la Selección Colombia en el Parque Simón Bolívar de Bogotá, una celebración donde las fallas técnicas y los errores de los presentadores fueron visibles.

Iván es carismático, risueño, sensible y además de presentador es uno de los creativos de muchos programas de la televisión colombiana, ‘Te levantas’, ‘Comandos’, ‘Nuestra tele’, ‘Jack el despertador’, la renovación de ‘Día a día’ y el programa ‘La Red’.

Para este paisa de 40 años ser el menor de diez hermanos y la gran diferencia de edad lo obligó a crear un universo propio, al estilo de ‘Calvin y Hobbes’ y una fascinación por la televisión que lo llevó a la franja de entretenimiento del Canal RCN y a la producción y conducción de programas en Teleantioquia, RCN y Caracol.

Hoy desde ‘El precio es correcto’ es uno de los presentadores más queridos por amas de casa, abuelas y señoras amantes de estos formatos y su estilo particular a la hora de presentar. Hablamos con él sobre #Noalmanoseo en las redes sociales y en cómo una interacción inmediata ha facilitado el anonimato y la falta de conciencia sobre la intimidad, no sólo de los personajes públicos sino de personas del común que padecen día a día el matoneo.

Ivan Lalinde

¿Cuál es su sello, su clave para conectar con la gente a la hora de presentar?

Creo que la clave está en hacerlo sinceramente, saber lo que uno está diciendo y tener una conexión del corazón con la gente, no fingir. Si hay una pasión y una entrega total, te conectas inmediatamente con el público. Otro tema es un conocimiento claro de lo que estás proyectando y transmitiendo, cuando tú no tienes claras las cosas y estás dependiendo de lo que te dicen por el apuntador, eso se nota.

Además de presentar, hay una faceta de creativo. ¿Hábleme de algunos programas en los que estuvo detrás de cámaras, del formato de La Red, por ejemplo?

Siempre he estado detrás de cámaras, desde que llegué a ‘7:30 am Caracol’, yo hacía la producción de las notas y cuando llegaba a grabar me decían, llego “Iván Spielberg. Ahora qué se va a inventar” y todo el mundo me tenía paciencia. Siempre he tenido muy buena relación con mis compañeros de trabajo. Desde el camarógrafo, el editor, hasta los señores conductores. Siempre he tenido la inquietud de inventarme programas, de crear ideas.

Con La Red, desde hace muchos años el canal necesitaba un espacio de chismes, pero sobre todo un espacio donde se pudiera pautar, y en esta época lo que manda es lo digital, la red, entonces pensé en un programa con ese concepto, el ‘me gusta’, el ‘no me gusta‘ de Facebook, y pensé también que en un programa de chismes tendrían que estar los 5 personajes más chismosos de Colombia. Yo lo producía al comienzo, hicimos tres pilotos, empezamos a desarrollarlo y cuando estaba tan metido en ‘El Precio es Correcto’, y como ‘La Red’ es un programa de mucho cuidado, entonces me dijeron que me centrara en el concurso. No podía ser el productor de La Red.

Ivan Lalinde

¿Cómo era el contacto suyo con la gente antes que estuvieran las redes sociales?

En la calle, a través de cartas, todavía llegan muchas cartas, tengo por ejemplo esta:

“Señor Iván Lalinde: Lo saludo muy cordialmente y espero se encuentre con buena salud, después de esto le cuento que vino un pajarito y me contó que usted cumple años el 3 de marzo. Le escribo para desearle un feliz día, que festeje mucho porque usted se lo merece y que Dios le dé muchos años de vida. Le comento que yo soy muy aficionada de su bello programa ‘El Precio es correcto’, le cuento que me emociono mucho de ver cómo se ganan ese mundo de premios.

Un abrazo, una servidora suya.

Leonor Ortiz”

En algunas cartas me piden televisores y neveras.  Antes llegaban muchas cartas y la gente en la calle era menos cruel que en las redes.

 ¿Por qué las redes sociales facilitan el matoneo?

Las redes hoy en día se prestan para esa diarrea verbal que es tan peligrosa. Se perdió la proporción de las cosas, el calibre de la importancia de las palabras. Y así como en las redes hay una inmediatez para contar muchas cosas buenas, también hay una inmediatez para maltratar y para herir muy fuerte. Yo tengo relación a través de las redes con gente que no conozco y tengo una retroalimentación inmediata. Pero uno tiene que aprender a saberlo leer y a poner un filtro. En eso estoy aprendiendo todavía porque lo bueno que me dicen me preocupa porque uno no se puede subir de la tierra y lo malo también se tiene que aprender a leer porque hay gente que lo hace con mucha inquina.

En las redes puedes ser un incógnito y está la facilidad de no tener que dar la cara y no decir las cosas de frente y como son. Sino que simplemente con un impulso de un dedo te dicen hasta de qué te vas a morir, te amenazan y se desaparecen. Y ponen en riesgo tu vida, así como no la han puesto a muchas personas, al jugador Camilo Zúñiga, a periodistas. ¿Cuántos periodistas en Colombia no han tenido que retirarse un tiempo de las redes sociales?, porque se vuelve un tema insoportable. Las redes son pasionales y viscerales.

 ¿Cómo surge #NoalManoseo?

Surge por solidaridad con una amiga y compañera de trabajo, porque Catalina Gómez fue atacada de una forma muy peligrosa para su vida privada y para su vida profesional. Sé quién es Catalina Gómez, sé de dónde viene, se quién es, la conozco de corazón. Y me pareció una agresión espantosa.

Ese día la llamé y le dije: ¿Qué hago, cómo ayudo? porque a todos nos puede pasar, hoy es Catalina después puedes ser tú, tu hijo, tu familia o tus hermanos. Entonces sea un montaje o no sea un montaje, es la vida privada de Catalina, o es la vida privada mía. Antes de #Noalmanoseo, Carolina Cruz lideró #Noalmatoneo y es una situación que no sólo se presenta en las redes sociales sino en los colegios, ¿cuántos niños están de psicólogos porque se ensañan con ellos en Facebook? Yo le puse #Noalmanoseo porque se ensañan contigo.

Algunos medios como la Revista Semana y Mariangela Rubbini, directora de la Shock escribió una columna sobre el tema ¿Qué va a pasar con #Noalmanoseo?

Es un hashtag que hay que seguir usando. Es un tema en el que hay que ser persistente, porque hoy somos nosotros pero mañana puede ser alguien de nuestra familia.

Ivan Lalinde

 Después de liderar #Noalmanoseo viene el Recibimiento de la Selección donde usted fue muy criticado. ¿Qué pasó?

Sí, fui víctima de manoseo. Como personajes públicos estamos expuestos a la opinión de la gente. Hubo muchas fallas, yo no lo sé, porque estaba parado ahí haciendo mi trabajo, estaba animando a un público de 125.000 personas y tratando de comunicarle a una teleaudiencia la experiencia, la emoción de ese momento. Entonces parece que hubo muchas fallas técnicas y fallas de nosotros como presentadores que fueron evidentes al aire, que no nos sabíamos nombres de los jugadores, sí, seguramente no me sabía los nombres de los 23, pero me sabía los nombres de los 15. Yo no soy un presentador deportivo, de pronto fue una irresponsabilidad haber aceptado. Hubo muchos cambios durante la transmisión que parece que fueron un desastre al aire.

Entonces quedan muchos aprendizajes, uno, hay que hacerle caso al instinto, lo primero que yo pensé desde que me dijeron fue: “No soy la persona para eso”, pero lo hice porque me pareció una belleza recibir a la Selección. Segundo aprendizaje, uno tiene que manejar este tipo de transmisiones en vivo. Yo nunca me imaginé que el recibimiento fuera de esa magnitud. Lo que viví ahí lo viví feliz, cuando salgo y veo lo de las redes fue tenaz. Pero a todos se nos olvida que hay una vida más allá del Twitter. Hay vida más allá de las redes. Uno siente mucha tristeza porque no te imaginas que la gente pueda llegar a maltratarte tanto. Somos un país de pasiones, muy visceral y eso se refleja en el mundo de las redes. Ese día fue muy fuerte, amigos míos como Agmeth Escaf, una de las personas con las que nunca tuve ningún roce, se dedicó a retuitear todas las cosas malas que decían de mí. Entonces ese día aprendí muchas cosas y recordé a Catalina todo el tiempo.

Carolina Cruz hablaba en KienyKe sobre su rapidez para bloquear usuarios molestos en Twitter e Instagram. ¿Cuál es su estrategia?

También bloqueo. Donde la vida real fuera como Twitter que uno le da bloquear y ya, qué delicia. También soy un experto en bloquear, porque prefiero bloquear que contestar. A veces dicen barbaridades y además barbaridades mal escritas, entonces me ofende más.

Lea también 

A Carlos Vargas su papá le tiende la cama

Carolina Cruz bajo un aguacero de críticas

Así se hace la euforia de “El precio es correcto”

¿Cómo lograr que la gente tome conciencia del matoneo en redes sociales?

Eso es todo un proceso de enseñanza y aprendizaje. Desafortunadamente ya hay víctimas del manoseo, que son las que sirven de ejemplo para que no vuelva a pasar. Manifestando repudio al manoseo cada que haya un caso, reaccionando solidariamente con esas víctimas, regando la ola. Tal como en los casos de violencia intrafamiliar, no al silencio, hay que contar la propia experiencia para que otros la vean como espejo y no se vuelva a repetir.

Ivan Lalinde

Hay muchas alegrías y tristezas en esta carrera. Hay dos personas que ya no están y que fueron muy cercanas a usted, Bernardo Duque y Lina Marulanda. ¿Cómo lo afectaron esas muertes y qué aprendió de ellos?

Me enseñaron a aprender el desapego, que la gente se va. Lina me enseñó una cosa muy fuerte y es la ingratitud de la gente, esa falta de corazón y dureza. Me enseñó el valor de la amistad. Con ella vi la agudeza de nuestro oficio, ese afán por la primicia, por encontrarla a ella muerta y esa crueldad de los medios de comunicación para registrar. Con ‘Bernie’ igual, Bernie estuvo enfermo casi un año grabando el programa y no podía estar sometido a un ambiente con muchas personas. Inmediatamente teníamos un corte, Bernie tenía que salir y la gente hablaba horrible de esa distancia. Y cuando se muere empieza mucha solidaridad. Entonces el mundo del espectáculo es una vaina de blancos y negros. Él me enseñó la serenidad y a creer en mí, desde que empezó ‘El Precio es correcto’, me decía: “Esto va a ser un éxito, la vamos a romper” y yo le decía: ¿será?.

¿Se imagina como Jorge Barón o Don Francisco presentando hasta viejo?

Veo a Don Francisco y me veo ahí. Admiro mucho a Jota Mario, me parece un berraco y el sí que tiene que manejar el tema del manoseo en redes. Me le quito el sombrero a Jorge Alfredo Vargas. Admiro con loca pasión a Margarita Rosa de Francisco, me parece una mujer estructurada y una gran persona antes que cualquier cosa. Bob Barker, el presentador de The Price is right es otro gran referente. Sí, me veo ahí hasta viejito, ojalá sea hasta los ochenta. Ojalá tenga voz, boca, respiración para poder estar ahí, pero también tengo claro que hay que saber en qué momento retirarse y siempre le pido a Dios que me diga cuándo me debo retirar y retirarme bien. Esto es lo que me gusta hacer, así me den duro o no, es lo que me amo hacer.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO