Frases mordaces del político más desalmado de la historia

28 de febrero del 2015

Llega la tercera temporada de ‘House of Cards’. ¿Qué dirá en ella Frank Underwood?

Frank Underwood

Tal vez la política sea más interesante en la ficción que en la realidad. Por eso la serie de Netfilx ‘House of Cards’, protagonizada por Kevin Spacey, ha generado tanto interés.

En esta entrevista de la agencia Efe, Kevin Spacey cuenta cómo se verá su personaje en la tercera temporada. Además, rescatamos algunas de las frases que ha dicho este político sin escrúpulos que hace lo que sea por llegar a la cima del poder.

Kevin Spacey ganó un Óscar por ‘American Beauty’ en 2000 pero, lejos de regodearse en el éxito, Kevin Spacey se mudó a Londres para hacer teatro. Frank Underwood, el brillante y desalmado congresista de ‘House of Cards’, le ha devuelto el placer de interpretar a un villano, aunque a él no le gusta llamarlo así.

“Sin duda es uno de los personajes más complejos que he hecho nunca y una de las mayores alegrías de ir a trabajar es que aún no lo sé todo de él”, dijo el actor en una entrevista telefónica con un grupo de periodistas, con motivo del estreno de la tercera temporada de la serie de Netflix.

Spacey, que ya había explorado el lado oscuro en “The Usual Suspects” (1995), por la que se llevó su primer Óscar como mejor actor de reparto, o “Seven” (1995), con su adorado David Fincher, se resiste a dar muchas pistas sobre la nueva remesa de episodios, que arranca con su protagonista en la cumbre del poder.

“Lo interesante para el público en esta temporada, y para mí de interpretar, es que al alcanzar la Presidencia del país, Frank deja de estar en las sombras, y será muy emocionante ver cómo opera bajo los focos, en el centro de la atención”, explica.

¿Y qué buscará Frank Underwood ahora que parece haber logrado lo que quería? Spacey se sale por la tangente.

“Si miras atrás, a menudo los políticos no consiguen lo que se proponen en términos de legado o de mover el país hacia ciertas ideas que defendían previamente”.

“Por ejemplo, Lyndon Johnson, un hombre ambicioso e implacable que cuando llegó -de forma dramática- a presidente consiguió cosas que nadie pensaba que podría conseguir, y que iban en contra de sus posiciones previas, en particular en derechos civiles”, explica.

Cuando en 2013 Spacey se puso por primera vez en la piel de Frank Underwood, alentado por Fincher, director de los primeros capítulos, el actor llevaba más de una década entregado a la dirección artística -y la interpretación- en el prestigioso Old Vic Theater de Londres, ciudad en la que sigue teniendo su residencia.

Kevin_Spacey

“Mudarme a Londres fue una idea extraordinaria; mucha gente pensó que era una locura pero yo sé, y sabía entonces, que era la mejor decisión que podía tomar para seguir creciendo como actor”, asegura.

“He estado aquí diez años, y aparte de ‘Ricardo III’, no son ese tipo de papeles (de malvado) los que he hecho; el teatro me ha dado oportunidades tremendas y papeles maravillosos, y espero continuar con esa relación con el teatro y también extenderla al cine”, añade.

No menos arriesgada fue en su momento la apuesta por “House of Cards” y Netflix. Sobre el consumo de series en internet dice: “Creo que hemos aprendido la lección que la industria musical no ha aprendido, y es que si le das a la gente lo que quiere, cuando lo quiere y en la forma que quiere, a un precio razonable, tienes todas las probabilidades de que lo compre y no lo robe”.

El portal www.starpulse.com rescató varias frases impactantes de Frank Underwood, el pepel de Kevin Spacey en House of Cards.

(Sobre su esposa): “Amo a esta mujer más que los tiburones aman a la sangre”.

“Un gran hombre dijo alguna vez: todo es como el sexo, menos el sexo. El sexo se parece al poder.”

“Hay dos clases de dolor. El dolor que te hace fuerte o el dolor inútil, el que sólo produce sufrimiento. No tengo tiempo para el dolor inútil.”

“El dinero produce una clase de grandeza que solo dura diez años. El poder, en cambio, está construido sobre bases que duran siglos. No puedo respetar a alguien que no entiende esa diferencia.”

“Para mi gente la humildad lo es todo, es una plegaria, es su fuerza y su debilidad. Cuando entiendes esto y les muestras humildad, puedes pedirles lo que quieras a cambio.”

“¿Crees que soy un hipócrita? Deberías creerlo, no lo voy a discutir. El camino del poder está pavimentado con hipocresía y casualidades.”

“No hay consuelo en ninguna parte. Siempre estamos solos. Pequeños, solitarios, batallando unos contra otros. Yo rezo para mí, sólo por mí.”

“Me preguntaron si creía en el cielo. Respondí que no. Me preguntaron luego si tenía fe en Dios. Respondí: Dios no tiene fe en nosotros.”

“Saluda con la mano derecha, pero conserva una piedra en la izquierda.”

“Después de todo, somos, más o menos, lo que elegimos revelar.”

(Con información de EFE)

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO