La fotografía erótica de Javier Vanegas

La fotografía erótica de Javier Vanegas

8 de julio del 2013

Javier Vanegas es un artista plástico que en su exposición ‘Human Tra(m)p’ presenta una serie de fotografías sobre el cuerpo, el sexo y la muerte en la Galería El Museo.

Vanegas ha participado en reconocidos festivales de fotografía como ‘Fotología 5’ y tuvo su primera exposición individual en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO). Además, es parte del colectivo ‘Si Nos pagan Boys’, grupo que ha creado exposiciones y curadurías independientes desde el año 2012.

En entrevista con Kienyke, Javier describe una propuesta fotográfica llena de erotismo.

¿Cuáles son sus obsesiones como artista?
Mi obra tiene una línea de trabajo muy puntual, siempre estoy poniendo en evidencia aspectos relacionados con el cuerpo, el sexo y la muerte; esto unido, a su vez, a una investigación constante entorno al dispositivo fotográfico y sus múltiples posibilidades de ser concebido. La obra nace de las experiencias sexuales, de mi vida personal, de mi intimidad, no obstante, yo no soy lo importante en mi obra,  no soy el centro de atracción; es más, lo que pretendo es desvanecerme dentro de ella.

Arte erótico, Kienyke

¿Por qué plasmarlas tan literalmente?

Respecto a la literalidad puedo decir que me interesa usar elementos que sean reconocidos por casi cualquier persona. Creo, tal vez de manera ingenua, en la existencia de un arte incluyente, por lo tanto me valgo de imágenes y elementos que funcionen en el imaginario colectivo de un contexto específico, en este caso las “trampas para ratas”. ¿Quién no vio de pequeño caricaturas como Tom y Jerry?, en donde se disponían estos mecanismos aterradores y el pequeño espectador sabía perfectamente lo que significaba: ¡peligro! ¡precaución!

El cuerpo en sí mismo es un territorio, un arma y un campo de batalla. Nosotros mismos en términos sexuales podemos representar una gran amenaza para otros seres humanos. De hecho, considero que el concepto de sexualidad en la forma en que es vendido en los medios y como nos lo inculcan desde la infancia puede representar por sí mismo una trampa. Para concluir, diría que muchas veces hay que hacer uso de los recursos visuales más básicos para poder lograr que el mensaje de la pieza sea lo más efectivo posible.

¿Qué reacciones ha tenido su obra en la Galería El Museo?

La Galería El Museo apoya 100% mi obra plástica; existe un increíble equipo de trabajo, desde su director, al cual admiro profundamente, hasta las personas de logística y museografía. Ellos están al tanto de la densidad de mi obra y son conscientes de que se enfrentan a piezas de arte que no son puntualmente fáciles de comercializar en el mercado colombiano, no obstante, tanto el proyecto VIP, como Human Tra(m)p, han tenido excelente acogida y han hecho importante recorrido por los circuitos artísticos; la primera obra se ha exhibido en Lima, Miami, São Paulo, Río de Janeiro, Caracas, Madrid, NuevaYork y Bogotá.

La acogida del público ha sido abrumadora, es increíble ver cómo la gente se ve identificada y conectada con al obra. Puedo dar fe de que la Galería El Museo ha sido, es y seguramente seguirá siendo, un espacio en donde se exhibe arte de la mejor categoría.

¿Por qué el nombre Human Tra(m)p ?

Es básicamente un juego de palabras en inglés entre Tramp (vagabundo, puta, fulana, suripanta) y trap (trampa).

Arte erótico, Kienyke

En qué artistas se inspira ¿son igual de viscerales a usted?

Hay demasiados referentes, provienen de la literatura, el cine, la pintura, la poesía y e incluso  de la pornografía. La lista de artistas que admiro es enorme y abarca todo tipo de generaciones; no me atrevería a señalar unos cuantos nada más. Respecto a lo visceral  considero que toda buena obra de arte requiere de ese componente, no importa la temática, concepto, factura, o soporte. Si uno como artista no se involucra hasta el fondo en la obra, con las entrañas, creo que el mismo acto de su realización carece de sentido.

¿Cuál es la técnica de las fotos?

La técnica es conocida como emulsión de nitrato de plata.  El componente fotosensible del dispositivo fotográfico del siglo XIX era la plata, así pues, la película de 35 mm (formato con el que se hizo el registro de los genitales de toda la exposición) está compuesta por pequeños haluros de plata. Personalmente amo “la cocina de la fotografía”, es lo que más disfruto del acto fotográfico, me encanta esa parte casi alquímica en donde puedo pasar horas en mi laboratorio revelando, procesando, superponiendo y fijando dibujos de luz. En el caso de las trampas, se trata de fotografías reveladas sobre madera (puntualmente pino inmunizado). Fueron 250 genitales que tenía en negativo y que revelé uno tras otro en mi laboratorio.

Mi formación es de artista plástico, no específicamente de fotógrafo, y tal vez por eso mi obra muta constantemente entre las diferentes ramas de la producción plástica.

Arte erótico, Kienyke

¿Cómo se aborda en su obra el tabú frente al sexo?

El tabú está ahí, es latente en muchas sociedades y muy marcado, desafortunadamente, en la nuestra. Yo no trabajo con nada desconocido, uso imágenes bajadas de Internet, colecciono tarjetas de burdeles que recojo de la calle, desnudo a mis amigos y a mi familia. Simplemente paso esa barrera de lo íntimo con la gente que más quiero. No existe ningún tipo de morbo en el proceso de producción de mi obra, la gran mayoría de las veces el morbo viene del ojo del espectador, porque es el espectador el que carga consigo el tabú, no la obra en sí misma.

¿En qué nuevo proyecto artístico trabaja?

Siempre estoy trabajando en varios proyectos simultáneamente, nunca dejo de producir; es lo único que me tiene la cabeza tranquila. En este momento estoy finalizando una serie de ambrotipos (fotografías revelada sobre placas de vidrio) que será exhibida a principios de 2014. Igualmente, con el colectivo ‘Si Nos Pagan Boys’ estamos organizando la exposición MELGART Arte de Paseo en el MAMBO para el mes de agosto y la curaduría ‘Donde Manda Marinero no Manda Capitán’ en la sede de Chapinero de la Cámara de Comercio de Bogotá el mes de Octubre. ¡Todo lo demás es sorpresa!

Human Tra(m)p hasta el 28 de julio

Galería El Museo

Carrera 11 # 93 A- 43