La loca del arte

20 de junio del 2012

El cuerpo de Orlan es su propia obra artística. Se ha practicado varias cirugías para lograr rasgos de mujeres como la Mona Lisa y la Venus de Botichelli.

Orlan

Orlan es un maniquí de carne y hueso. A sus 65 años se ha practicado nueve cirugías plásticas para imitar los estilos de la Mona Lisa y la Venus de Boticelli. Tiene dos cuernos incrustados en la frente, la mitad de su cabeza es negra y la otra blanca. Usa unas gafas redondas que adornan sus ojos desorbitados y terminan de crear su personaje que parece sacado de un cuento de terror.

Orlan 1

Esta artista francesa explora su cuerpo; lo deforma, lo lastima y lo desafía porque es su obra de arte. Un Frankestein encarnado por su creadora, quien no cree en el dolor, pues considera que la morfina ha acabado con el encanto.

Desde los años 60 está jugando. Empezó utilizando su cuerpo para medir espacios arquitectónicos en una pieza que tituló “Cuerpo-Orlan” (Orlan-Body). Tenía su propio sistema de medida en orlans; un orlan, dos orlan o tres. “Beso de artista” (Artist’s Kiss) fue una instalación que imitó las máquinas tragamonedas. El participante insertaba una moneda a la altura del cuello que caía hasta la vagina y recibía como premio un beso de la artista.

Orlan 2-3

Con las obras “Virgen Negra” y “Virgen Blanca”, Orlan inauguró su periodo de autorrepresentaciones transgresoras. En los cuadros, ella sale envuelta en un manto blanco con uno de sus senos descubiertos. Una de estas fotografías -que 30 años después fue censurada en Colombia por almacenes de cadena que se negaron a vender una revista que la tuvo como portada el mes pasado-, trasformaron el imaginario religioso de piedad y entrega femenina.

Orlan 4

En los años 90, entró a los quirófanos y creó “La reencarnación de Saint Orlan”, una serie de operaciones con las que quiso copiar los rasgos físicos de algunas pinturas de la historia del arte. Su objetivo: alcanzar el ideal de belleza sugerido por los grandes artistas. Todas las intervenciones fueron grabadas y proyectadas en vivo, en el Centro Pompideou de Paris; mientras la operaban leía fragmentos de autores y respondía a las preguntas que le hacían desde el museo a través de un intercomunicador.

Orlan 5

El resultado fue una Orlan con el mentón de la Venus de Boticelli, la nariz de la psiquiatra de Jean-Léon Gérome, los labios de François Boucher, los ojos de la diosa mitológica Diana y la frente de la Mona Lisa de Da Vinci. A raíz de este trabajo fundó su manifiesto “Arte Carnal” (Carnal Art) en el que plantea la necesidad de inscribir un discurso político a través de la carne.

Orlan 6-7

Mientras las mujeres se operan para ser más flacas o provocativas, Orlan lo hace para materializar su discurso feminista. El cuerpo es su medio de expresión, los bisturís y quirófanos son sus herramientas de trabajo. Una mujer irreverente que transforma el canon de las cirugías estéticas en carne propia. Muchas de sus obras estarán exhibidas hasta el 2 de julio en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, la oportunidad perfecta para ver de cerca la obra de Orlan: su cuerpo.

Orlan 8-9

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO