La Mini manía

La Mini manía

6 de febrero del 2011

Por ÓSCAR BELTRÁN

Las espectaculares escenas de persecución que protagonizaron tres mini cooper en la versión de 1969 de The Italian Job, fueron sólo uno de los ingredientes que la convirtieron en una de las películas de culto más importantes de Inglaterra. Los personajes, representados entonces por Michael Caine, Noel Coward, y Benny Hill, llevan a cabo un plan para robar cuatro millones de dólares en oro macizo, y huir en medio de un infernal caos vehicular en las calles de Turín. La mezcla, sazonada con una pizca de la música por Quincy Jones, constituyó la piedra angular para inmortalizar a estos autos desarrollados en 1959 por la British Motor Company, como respuesta a la crisis de combustible de Suez de 1956, y que en 2009 cumplieron su aniversario cincuenta.

El mito que se inició en los talleres de la BMC se introdujo con éxito entre los jóvenes, y llegó a su punto máximo cuando John Cooper, piloto y constructor de máquinas para Fórmula Uno, Nascar y Rallies, creó la  versión “S” con la que gana de manera consecutiva el Rally de Montecarlo en 1964, 1965, 1966 ‒donde fue descalificado de manera injusta‒ y 1967. El desempeño del mini, bastante cercano al de un Kart, se aleja de banalidades como la tecnología o el confort, y recompensa a sus usuarios con un manejo deportivo, un performance insuperable y un “look” sencillo y honesto.

La herencia del “Trabajo de Cooper”, en donde los ajustes a la máquina potencian sus prestaciones es una tendencia en auge para los amantes de los clásicos de culto. La reconstrucción o modificación de piezas requiere una inmersión en el pasado, un alto compromiso con la originalidad, mucha creatividad,  altas dosis de paciencia, y mucha dedicación; esfuerzos que se ven recompensados en piezas únicas que nunca dejan de robar miradas y halagos.


Exhibición Tocancipa

El también llamado “resto’mod” ‒ligeras variaciones del original para mejorar sus prestaciones‒ convoca muchos actores que participan de una pasión que se extiende a otras piezas fuera de producción como las Lambretta, los “muscle car” americanos, Volkswagwen, Jeep y Land Rover. En el contexto actual de tecnologías de la comunicación, portales como www.minispares.com, constituyen un punto de encuentro entre propietarios, mecánicos, preparadores, distribuidores de repuestos, restauradores, prestadores de servicios complementarios y entusiastas.

En 2003, se rinde un homenaje al clásico en el remake de The Italian Job, protagonizado por Mark Walberg, Charlize Theron, Donald Sutterland, Edward Norton, Jason Statham, Mos Def, y los “new mini” de BMW. La cinta resulta, para los amantes de los clásicos en Colombia, en el pretexto para convocar casi 200 clásicos que inauguran uniones como el Club Minis Bogotá: un grupo de amigos que no quiere dejar morir al segundo automóvil más importante del siglo XX.

A nivel local, www.clubminisbogota.com se presenta como un espacio par la “minimanía”, con más de 400 miembos, y diez años de trabajo, avalados por la asociación británica de clubes MINIWORLD. Freddy Parrado, su fundador, cuenta con el apoyo de personas como Giovany Ortiz, preparador y mecánico de minis participantes en la tradicional carrera de antiguos y clásicos San Diego; Alberto Parrado, especialista en gráficas, plantillas y stencils; Monica Botero, en el desarrollo y reconstrucción de interiores; y una serie de artesanos que aportan su pasión a cada proyecto. Así, todos juntos luchan para que los minis vivan por siempre.


Exhibición Tocancipa