La muerte del Hombre Araña

La muerte del Hombre Araña

24 de junio del 2011

Los superhéroes están hechos de acero, puro músculo, fibras y un poder que los hace únicos y en apariencia indestructibles. Pero lo cierto es que todos tienen su punto débil. A través de la historia de los comics, varios han muerto: Linterna Verde, Flash, Robin, e incluso Superman. Si el hombre de acero es el superhéroe más importante y reconocido de la historia del comic, El Hombre Araña puede ser el más carismático. El primero ya conoció la muerte; el segundo será asesinado esta semana.

Ultimate Spider-Man tendrá uno de los capítulos más difíciles para los fanáticos del héroe arácnido. El Hombre Araña morirá a manos del Duende Verde, no sin antes haber hecho justicia. El universo Ultimate de la casa de comics Marvel es definitivo en cuanto a las resoluciones que tienen que ver con la vida de sus personajes: los que mueren, jamás reviven. Es el caso de Magneto, Wolverine y Wasp, entre otros.

La decisión estaba tomada varios meses atrás. Brian Michael Bendis, escritor del comic había declarado que el destino de El Hombre Araña era incierto desde el momento en que lanzó la saga titulada: La Muerte del Hombre Araña. Ocho fascículos en los que participó Mark Bagely, el dibujante original de la serie Ultimate, que debutó en octubre de 2000. Bendis cuenta que la muerte es trágica y que mientras escribía la historia, no pudo evitar llorar.

El Hombre Araña le hará compañía a sus colegas fallecidos recientemente. La Antorcha Humana, de Los Cuatro Fantásticos, fue asesinado Grim Reaper. El Capitán América corrió la misma suerte. Luchador por la justicia desde 1941, murió por un disparo de francotirador en 2007. Fue una muerte sorpresiva que dejó a los seguidores aterrados. El uniforme y escudo del Capitán volvieron a usarse, cuando Buck, el mejor amigo del héroe muerto, se puso el traje azul y rojo.

Los comics tienen características en común con las telenovelas: giros inesperados y situaciones inexplicables suceden en cada número, incluso devuelven a la vida a villanos y héroes que habían muerto pero que, por motivos sobrenaturales, tecnológicos o de suplantación, resucitan para luchar por la justicia.

Jean Grey o Fénix, de la serie de cómics X-Men, ha muerto al menos quince veces. La primera fue en 1980, cuando falleció en una batalla cósmica. En 1986, cuando Marvel decidió hacer el libro especial X-Factor, que reunía al equipo original de X-Men, la revivieron. En 2003 volvió a morir.

Otra muerte importante en el mundo del cómic fue la de Flash,  asesinado en 1985 por Anti-Monitor, el villano cósmico que amenazaba el pasado, presente y futuro del mundo de DC Comics. Flash volvió a la vida en 2008.

Tal vez la muerte más importante del universo del cómic ha sido la de Superman, quien después de una dura lucha contra el malvado Doomsday, muere en brazos de su novia, Lois Lane, no sin antes haber vencido a su enemigo. El último número de Superman venía envuelto en plástico negro, enlutado, y con el famoso emblema del súper héroe ensangrentado. El suceso se dio en 1992, cuando los coleccionistas de comics estaban en auge y se pagaban grandes sumas de dinero por algunas revistas.

Además, DC Comics, la editorial de Superman, atravesaba un mal momento. El hombre de acero ya no vendía como antes. Entonces se tomó la decisión radical: matar al héroe. El comic se vendió por un dólar con veinticinco centavos, pero se cree que en el futuro costará una fortuna.

Una Muerte de Familia fue el título del cómic en el que el Guasón asesina de forma brutal a Jason Todd, mejor conocido como Robin, el compañero de Batman. Y Hal Jordan, el segundo Linterna Verde, muere consumido por una nebulosa gigante en su intento por salvar al sol de su destrucción, en el capítulo titulado La Noche Final. Sin embargo, ambos personajes, como muchos otros, han revivido gracias a sucesores que toman sus identidades.

El siglo diecinueve también tuvo superhéroes. No tenían capas de colores vivos o trusas pegadas al cuerpo, pero resolvían como nadie misterios y crímenes espantosos. Sherlock Holmes, de Sir Arthur Conan Doyle, fue el primero en morir y resucitar, debido a la fanaticada que lo reclamaba. Doyle pensó que se había deshecho de Holmes cuando escribió El Problema Final, que hacía parte de Las Memorias De Sherlock Holmes.

El autor estaba cansado de su personaje estrella y decidió matarlo en una escena en la que Holmes y el profesor Moriarty peleaban y terminaban cayendo al abismo de un acantilado. Watson, el asistente de Holmes, asume que ambos han muerto porque después de la caída no los vuelve a ver. Sin embargo, la editorial de Doyle y los lectores pedían más de Sherlock Holmes, y al final, a regañadientes, el autor tuvo que volverlo a la vida. Lo hizo en La Aventura de La Casa Vacía, que hace parte de El Retorno de Sherlock Holmes, con una disparatada explicación: Holmes no solo sobrevivió a la caída, sino que escaló la montaña en tiempo récord.

El caso de Ultimate con El Hombre Araña es diferente, la decisión final es que no revivirá, pero su muerte dará pie para muchas historias sorprendentes que los escritores ya tienen planeadas. Que no se asusten quienes siguen al superhéroe que se balancea por los rascacielos: el Hombre Araña no morirá en los demás universos de Marvel Comics.