Hielo y fuego: La nueva teoría sobre el hundimiento del Titanic

Hielo y fuego: La nueva teoría sobre el hundimiento del Titanic

5 de enero del 2017

El 15 de abril de 1912, el mundo se conmocionó al enterarse que el barco insumergible, y el más grande que se había construido hasta el momento, se había hundido y en su interior habían fallecido cerca de 1.500 personas.

La teoría más aceptada y difundida para explicar la tragedia es que el Trasatlántico que viajaba de Southampton a New York había chocado contra un iceberg de 50 metros, que abrió varias planchas del casco del barco en su lado estribor, a cinco metros bajo la línea de flotación. Sin embargo, un documental transmitido en el Channel 4, titulado “Titanic: The new evidence” apunta a una posibilidad diferente.

Según las evidencias reveladas, el verdadero motivo sería un incendio no reportado que empezó en uno de los depósitos de combustibles, cerca de las calderas, que pasaría inadvertido durante tres semanas antes de la colisión. Este incendio habría alcanzado la temperatura de 1000 grados celsius, por lo que fue imposible controlarlo, a pesar de que un grupo de 12 personas lo intentaron.

Lea también: La forma como RCN buscará golpear el rating de Caracol

Además, según los expertos que llevaron a cabo la investigación, el presidente de la compañía que construyó el Titanic, Bruce Ismay, tenía conocimiento del incendio y habría obligado a los oficiales a bordo a no decir nada a ninguno de los pasajeros. Además,  la nave habría sido invertida en su lugar de amarre en Southampton, para evitar que los pasajeros vieran los daños causados al costado del barco por el fuego.

Las llamas habrían debilitado el buque hasta que, al chocar con el iceberg, se habría roto el revestimiento del buque. La teoría del fuego ya existía; sin embargo, se realizaron nuevos análisis de un grupo de fotografías que permitieron llegar a esta conclusión.

Además: Usaron el nombre de la Señorita Colombia para pedir donaciones

Estas fotografías hacen parte de una serie de imágenes descubiertas en un ático de Wilshire, en el suroeste de Inglaterra.  Estas fueron tomadas a inicios de abril de 1992 por el jefe de ingenieros eléctricos antes de que el barco saliera del astillero de Belfast. Las fotos muestran una marca negra de nueve metros en el estribor del barco, exactamente en el lugar en donde golpeó el iceberg.

Senan Molony, que ha pasado 30 años investigando el accidente, sostuvo en el documental que “hay factores extraordinarios que se unen: fuego, hielo y negligencia criminal”. Además denunció: “Expertos en metalurgia dicen que, a esa temperatura, el acero se vuelve quebradizo y reduce su fuerza en más de un 75%”. “Se conocía que hubo un incendio, pero se subestimó. No debería haberse permitido que llegara al mar”, declaró.