La película colombiana distribuida por Hollywood

La película colombiana distribuida por Hollywood

2 de febrero del 2012

‘La Cara Oculta’ es la primera película colombo-española en alianza con 20th Century Fox. Dirigida por el colombiano Andrés Baiz y protagonizada por Martina García, Quim Gutiérrez y Clara Lago La Cara Oculta va a marcar un antes y un después en el cine colombiano, pues trabajar con un estudio de Hollywood le garantiza una excelente distribución y promoción en los principales mercados del mundo.

El deseo dañino de poseer a quien amamos se convierte en la imposibilidad del amor cuando nos enfrentamos a nuestros miedos. ‘La Cara Oculta’es un relato ligado a los mecanismos de la mente, a la preocupación por el deseo sexual y al subconsciente. Es un thriller psicológico en el que un maestro de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y su novia, Belén, parecen estar enamorados hasta que ella empieza a dudar de su fidelidad y desaparece sin dejar rastro. Adrián encuentra refugio en su música y en los brazos de Fabiana, una mesera con quien construye una apasionante relación mientras crecen las preguntas sobre la misteriosa desaparición de Belén.

En ‘La Cara Oculta’ los personajes se revisten de una segunda piel, el espectador se mimetiza con Belén mientras permanecen encerrados en una bodega oscura desde la que observan y escuchan cuanto sucede al otro lado del cristal, como una experiencia voyerista que nos mantiene atentos de lo que sucede al otro lado.

‘La Cara Oculta’ es una historia muy metafórica y simbólica sobre las relaciones, el amor, los miedos y la condición humana.

El trabajo impecable de los actores, la increíble fotografía de Josep M.Civit y la gran banda sonora de Federico Jusid, quien también musicalizó ‘El Secreto de sus ojos’ hacen de esta una película de factura internacional. “Quisiera que ‘La Cara Oculta’ se conectara con el público colombiano, que lo sedujera, especialmente con el público femenino. La película es potente, entretenida y con un aire clásico y sofisticado”, dice Andrés Baiz.

Las dos historias simultáneas que suceden en la película son contadas también por las distintas texturas de la imagen a las que recurre Josep. Cada personaje tiene su propio carácter y esto se expresa a través de la luz y el color que se cuelan en el compás de la música.