La pesada broma de la actriz porno Mia Khalifa

Foto: Instagram

La pesada broma de la actriz porno Mia Khalifa

21 de abril del 2017

Mia Khalifa es una reconocida actriz porno. O era: hace poco decidió retirarse. Recientemente levantó polémica porque en un trino dijo que era positivo para

De inmediato se viralizó la noticia, pues Mia es una de las actrices de cine para adultos más reconocida del mundo. Poco tiempo después se aclaró que había sido una broma. Muchos, miles de usuarios de Twitter e Instagram le respondieron que con esa clase de cosas no se debía jugar.

Mia, sin embargo, tomó la cosa con mucha calma y poco tiempo después publicó un vídeo en Instagram en el que afirma que a pesar de las críticas está muy bien y que, en realidad sólo había sido una broma como una que hizo Cartman, personaje de la popular serie animada South Park.

Pero esa no es la primera polémica que se despierta alrededor de ella. Mia nació en Beirut, capital del Libano, en 1993. En el 2000 se trasladó a los Estados Unidos. Empezó en el porno en octubre de 2014. Entonces trabajaba como camarera en un restaurante de la cadena Whataburger. Allí un cliente la vio y le preguntó se alguna vez había considerado participar en películas para adultos. Evidentemente Mia aceptó la invitación.

Menos de dos meses después de su debut se convirtió en la actriz más buscada en el sitio Pornohub, superando incluso a veteranas en la profesión como Lisa Ann. El hecho que su origen fuera árabe le generaron una serie de conflictos, hasta el punto de que en internet circulaban montajes fotográficos de ella siendo ejecutada por el estado islámico. Además participo en una escena llevando un velo hiyab, que es propio de la cultura musulmana, lo que hizo que el odio hacía ella fuera mayor. Era, en sí, una cuestión de extremos: unos, muchos, defendían a Mia; otros, más radicales, la atacaban por su profesión. Incluso se le ha amenazado de muerte.

En un comunicado de prensa publicado por medios libaneses, los padres de Mia, “decepcionados” por la actitud de su hija, dijeron que “”Probablemente estamos pagando el precio de vivir lejos de nuestra patria; nuestros hijos tuvieron que adaptarse a las sociedades que no se parecen a nuestra cultura, tradiciones y valores. Por lo tanto, insistimos en que nos distanciamos de sus acciones, que no reflejan las creencias de sus familiares, su educación o sus verdaderas raíces libanesas. Esperamos que vuelva a sus sentidos, pues su imagen no honra a su familia o a su tierra natal, Líbano”.

Se sabe que en Medio Oriente las reglas hacía las mujeres son demasiado rígidas. Por eso, el hecho que Mia se haya liberado de esa manera es un problema para ella. Pero más allá del problema, que es muy delicado, la belleza de Mia, muy propia de esas tierras, ha sido lo que ha impulsado su carrera a niveles increíbles: primero que todo es la única actriz porno árabe; segundo, el hecho de que en torno a ella se den tales conflictos es, quizás, la principal razón de que sea tan popular.

Así como hay quienes la atacan por su origen y trabajo, otros la defienden. Nasri Atallah, editor libanes, escribió que “La indignación moral acerca de Mia Khalifa, presumiblemente la primera estrella porno libanesa, es errónea por dos razones. En primer lugar, como mujer, ella es libre de hacer lo que le plazca con su cuerpo”, escribió.

“En segundo lugar, como un ser humano sensible, que vive al otro lado del mundo y se hace cargo de su propia vida, no debe absolutamente nada al país donde a ella le tocó nacer. Es extraño que esta percepción de ser libanés es una vocación y un deber primero y que su vida personal ocupa el segundo lugar”.

En el 2015, cansada del porno, anunció que se retiraba para dedicarse a su otra pasión: los deportes.