La supervivencia de Superlitio

La supervivencia de Superlitio

8 de enero del 2011

Cuento esta historia como quien presume de haber visto a Maradona en su primer partido como profesional en 1976 en el estadio de Argentinos Juniors: yo estuve en el primer concierto de Superlitio. Estuve en ese primera presentación, en 1997, porque la Universidad del Valle me pagó un pasaje a Cali para ser jurado de un concurso musical. Acepté tomar parte de este evento por el simple hecho de viajar gratis y, en medio de tantos participantes que pronto desaparecieron del mapa, tuve la fortuna de encontrarme con la que desde entonces considero una de las mejores bandas que ha dado Colombia en toda su historia musical.

Han pasado catorce años desde entonces. En ese tiempo han grabado cuatro discos en estudio, han realizado muchas giras por toda Colombia, se han aventurado a buscar suerte en Estados Unidos, han trabajado con grandes productores y han aprendido por cuenta propia a desarrollar un sonido auténtico e inconfundible. Para la muestra es su último DVD, llamado de manera simple 10.10, el  resultado videográfico de una sesión de ensayo en su nuevo estudio de grabación de Chapinero, donde interpretan sus últimas canciones.

http://www.youtube.com/watch?v=CBokVhPHTJU&feature=player_embedded

Superlitio ha librado mil batallas. La primera es casi obvia: no son muchos los grupos que pueden decir que tienen casi tres lustros de historia, vividos con seriedad en una escena tan inestable y tan poco prometedora como es la del rock colombiano. Y esto es más meritorio cuando vemos que su carrera musical ha estado lejos de las grandes discográficas. Sus dos primeros álbumes, Marciana y Sonido Mostaza, fueron publicados por Resaca Records, una pequeña empresa que nace de un proyecto de tesis de su amigo Javier “Repollo” Arias. Unos años después, luego de un viaje de bajo presupuesto y muchas peripecias, lograron firmar con un sello estadounidense llamado Cielo Music Group, una compañía de mucho dinero pero sin un ápice de organización, y con un comportamiento similar al de una disquera pirata. Eso impidió que su tercer álbum, Tripping Tropicana, producido por Tweety González, tuviera la relevancia que se merecía. Su cuarto disco, Calidosound, hecho con sus ahorros y bajo la tutela del productor español Rafa Sardina, les ha permitido, por fin, tener la atención de los grandes medios de comunicación. Recibieron premios y nominaciones a nivel internacional y llegaron al gran público que ha hecho propias canciones como Te lastimé y El Cartucho.

Ahora, en su DVD, no contaron con la presencia de su cantante de toda la vida, Mauricio “Baby” Campo, que se fue de la banda por diferencias profesionales. Pero Superlitio sigue sobreviviendo, y 10.10 tiene como clara intención,  aunque ellos no lo digan, demostrar que, a pesar de todos los percances vividos, siguen con el espíritu en alto, como la tarde en la que participaron en el concurso de la Universidad del Valle. Es más, ellos demuestran todo el tiempo que no han parado de crecer y que siguen con todas las intenciones de devorarse al mundo de modo arrollador, sin dejar nunca de ser divertidos. En el DVD se nota que su sonrisa, al tocar las canciones con la voz permanente de Pipe Bravo, no se extingue y, más bien, se agranda.

Puedo afirmar sin temor a equivocarme que a Superlitio le queda una larga vida llena de buenas noticias por delante. Esa es una apuesta que estoy seguro que no tiene pierde.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO