Las monjas también son sexis

Las monjas también son sexis

11 de Abril del 2012

Bossio presenta, por primera vez, una producción artística realizada concretamente para un espacio de exposición: la Iglesia Santa Clara, joya del patrimonio cultural colombiano, con 365 años de tradición y convertida en la única iglesia-museo del país desde hace tres décadas. Santa Clara es el escenario perfecto para consagrar la obra de Rossina Bossio, ‘The Holy Beauty Project’, y su visión de la imagen de la mujer paradójicamente mística y humana.

El trabajo de Rossina Bossio, artista iconoclasta y retratista, ha sido reseñado por medios de París, Rennes, Nueva York, Londres, Toronto, México, Buenos Aires y Colombia.

“The Holy Beauty Project” es una serie multimedia con 1 video performance y 17 pinturas, que evocan características del arte religioso neogranadino de los siglos XVII y XVIII, y reflexiona sobre la iconografía sagrada femenina, controvirtiendo los valores morales que encarna la mujer desde el arte religioso colonial hasta los imaginarios colectivos contemporáneos sobre la belleza.

El Museo Iglesia Santa Clara exhibe la obra de Rossina Bossio, que cuestiona la percepción de género impuesta sobre la identidad femenina, tanto por la iconografía religiosa como por los imaginarios colectivos, proponiendo un tratamiento inédito de la mujer en el contexto religioso.

Rossina Bossio empezó recurriendo a las técnicas de estilo barroco que demandaba el oficio formal del pintor criollo en tiempos virreinales. Ese ejercicio explícito depuró en el concepto que trasciende toda su obra. En cada lienzo se confrontan esos detalles coloniales con heterogéneos cuerpos femeninos, potencialmente expresivos y cotidianos, de rostros contemporáneos y fisonomía espontáneamente colombiana.

Del arte colonial extrajo el poder seductor de la imagen femenina que, a su modo de ver, exaltaba tanto la figura femenina como hoy en día. “Ese es el tema central de The Holy Beauty Project: la imagen femenina como medio y mensaje que conmueve los sentidos del espectador. Los íconos religiosos de hace tres o cuatro siglos no son tan diferentes de las imágenes retocadas de los íconos de hoy en día. Son representaciones creadas para seducirnos desde su pedestal de aparente glamour, belleza, felicidad y perfección, con una inmensa influencia en la percepción que tenemos de nuestro propio cuerpo. La obra además cuestiona los límites entre lo colonial y lo contemporáneo, lo latinoamericano y lo europeo, lo masculino y lo femenino”, afirma la artista Rossina Bossio.

En la obra ningún detalle es insignificante. Su búsqueda connota la escala humana de los cánones morales y estéticos encorsetados en el cuerpo de la mujer. En cada cuadro se contemplan los testimonios estéticos de lo femenino como protagonista de la historia de la comunicación visual, con sus avatares tan espirituales como eróticos, tan sagrados como profanos.

Museo Iglesia Santa Clara: Cra. 8 No. 8-91. Bogotá

Tels.: 341 60 17 – 337 67 62

E-mail: [email protected]

Horarios de atención: Martes a viernes: 9 a.m. a 5 p.m.; Sábados y domingos: 10 a.m. a 4 p.m.

Del 19 de abril al 20 de mayo