Aquí la vida de una arribista frustrada

5 de febrero del 2015

Nos la presenta la novelista Margarita García Robayo en ‘Hasta que pase un huracán’.

Margarita Garcia Robayo

Incluso un lector lento como yo evacúa con rapidez esta novela. La leí casi toda en un vuelo sin retraso entre Cartagena y Bogotá.

‘Hasta que pase un huracán’, de Margarita García Robayo es un relato en primera persona de una muchachita que siempre quiso salir del incómodo (para ella) lugar de clase media en que se encuentra. No es pobre, no es rica, vive ahí, en la mitad, es y no es.

Lea también: El caricaturista Alberto Montt llegó a La Guajira a decir que Dios no existe

La protagonista del relato, como sea, quiere salir de esa ciudad cerca al mar. Sueña con irse a Estados Unidos, Europa; a donde sea que el mundo sea más feliz.

Para lograrlo se hace azafata, pero sus viajes son transitorios, breves, a los sumo llega a Miami, a donde la alcanzan como el perfume los aires del sueño que busca.

Tiene un amante, Gustavo, un pescador que con los años llegará a ser más un mendigo que un hombre normal. A veces le cuenta historias inventadas. Él, en uno de esos relatos, sin querer – eso parece – la describe: “Había una vez una princesa dulce y buena, que tenía un solo defecto: no sabía distinguir lo bueno de lo malo, lo bello de lo horrendo, lo diabólico de lo celestial, lo perverso de lo inmaculado…”

Pues sí, la gente que mucho busca poco encuentra. Los inconformes están siempre más cerca de la frustración. Eso le pasa al personaje de la novela: “Yo no era como ellos, yo me di cuenta muy rápido de dónde era y a los siete años ya sabía que me iba a ir. No sabía cuándo ni a dónde. A mí me preguntaban: ¿qué quieres ser cuando grande? Y yo decía: extranjera.”

Lea también: Dolorosas enfermedades que atormentaron a estos famosos escritores

Cartagena

La presentación del libro se hace en Cartagena en el marco del Hay Festival 2015. La editorial Laguna Libros convocó a un grupo de periodistas en una casa antigua en la calle Tumbamuertos. En una habitación azul de piso ajedrezado ocho personas escuchamos a Margarita García Robayo hablar del primer libro de la editorial en 2015, el número 35 de su catálogo.

Margarita es cartagenera, vive en Buenos Aires (Argentina) hace diez años. El acento caribe y porteño se confunden un poco en su discurso.

Durante la presentación dice que nunca antes había escrito “algo tan distinto” a sí misma. “Si hay algo que no es autobiográfico es esta novela”. Confiesa que la escribió “de un tirón” y que la novela es una historia sobre la frustración.

El texto nació, cuenta, al ver a una mujer pobre víctima de una inundación en Cartagena. La mujer se había puesto guapísima para hablarle a la prensa.

Margarita hace una confesión interesante: “Un material que te importa no se lo das a una editorial grande”.

Tiene otra novela: ‘Lo que no aprendí’. Y los libros de relatos ‘Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza’, ‘Las personas normales son muy raras’, ‘Orquídeas’, ‘Cosas peores’, en 2014 ganó el premio Casa de las Américas 2014.

Ha trabajado con editores de renombre, los aprecia – aclara – no quiere hablar mal de ellos ni muchos menos, pero sabe (y esto lo sabe todo el mundo) que las grandes editoriales meten la mano en los libros, los incluyen en catálogos contradictorios. Margarita García Robayo quiso que ‘Hasta que pase un huracán’ estuviera al margen de esta dinámica y la dejó en una editorial que le da libertad.

Libro Margarita Garcia

Ella

Es una escritora autodidacta. Se hizo novelista en su casa, en una biblioteca heterogénea donde cabían sin pelear los libros de esoterismo y Mark Twain. “La mala literatura no es tan mala”. “Los best sellers están subestimados”, dice.

Cree que la erudición es importante a la hora de hacerse escritor, pero a ella le correspondió otra ruta. Su camino literario, más que de títulos universitarios, está lleno de “amplitud mental, mundo, curiosidad.”

Salimos de la salita azul para hablar de la novela. Está angustiada porque su pequeño bebé, Vicente, quiere irse a otra parte. El padre lo carga, pero el niño amenaza con llorar.

Margarita está tensa. Con un ojo en el bebé y otro en mi libreta de notas. Responde a las preguntas con rapidez. Me dice que es el primer libro que publica en Colombia, su país, y eso le da curiosidad.

-Qué le gustaría que le dijeran del libro.

-Lo leí

-Que no le gustaría que le dijeran:

-Que es muy caro. Que no es honesto.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO