Mario Espitia no se considera bonito: “Mejor gañán que galán”

Mario Espitia no se considera bonito: “Mejor gañán que galán”

4 de agosto del 2014

Padre paisa, madre turca. De ahí nace esta hiena, comenta el mismo Mario Espitia, una de las nuevas figuras de la televisión colombiana. A sus 30 años se ha destacado en series como ‘Oye bonita’, ‘Rafael Orozco el ídolo’ y ahora en la presentación del programa de concurso ‘La Fila’.

-Galán no, refuta. Nunca me he sentido bonito. Prefiero identificarme como gañán (y hace todos los esfuerzos para parecerlo).

¿Ese ojo colorado que trae hoy es por trasnochar?

Es porque terminé de grabar tarde anoche ‘La Fila’, trabajando para la gente.

¿No por otra cosa?

No, no consumo.

¿En serio? La gente de farándula a veces toma malos caminos.

Sí, les he dicho que por favor no lo hagan, que se encarrilen pero no me hacen caso.

¿Cómo se conocieron una turca y un paisa?

En Bogotá, mi madre vino a estudiar a Bogotá, mi papá, un tipo muy guapo, nótese aquí en su hijo, y la conquistó. Además, una mujer maravillosa, me parezco más a mi mamá, tengo más cara de turco que de paisa. Mi papá se encarretó con esos ojos absolutamente azules y ahí comenzó una bonita historia de amor que terminó, pero que comenzó por lo menos.

Hablando de historias de amor, sus papeles parecían limitarse al vallenato…

Fíjate que hay algo raro, creo que es un castigo que he tenido. A mí el vallenato me gusta, soy caribeño, ya está clarísimo, pero nunca había sido tan amante del vallenato y me tocó una tanda larga de proyectos vallenatos.

Cuando terminé de grabar Rafael Orozco pensé que era el momento del retiro, porque de seguir por ese camino me iba a quedar sin trabajo.

Gracias a Dios tuve la oportunidad de hacer “La Suegra”, que está al aire, donde soy una persona completamente lejana del Caribe.

¿Ha tenido suegras complicadas?

Fíjate que no, me ennovio con todas mis suegras. Uno debe hacerse amigo de la suegra. Con ellas me ha ido increíble.

¿Alguna suegra se ha enamorado de usted?

No me he enterado todavía. Siempre me despido bien, ha sido un placer estar con su hija y hasta luego. No sigo en contacto.

Por ejemplo, ¿ya no se habla con los papás de Susana Mora?

Pienso que en la vida uno tiene que aligerar el equipaje. Cuando la maleta de la otra persona te está pesando es mejor devolvérsela y seguir con tu maleta. Entonces le entregué su mochila, ella me dejó la mía y cada uno siguió su camino. Un año que viene y otro que se va.

¿Tiene tantos fanáticos hombres como mujeres?

Es muy raro pero me escriben muchos hombres, no necesariamente tienen que ser homosexuales, simplemente para darme un comentario o un abrazo. Sin ninguna otra pretensión.

Mario Espitia

¿Tiene usted dualidades sexuales?

No me he conflictuado todavía maestro. De pronto a los 50, uno no sabe.

Hablemos del programa ‘La Fila’…

‘La Fila’ es un contenedor de entretenimiento que está los sábados de 5 a 7, hay diversión, humor, juegos, es un programa que tiene un plus muy bonito que es que todo el que se inscribe participa. Entonces si se inscriben 400 personas, llegan a jugar conmigo.

Hay secciones de humor, el arte está muy bien hecho, colombianadas que es interacción por Twitter con las personas.

Es un proyecto maravilloso que Linda Palma y yo amamos profundamente y estamos dichosos de hacerlo con responsabilidad, ser un puente con la gente que nos ve a través del lente pero ser un puente también con la gente que está ahí, es palpar la gente porque tienes contacto directo con ellos, persona tras persona que viene en ‘La Fila’.

Mario Espitia

¿Y cómo es salir del rol de actor y ponerse en el de presentador?

Soy comunicador social y periodista antes de haber estudiado arte dramático, terminé mi tesis en la Universidad del Norte y me vine a Bogotá a estudiar arte dramático.

Desde que estuve en el Caribe estuve siempre indagando y haciendo algunas crónicas televisivas, crónicas críticas, con el dedo en la boca del estómago que le impulsa a uno a seguir haciendo cosas.

Tengo otro proyecto en televisión pública, Canal 13, por si acaso tienen redes sociales, #PasateALaPública, un proyecto que se llama “El último del día”, lo escribí el año pasado para poder tener el espacio donde el periodista tenga el verdadero plus de escuchar, porque a veces carecen de oído. Entonces aquí me siento con personajes de interés público a escuchar su vida durante una hora. Es otro proyecto paralelo que tengo a ‘La Fila’, y como presentador me siento maravilloso.

El arte dramático y la comunicación social son dos playas que no puedo abandonar. Ambas son apasionantes para mí.

¿Cuál es su sueño como actor?

Me encantaría que me dirigiera el señor Martin Scorsese; obviamente por derecha me gustaría hacer una película con Leonardo Di Caprio porque es su ahijado. Poder adaptarse a esa dupla debe ser absolutamente maravilloso y uno sale de ahí con doctorado en artes escénicas, increíble.

¿Y a nivel presentador le gustaría tener un programa como el de quién?

Como el de Marcelo Tinelli enArgentina, es un ícono (‘Bailando por un sueño’, con picos de 50 puntos de rating. Es dueño del San Lorenzo de Almagro, finalista de la Copa Libertadores). Estuve viendo sus programas. El tipo, además, ayuda muchas causas, es un tipo bastante avanzado.

Al margen de lo que se diga de él, de las controversias que suscite y lo que pase tras bambalinas…. veo el escenario y me gusta.

¿Hace teatro, le gusta?

A mí me da pavor el teatro, lo confieso públicamente. Nunca me he atrevido pero en algún momento me encantaría hacer una comedia musical.

Supongo que canta y lo hace bien, si quiere hacer una comedia musical…

Si me ponen a cantar canto, pero no aquí.

Le está yendo bien en el programa de entrevistas…

Ha sido bonito. Lo hacemos en teatros. Y mostramos que los artistas son personas, comen mocos. Taliana (Vargas) es gran amiga mía a quien amo profundamente, le pregunté si comía mocos, me dijo, claro que comí mocos. ¿Quién no comió mocos? Ahora saben más feo por la polución…