Maryse Condé, Nobel de Literatura Alternativo

13 de octubre del 2018

Maryse Condé, la defensora caribeña que entre letras arrastra las desdichas de la colonia africana y las luchas de identidad tan volátiles ante una globalización inminente, mereció el Premio Nobel de Literatura Alternativo. Dicho galardón que se otorga desde 1910 fue entregado el año pasado al escritor británico, Kazuo Ishiguro. Sin embargo, por un escándalo […]

Maryse Condé, Nobel de Literatura Alternativo

Maryse Condé, la defensora caribeña que entre letras arrastra las desdichas de la colonia africana y las luchas de identidad tan volátiles ante una globalización inminente, mereció el Premio Nobel de Literatura Alternativo.

Dicho galardón que se otorga desde 1910 fue entregado el año pasado al escritor británico, Kazuo Ishiguro. Sin embargo, por un escándalo sexual que afrontó la academia sueca se canceló esa ceremonia. Por esta razón, 108 intelectuales, entre bibliotecarios, novelistas y críticos lo concedieron el pasado viernes 12 de octubre en una biblioteca sueca, para “garantizar que se otorgará un premio literario internacional en 2018, pero también como un recordatorio de que la literatura debe asociarse con la democracia, la apertura, la empatía y el respeto”.

Para The New Academy, la institución independiente y sin ánimos de lucro creada para entregar la aclamada condecoración, la electa fue Maryse Condé, quien compitió con el autor vietnamita Kim Thúy, el británico Neil Gaiman y Haruki Murakami, japonés siete veces nominado al premio literario.

El relato racial de Maryse Condé

“Hasta ahora deben preguntarse quién es esta bruja desprovista de odio”, es una de las tantas líneas de Maryse, guadalupeña de 81 años proclamada feminista y dedicada a escudriñar épocas patrimoniales que abruman y podrían generar desprecio.

“Ellos colgaron a mi madre. Vi cómo su cuerpo se balanceaba desde las ramas más bajas de un árbol de algodón de seda. Ella había cometido un crimen por el cual no hay perdón. Ella había golpeado a un hombre blanco. Sin embargo, ella no lo había matado. En su furia torpe, solo había logrado rasgarle el hombro”.

Su vida comenzó en Guadalupe, región insular de las antillas francesas, pasó por París y recibió las letras clásicas de la Sorbona. Además, transitó la cultura africana en Guinea, Ghana y Senegal donde dejó un gran amor y se refugió en la beca que ganó para enseñar en la Universidad de Columbia en Estados Unidos.

“Observa el esplendor de nuestra tierra. Pronto será toda nuestra. Campos de ortigas y de cañas de azúcar. Colinas de ñames y recuadros de yuca. ¡Toda!”, Maryse Condé en Yo, Tituba, la bruja negra de Salem.

Para The New Academy, los relatos de Condé hacen parte de la literatura mundial porque “el género, la raza y la clase se entregan constantemente en nuevas constelaciones”, declaró uno de los jurados en la ceremonia de premiación transmitida por Facebook Live.

Entre las obras más representativas de Maryse Condé están “Yo, Tituba, la bruja negra de Salem”, “Ségou: La tierra desmoronada” y “Winward Heights” entre otras grandes obras que configuran la diversa concepción de amor al caribe.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO