El rol que de nuevo llevaría al Oscar a Natalie Portman

5 de septiembre del 2018

La actriz interpreta una diva pop perturbada.

Portman

En el mundo de Hollywood, una de las estrellas que más ha brillado por su talento es Natalie Portman, de origen israelí, dato que no resulta caprichoso al tener en cuenta la versatilidad de papeles escogidos por ella. De niña buena a mujer malvada, de cine independiente a comercial, además de haber ganado el hombre de oro en los premios más respetados de la industria, Los Oscar, por su rol protagónico en la película de suspenso, Black Swan.

Esto sucedió en la ceremonía de 2010, desde entonces Natalie ha estado concentrada en su familia y personajes diversos, como Jane Foster en Thor y la mismísima Jackie Kennedy en el filme Jackie, del director chileno Pablo Larraín.

Con esta última película la actriz judía estuvo a punto de ganar el galardón de nuevo, pero solo quedó como nominada. Ahora, vuelve a ver la oportunidad de dejarle claro al mundo que es una de las mejores actrices de la industria

Como contraparte de Hollywood, el negocio de los cantantes pop ha sido tildado de banal, simplista y de gente sin talento o conciencia en diferentes ocasiones. Sin embargo, desde hace unos años, sus representantes han optado por hablar sobre temas más profundos, como sucedió con Beyoncé y el racismo en Estados Unidos, la bulimia y la experiencia de la maternidad.

Esto se ve reflejado en la última película de Portman, con un título que resplandece como su primer vistazo, Vox Lux, dirigida por Brady Corbet. La cinta tiene una duración de 1 hora y 45 minutos y fue estrenada en el Palacio del Cine del Lido en el marco del Festival de Cine de Venecia este 4 de septiembre, con miras a ganarse el león dorado.

A la premier, la artista llegó muy de acuerdo a la temática, en un traje largo de lentejuelas, de escote en V profundo y hombreras XXL, diseñado por Alessandro Michele para Gucci. Un adelanto de lo que trata dicha película, una cantante pop, disfrazada en brillantes y siluetas arriesgadas, comercializada como un simple objeto.

Para ser más claros, Vox Lux retrata la historia de una chica llamada Celeste (Portman) que asciende a la fama por haber cantado en el funeral de las víctimas de una masacre estudiantil, la industria pop aprovecha para volverla en un producto sexualizado y hacerla perder su inocencia de forma precoz, aprovechando la conmoción que causa la violencia en el mundo.

En el filme, Natalie Portman personifica una diva del pop insoportable que raya en lo desagradable, que a sus 31 años su identidad personal se ve atrapada en una realidad distópica.

La actriz dice que surge desde “la época de ansiedad en la que vivimos”, que es una película que no pretende dar un mensaje o un discurso sobre la violencia, sino invitar a los espectadores a reflexionar sin obtener una respuesta como tal de la película.

Por otro lado, Guy Lodge realizó la reseña de Vox Lux para la publicación Variety, y menciona que el largometraje: “Finalmente sobrepasa los clichés de la niñita perdida de tantos estudios sórdidos del mundo del espectáculo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO