No vea la ceremonia de los Oscar sin conocer estas curiosidades del premio

No vea la ceremonia de los Oscar sin conocer estas curiosidades del premio

27 de febrero del 2016

Este domingo se entregará el premio Oscar en su versión 88 en uno de los teatros más famosos de Hollywood, el Dolby Theatre de Los Ángeles, California. Vale la pena recordar lo más destacado y curioso de los premios de la Academia.

Las películas con más nominaciones

El puesto número uno es para “Titanic”, la cinta estadounidense dirigida y escrita por James Cameron y protagonizada por Leonardo DiCaprio. Tuvo 14 nominaciones y se llevó 11 estatuillas.

“Ben-Hur” le pisa los talones. La película, que utilizó más de quince millones de dólares para su producción, cuenta con 12 nominaciones y 11 estatuillas ganadas.  Comparte posición con la cinta basada en el libro “El retorno del Rey” de J. R. R. Tolkien, El Señor de los anillos tuvo 11 nominaciones, pero se las llevó todas.

En cuanto a nombres, Walt Disney, productor, guionista y director estadounidense, completó 59 nominaciones. Durante su carrera ganó 22 Oscars.

¿Por qué lo llaman Oscar?

El famoso nombre de la estatuilla tiene una historia particular. La bibliotecaria y directora de la Academia Margaret Herrick dijo al ver el galardón que se parecía a su tío ‘Oscar’, lo que en su momento parecía chistoso terminó convirtiéndose en popular y símbolo de los premios.

Las desilusiones de los Oscar

El mezclador de sonido Kevin O’Connell ha sido nominado hasta en 20 ocasiones y aún sigue sin ninguna estatuilla. Si hablamos de fiascos, “The Turning Point”, cinta de 1978, y “Color Púrpura” de 1986, son los ganadores de este indeseado reconocimiento, han sido nominadas a 11 Oscar pero no han ganado ninguno.

Las sorpresas no han sido ajenas a los premios. Beatrice Straight ganó un Oscar inesperado, obtuvo un singular récord: ganó una estatuilla por “trabajar poco”. Se llevó el premio a Mejor actriz de reparto por sólo 6 minutos de metraje en ‘Network’.

Y aunque parezca insólito el Oscar tiene un valor insignificante. El trofeo es conocido como el premio de un dólar. Esto porque desde 1950 lo ganadores del premio firman un contrato que no les permite por ningún motivo vender la estatuilla sin antes ofrecérsela a los directivos de la Academia por ese valor.