¿Por qué las personas creativas son depresivas?

¿Por qué las personas creativas son depresivas?

13 de agosto del 2014

La muerte del actor estadounidense Robin Williams se suma a la lista de actores y músicos que se han suicidado y que deja siempre una pregunta en el aire: ¿por qué algunos de los mejores artistas de nuestro tiempo se suicidan? . ¿La fama, la riqueza y las adulaciones motivan cuadros depresivos y posteriores suicidios?. La Organización Mundial de la Salud reveló que las personas creativas, son más propensos a la depresión y a las adicciones que una persona promedio.

Artistas como Jim Carrey y Catherine Zeta-Jones han hablado públicamente sobre su depresión, trastornos de personalidad y adicción al alcohol y a las drogas.

Para el profesor Michel Reynaud, jefe del departamento de psiquiatría y adicciones, consultado por ladepeche.fr hay un vínculo entre el talento creativo con la depresión y la adicción: “Los artistas son personas a menudo más sensibles, que sienten emociones fuertes. Los escritores, los poetas, los músicos y los grandes actores son a menudo gente ansiosa, deprimida o bipolar”

Algunos estudios anteriores vinculan el talento creativo con problemas de salud mental. Los circuitos cerebrales que son la fuente de la creatividad son los mismos que generan la enfermedad mental. Sin embargo el éxito y el reconocimiento desmedido de Hollywood parece exaltar el narcisismo y la soledad.

Según la Organización mundial de la salud, más de 350 millones de personas de todas las edades sufren de depresión en el mundo. “En su forma más severa, puede conducir al suicidio”, y se habla de un estimado de “un millón de muertos por año”.

Algunos artistas hablaron públicamente sobre sus episodios de depresión e intentos de suicidio. En la lista se encuentran algunos de los comediantes más famosos que tienen la paradoja de hacer reir a la gente y vivir verdaderas tragedias personales como Owen Wilson o Jim Carrey.

Amy Winehouse

Amy Winehouse

En el 2011 la policía hallo el cuerpo de la cantante de 27 años en un apartamento en el norte de Londrés. Winehouse se había sometido a varios procesos de desintoxicación y durante varios conciertos tuvo que abandonar la tarima por exceso de drogas y alcohol. La británica se convirtió en otra de las figuras míticas del rock que apenas vivieron 27 años, como Jimi Hendrix, Jim Morrison o Janis Joplin.

Lea también

Los ataques de ira de los famosos

Amda Bynes: La estrella infantil que enloqueció

Jim Carrey

Jim Carrey

Uno de los mejores actores de comedia reconoció en el 2010 que sufría de depresión y trastorno bipolar: “Tuve un problema de identidad durante mucho tiempo, estuve  deprimido, hice mucha psicoterapia, que me ayudó también como actor a interpretar papeles oscuros”

Catherine Zeta Jones

Catherine Zeta Jones

En el 2011 la actriz recibió tratamiento por depresión severa y baja autoestima. La actriz padecía esta enfermedad desde hace 20 años y en el 2011 salió a los medios. El estrés por el cáncer de garganta de su esposo de ese entonces, Michael Douglas desató que fuera internada.

El trastorno bipolar se caracteriza por una fluctuación en el estado de ánimo que alterna etapas de depresión con otras de hiperactividad e irritabilidad. Se calcula que el 2,4% de la población en el mundo sufre esta enfermedad.

Owen Wilson

Owen Wilson

El protagonista de ‘Medianoche en París’ de Woody Allen sorprendió a todos cuando se habló de un intento de suicidio en el 2007. El Departamento de Policía de Santa Mónica publicó el registro de llamadas de emergencia desde la casa del actor realizada por “intento de suicidio”

Wilson fue transportado en una ambulancia al Centro de Salud St. John’s, de Los Ángeles. Varios medios informaron que el actor se cortó la muñeca izquierda y se tomó una cantidad indeterminada de pastillas. En su momento se comentó que uno de los motivos del intento de suicidio fue el fin de su relación con la actriz Kate Hudson.

Britney Spears

Britney Spears

En el año 2007 la depresión que padecía la cantante y la batalla por la custodia de sus hijos la llevo a una cuadro depresivo y a apariciones públicas que preocuparon a sus fanáticos. La artista fue internada en un hospital por intento de suicidio. En ese mismo año se reveló que Britney Spears, recibía tratamiento por depresión post-parto, causa de un desorden bipolar y su adicción al alcohol.