Porcelanas de fuego

Porcelanas de fuego

16 de marzo del 2011

¿Se acuerda de la vajilla de porcelana que trajo su abuela de Holanda y que conoce desde que era niño? ¿Esa blanca con florecitas o paisajes en tonos azules o pastel, que le quedó grabada gracias al regaño que le dio su mamá por haber roto uno de los puestos del juego de té cuando jugaba a los vaqueros? Una los recuerdos y métase en la tendencia de lo retro y el vintage, sea como su abuela, pero añádale los juguetes de cuando era niño y vaquero: platito, taza, tetera y pistola de porcelana holandesa.

Yvonne Lee Schultz es una artista berlinesa con sentido estético y humor negro refinado. Creó réplicas de las pistolas que James Bond hizo famosas en el cine, pero no pueden ser disparadas porque son un detalle de fina coquetería que sólo pueden complementar una buena mezcla de Earl Grey junto con galletitas o pastelitos. Son pistolas hechas de porcelana y dibujadas según la necesidad o la vajilla que se tenga. El placer del lujo y la violencia ‒como dice su autora‒ se resumen en estas armas de fuego que sólo sirven de adorno, pero que son un acento contundente de ironía que con seguridad será tema de conversación.

Todos los modelos están hechos con autorización de Walther Inc., la fabrica responsable de crear las maravillosas armas que Sean Connery  sostuvo en sus manos como si fueran una chica Bond más. Todas son réplicas de la serie PPK pintadas a mano. Su abuela estaría orgullosa.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO