¿Amenazada la Gran Barrera de Coral en Australia?

¿Amenazada la Gran Barrera de Coral en Australia?

13 de enero del 2011

La existencia de los arrecifes de coral es resultado de un delicado equilibrio ecológico y de relativamente estables condiciones ambientales (salinidad, temperatura y transparencia del agua, contenido de nutrientes y de materia orgánica)  Los efectos combinados de una gran y masiva introducción de agua dulce al mar y de todo lo que ésta acarrea al haber inundado campos y ciudades (nutrientes inorgánicos, materia orgánica, sedimentos, sustancias tóxicas o contaminantes y la misma agua dulce en exceso), ponen en peligro a los corales, en particular a los de aguas poco profundas.

El exceso de agua dulce que está entrando al mar en la costa de Queensland seguramente está ocasionando disminución de la salinidad a lo largo de la costa así como turbidez de las aguas por efecto de sedimentos en suspensión. Los investigadores Australianos están muy preocupados por los plaguicidas, residuos de materiales pesados y otras toxinas que por el lavado de las granjas y minas abandonadas en la región oriental de Australia están probablemente llegando al Mar de Coral arrastrados por las corrientes marinas.

El gran  caudal de agua dulce entrando al mar, de composición anormal, incrementa la turbidez del agua por efecto de las partículas en suspensión. La principal secuela de esto es que disminuye la entrada de luz del sol y por lo tanto la capacidad de realizar fotosíntesis de las microalgas que viven asociadas a los tejidos del coral en una relación simbiótica.  Esto significa que los corales no pueden crecer adecuadamente y de ahí se afecta toda la red alimenticia del arrecife Adicionalmente,  las larvas de coral necesitan superficies libres de sedimentos en donde  establecerse y comenzar a construir nuevas colonias de coral.

Aunque en un comunicado oficial, la autoridad del Parque Marino la Gran Barrera de Arrecifes de Autoridad se mostró optimista, afirmando que las inundaciones son un “fenómeno natural y los corales se han recuperado de incidentes de este tipo antes.” , es una realidad que esta no es sólo una estación de lluvias típicas, sino una tormenta catastrófica.

La extensión del daño dependerá no solo de la continuación de las lluvias, sino también de las mareas y las corrientes. La última inundación importante en 1991 fue muy difícil para el arrecife. La mayor parte de los corales fueron aniquilados hasta cerca de ocho metros de profundidad y tomó cerca de 10 años su recuperación.

La Gran Barrera de Coral se extiende a más de 3.000 km a lo largo de la costa este de Australia y es el hogar de miles de especies que son exclusivas de sus aguas. Alrededor de dos millones de personas visitan el sitio del patrimonio mundial de la UNESCO cada año, y cifras recientes han valorado su contribución económica global en unos $ 5.3 mil millones.

http://www.youtube.com/watch?v=lDWCZRb-zo0

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO