Rafaél Amargo, la máxima expresión del flamenco contemporáneo

Rafaél Amargo, la máxima expresión del flamenco contemporáneo

21 de agosto del 2012

Desde los inicios de su carrera, el bailaor de flamenco Rafaél Amargo se caracterizó por ser prolífico, con un sello que lo llevó a ser apadrinado por grandes artistas no sólo del campo musical sino también de otros escenarios como las artes plásticas, la fotografía y los audiovisuales. Artistas de la talla de la cantante Chavela Vargas, Luis Gordillo, la escultora Esperanza D’Ors y el fotógrafo Bruce Weber por nombrar solo algunos.

Amargo se presentará en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo los días 2 y 3 de septiembre y en Medellín el 5 de septiembre en el Teatro Metropolitano. ‘Suite Flamenca’ ha marcado una etapa en la evolución del bailaor. Es un retorno a la esencia artística del flamenco. Un retorno a sus raíces.

Rafael Amargo

Kien&ke habló con Amargo, quién reveló su pasión por la vida y por el baile.

¿Por qué bailas?

Porque la vida se mueve, la vida es un teatro físico. Porque la música de mi cuerpo onda por movimientos que también son quietud. Bailo porque sí. Por eso bailo.

¿Qué harías si no fueras bailarín?

No sería jamás otra cosa. No es ser lo que uno quiere ser, hay cosas que no tienen segundas opciones, son tan puras que son lo que son. Yo antes que cualquier otra cosa, soy bailaor.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio?

Me gusta el saber que me gusta. Hay gente en el mundo que no sabe lo que le gusta. A mí me gusta bailar.

[youtube width=”540″ height=”304″]http://youtu.be/JBOJC9J6AO8[/youtube]

¿Quién ha sido tu mayor influencia?

Mi seno, mi familia. Pertenecemos a una sangre literaria muy de campo y verdad, de pasiones y entregas. García Lorca, de ahí salimos, de entre la cal blanca de paredes desconchadas. De la calle sin asfaltar de la vega granadina. Mi influencia ha sido mi mayor escuela. Mis fiestas populares, mis lágrimas en los entierros y en los nacimientos de mis hijos.

¿Quién es tu mentor?

Mi padre

Rafael Amargo

¿Qué te inspira?

Mi soledad, escribir, volver a escribir y estar envuelto de máscaras de gente que son solo eso, máscaras.

¿Qué es lo más importante que has aprendido?

Quizás necesito ser aún más paciente porque la ansiedad me quema.

¿Qué se necesita para bailar flamenco?

No es una necesidad el ser algo en la vida, es una obligación. Yo soy bailaor porque soy íntegro a mis sentimientos y a lo que la gente sienta de mí. Yo estoy entero o casi entero solo cuando al oído me cantan y me tocan una guitarra a tiempo.

Rafael Amargo

¿Cuál ha sido la experiencia que más atesoras?

Encontrarme en esta vida, seres que no me hicieron sentir raro, ni extraño, ni alguien perdido. Cuando comencé mi eterna amistad con Chavela Vargas sentí que tenía un poco más de sentido estar en este juego al que le llaman vida.

¿Con quién te gustaría trabajar?

Con cualquier ser humano que sea extremo en lo que haga, un valiente, un tolerante, Y sobre todo que sepa llorar y que llore.
¿Qué puede esperar un espectador de tu espectáculo?

La brillante ilusión de que me sean fieles esperando, como en la tauromaquia. El nudo en el estómago hace soltar el ¡Ole! Si hay nudo, hay espectáculo, porque dejar salir el ¡Ole!, que seguro sale en algún momento, quiere decir que ha valido la pena.