Su corazón late al ritmo del flamenco

2 de septiembre del 2012

Diego “El Cigala”, el cantaor que lleva su pueblo en la voz, presentará en el Jorge Eliecer Gaitán de Bogotá 12 canciones con alma gitana.

Diego El Cigala

Diego “El Cigala” es un gitano que lleva su pueblo en la voz. Un cantaor de flamenco que no piensa sus canciones, tan solo las canta como vienen del corazón. Un apasionado inspirado en el dolor, la euforia y la tristeza, que define el flamenco como un estado de ánimo. Un hombre que exorciza sus penas con la música.

Creció en medio del agite del Rastro de Madrid, un mercado de segunda mano. De niño nunca le faltó nada pero tampoco le sobró. Cantaba por cantar, hasta que a los 12 años ganó el primer concurso de flamenco y supo que ese era su camino.

Su mentor fue Camarón de la Isla, un cantaor que introdujo el bajo, el teclado y la batería al flamenco cuando nadie se atrevía a separarse de la guitarra. A los 19 años “El Cigala” se encontró con Camarón. De traje blanco y sombrero de ala ancha a quien le dijo: “Yo quiero ser así”. Sin saberlo, su ídolo de adolescencia, años más tarde lo invitó a grabar, así como también lo hizo Vicente Amigo, Tomatito y otros grandes quienes pedían la colaboración de “El Cigala” en los estudios de grabación.

Diego El Cigala

En la cédula aparece con el nombre de Ramón Jiménez Salazar, pero en la vida real es Diego “El Cigala”, quien odia los puristas, no se levanta antes de las 11 a.m., va tres veces a la semana a cine y no puede viajar sin su Play Station y su Ipad. Un gitano que carga en sus manos y cuello dos kilos de oro que no se quita ni en los aeropuertos. Solo oro porque, según él, la plata ensucia.

El flamenco de “El Cigala” se ha unido al tango con Andrés Calamaro, a la ranchera con Alejandro Fernández y a la salsa con Oscar D’Leon y Rubén Blades. Con el pianista cubano Bebo Valdez grabó Lágrimas Negras (una de las experiencias más importantes de su vida) e incursionó en las músicas del caribe con su disco Dos Lágrimas. Picasso en mis ojos fue un homenaje que “El Cigala” le hizo al pintor malagueño Pablo Picasso, un artista que para Diego parece haber trazado sus pinceladas al ritmo de las palmas de la bulería.

Diego El Cigala

Este cantaor se ha mezclado con los sonidos del mundo respetando las raíces de cada género. Sueña con tener un encuentro de jazz con Chick Corea o Tony Bennett, le encanta la música clásica, sobretodo la de María Callas, pero nunca haría alianzas con el hip-hop, el rap o la música electrónica. Le prestó su voz al personaje animado Buzz Lightyear en la película Toy Story 3 y experimentó en el cine con Fernando Trueba en su película “Chico y Rita”.

El 12 de Septiembre, Diego “El Cigala” llegará a Bogotá con su gira ‘Sintiendo América’, donde espera tomar un buen ajiaco y una botella de ron Santa Teresa en el camerino. Quiere unir sus raíces gitanas al vallenato de Carlos Vives y a la música tropical del fallecido Joe Arroyo, a quien le hará un homenaje en compañía de Rubén Blades. El público del Teatro Jorge Eliecer Gaitán será testigo de un repertorio de 12 canciones con alma gitana.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO