Una ceramista: Dalita Navarro

Una ceramista: Dalita Navarro

16 de febrero del 2011

Quien se acerca a una nueva pieza de cerámica hecha por Dalita Navarro, lo primero que percibe es la actitud de la artista ante la forma, el sensible y acariciable uso de la arcilla y la intensión que tiene su autora de trasmitir a cada atento espectador su percepción del mundo.

Es el temperamento de la ceramista lleno de fantasía el motor que permite crear de manera permanente nuevas formas, unidas a su intención de demostrar hasta que punto su creación es parte de una búsqueda particular y una realización siempre en expansión. Otro interés de la artista es motivar al espectador y concientizarlo de los daños creados por el hombre al medio ambiente. Cada obra es una pieza o unidad autónoma que no necesita explicación alguna y que denota la dinámica y equilibrio de su fuerza creativa, que con sensualidad y trabajo laborioso diario permite que del barro modelado a mano y luego cocido, logre transmitir su preocupación e interés ecológico.

Creadora de un lenguaje plástico particular con la arcilla, Dalita Navarro pretende comunicar su intensión ecológica y su preocupación por la protección al medio ambiente; técnicas y temas que domina bien y tienen impregnada una buena dosis de intensidad y preocupación espiritual. Ella sabe hacer las cosas bien y también tiene algo que decir, con fuerza y gracia, que combina con su hábil ejecución manual.

Por invitación expresa del Ministerio de Cultura de España y la dirección del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia (España), exhibirá a partir del próximo jueves 17 de febrero y hasta finales de abril, una nueva serie conformada por 25 piezas en pequeño, mediano y gran formato, todas modeladas a mano en barro de Chía, que le prepara como especialidad el ceramista local Jorge Pérez y que la artista prefiere a barros de otros lugares, porque tiene pocas impurezas.

Dolor y heridas de la tierra

Esta nueva serie titulada Las heridas y el llanto de la tierra, aluden al profundo dolor de la tierra, simultáneo a la belleza natural y a las muchas veces violenta reacción de la naturaleza por los abusos cometidos. Insiste en motivar una reflexión al poco cuidado que tenemos con nuestro entorno y motiva a pensar sobre los orígenes de los desórdenes climáticos, que siempre se traducen en crecientes desastres y la necesidad de modificar comportamientos dañinos para la humanidad: un tema que siempre le ha apasionado.

Las piezas están, posteriores a su primera quema, recubiertas con engobes, óxidos y pigmentos naturales de colores terrosos y tonalidades ocres con algunas gotas azules alusivas al agua y a las lágrimas de la tierra. Fueron realizadas en sus talleres de Bogotá y Barichara (Santander), donde la ceramista fundó y dirige desde 2006 la Fundación Taller de Oficios de Barichara, que enseña a los artistas locales e invitados de otras regiones, diversas técnicas manuales y subraya la importancia de mantener los oficios tradicionales. En algunas piezas trabaja el tema de los desbordamientos de ríos y mares con mucha textura y superficies más rugosas que sus anteriores obras. En otras piezas alude a las cadenas montañosas de diversos lugares.

Dalita Navarro lucha siempre por demostrar que la cerámica es un arte mayor. Dice que la historia de la cerámica va unida a la historia de todos los pueblos del mundo, que su estudio ha permitido a científicos y antropólogos conocer la evolución y relación de los hombres de épocas históricas, donde han quedado impresas las huellas y orígenes de la humanidad.

La exposición estará acompañada de un catálogo, diseñado por María José Rodríguez, impreso por Arte Dos Gráfico, que contiene textos de la artista, del escritor y poeta colombiano Juan Gustavo Cobo Borda así como fotografías a todo color de cada una de las obras de la serie, realizadas por Noé Herrera. Se realizó con apoyo de la galería Sextante de Bogotá, adonde la artista exhibirá el próximo mes de julio una nueva serie de trabajos que no copian la realidad y carecen de ser utilitarias en el sentido de su uso, aunque si son útiles para mirar el mundo de una manera distinta, a través de particulares formas creativas siempre en desarrollo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO