Una mujer intentó sacar a su novio de la cárcel en una maleta

Una mujer intentó sacar a su novio de la cárcel en una maleta

5 de enero del 2017

Antonieta Robles, una mujer de 25 años fue detenida en el Internado Judicial Antonio Anzoátegui en Venezuela, luego de que intentará sacar en una maleta de viajes a su novio, un preso que cumple una condena por el robo de vehículos desde el 2014.

Robles llegó a la prisión para visitar a su novio junto a una maleta rosada y su hija de seis años. Lo que parecía como una visita normal, se convirtió en una pesadilla para la pareja, porque cuando la mujer se disponía a salir del penal,  los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana la detuvieron para inspeccionar qué tenía dentro de la maleta. Luego de unos minutos las autoridades se dieron cuenta que en las pertenencias de la joven se encontraba el preso José Vargas García, también de 25 años.

Lea también: El colombiano que ha estado 72 veces preso

“El sujeto estaba pagando una sentencia por robo de vehículos y pretendía evadirse del penal capitalino”, detalló el general de brigada Danny Ferrer Sandrea para el portal RT 

Sin embargo, las cosas no salieron como la mujer esperaba y ambos terminaron tras las rejas, el reo volvió a la celda mientras que su novia enfrenta cargos por colaborar con el intento de fuga de su pareja. Entre tanto, su hija fue puesta a disposición de la Justicia.

Alt_ Interior hombre metido dentro de una valija

Lea también: El país con las mejores cárceles del mundo

Otro episodio similar sucedió hace seis años en Cancún, cuando un hombre sentenciado a más de 20 años de prisión por varios delitos, quien se encontraba en la prisión de Chetumal en el estado de Quintana Roo, intentó fugarse en una maleta. Los primeros en darse cuenta fueron las autoridades del centro penitenciario, quienes encontraron al presidiario como un contorsionista y en posición fetal en el interior de una valija  que pretendía sacar su novia de 19 años del centro carcelario, quien se encontraba en estado de gestación.

El nerviosismo terminó por delatar a la mujer, pues no pudo maniobrar  la maleta por el peso que llevaba. De esta manera las autoridades encontraron al presidiario que usaba un par de medias y un calzoncillo. La fuga de reos en ese estado mexicano es un delito menor y según las leyes los que intenten ayudar a un presidiario a escapar, pueden salir libres pagando una fianza.