El mensaje de Kevin Spacey después del escándalo sexual

El mensaje de Kevin Spacey después del escándalo sexual

25 de diciembre del 2018

En la era del #MeToo se reveló una diversidad de historias que hablan sobre escándalos sexuales en Hollywood, animando a que las personas contaran sus experiencias sobre lo más oscuro de trabajar en la industria del cine estadounidense. En octubre del 2017, el actor Athony Rapp confesó que fue asaltado sexualmente por Kevin Spacey cuando tenía solo 14 años de edad.

Desde ese momento, Kevin Spacey fue retirado de la serie ‘House of Cards’, proyecto en el que él era el protagonista, dejando a Robin Wright a la cabeza de la producción, de hecho, algunos empleados relacionados también hicieron hincapié en la mala conducta del actor, obligándolos a permanecer en silencio, además, supuestamente entró en rehabilitación.

En la víspera de Navidad, Spacey publicó en YouTube un vídeo titulado “Déjame ser franco”. Aparece hablando en acento sureño, como lo hacía su personaje de ‘House of Cards’, Frank Underwood, usando un delantal de Papá Noel, que da la ilusión a algo hecho en casa.

El actor habla directamente a la cámara, como lo hacía en la serie, en un lenguaje ingenioso y con doble sentido dice, “¿No es acaso muy brillante que no puedas notar si estoy hablando de mi propia narrativa o del argumento de Frank Underwood?”, aunque en realidad da la sensación de amenazante, siniestro, acusador y no muy inteligente si el objetivo es limpiar su nombre.

Es más, parece inoportuno teniendo en cuenta la noticia de que Kevin Spacey deberá enfrentar cargos por delitos graves por supuesto asalto sexual al hijo adolescente de la antigua presentadora de noticias de Boston WCVB-TV, Heather Unruh, en un bar de Nantucket en julio de 2016.

El mensaje completo de Spacey en español es el siguiente:

“Sé lo que quieres. Oh, seguro, ellos han tratado de separarnos, pero lo que tenemos es muy fuerte, es muy poderoso. Quiero decir, después de todo, compartimos todo, tú y yo. Te conté mis más profundos y oscuros secretos. Te mostré exactamente lo que la gente es capaz de hacer. Te impacté con mi honestidad, pero, sobre todo, te reté y te hice pensar. Y tú confiaste en mí, aunque yo sabía que no debías. Entonces no hemos terminado, no importa lo que los demás digan. Y además, sé lo que quieres: Me quieres de regreso.

Por supuesto, algunos creyeron y han estado esperando con gran expectación escucharme confesar todo. Ellos solo están muriendo por tenerme confesando que todo lo que dije es cierto y que obtuve lo que merecía. ¿No sería eso fácil? Si tan solo fuera tan sencillo, solamente tú y yo sabemos que nunca es tan fácil, ni en política ni en la vida. Pero tú no creerías en lo peor sin evidencia, ¿no? No te apresurarías a juzgar sin hechos, ¿sí?… ¿Lo hiciste? No, no tú. Eres más inteligente que eso.

De todas maneras, toda esta presunción hizo tal final tan poco satisfactorio. Y pensar que pudo ser una despedida tan memorable. Si tú y yo aprendimos algo en los años pasados, es que en la vida y en el arte, nada debería estar fuera de la mesa.

No estamos asustado, no de lo que dijimos o hicimos, y todavía no estamos asustados. Porque puedo prometerte esto: Si no pagué el precio por las cosas que ambos sabemos que hice, yo ciertamente no voy a pagar el precio por las cosas que no hice. Oh, por supuesto que ellos van a decir que soy irrespetuoso, que no juego con las reglas. Como si alguna vez yo hubiera jugado con las reglas de alguien más. Nunca lo hice y lo amaste.

Como sea, a pesar de todas la majaderías, la animosidad, los titulares, el juicio político sin sentido, a pesar de todo, incluso mi propia muerte, me siento sorprendentemente bien. Y mi confianza crece cada día. Lo más pronto posible sabrás toda la verd… Oh, espera un minuto. Ahora que lo pienso, tú nunca en realidad me viste morir, ¿o sí? Las conclusiones pueden ser engañosas. ¿Me extrañas?”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO