“Yo le compro los condones a mi hija”: Natalia París

“Yo le compro los condones a mi hija”: Natalia París

18 de Noviembre del 2016

La modelo paisa Natalia París fue la invitada especial al programa AutoStar TV, en el que varios famosos dentro de un carro en movimiento, desmienten chismes, cuentan anécdotas y hasta manejan.

París le confesó al presentador que  ella misma le compra los condones a su hija Mariana, “Me gusta criar a mi hija a mi manera, soy de una mente muy libre, le hablo de sexo y de alcohol” y además dijo: “Soy de las mamás que le dicen a su hija que tenga relaciones sexuales después de los 15, pero si no pueden, entonces aquí están los condones”.

Lea también: (Fotos) La hija de Natalia París también conquista con su belleza

Mariana, la hija de Natalia París, es muy fiestera y está en la época adolescente que quiere ir a bailar a cualquier hora, “prefiero que esté en mi casa tomando con sus amigos, que en la calle, quién sabe con quién estará tomando, o que le estén echando al trago, de esa manera se puede controlar a los hijos”.

La paisa comentó que cuando quedó embarazada le cancelaron un contrato comercial con una famosa empresa de cerveza, su mamá casi la echa de la casa, y fue todo un drama familiar. Le tocó ser papá y mamá con su hija,  como le pasó a su madre, pues Natalia no se crió con su padre porque él murió en un accidente aéreo.

El peor chisme que le han inventado a Natalia París

Natalia dijo en el programa que le han inventados varios chismes, pero hubo uno que le ‘sacó la piedra’, “El chisme que inventó Madame Rochy, es al único tema que fui muy dura, porque no podría permitir que este tipo de cosas ocurrieron, así que con mi abogado le armamos una persecución y varios periodistas me dieron el dato de dónde se encontraba, pues había concedido entrevistas clandestinas”.

La mujer, en ese entonces, argumentara que a la paisa le habían pagado para que mantuviera relaciones sexuales con un narcotraficante. Para la modelo ese tema fue incómodo y muy duro, pero al final Madame tuvo que retractarse ante un juez y Natalia ganó la batalla legal.

En el tema del amor, la empresaria comentó que es muy feliz con su actual novio Andee Zeta, “luego de una etapa de estar sola en mi vida, y de no creer en el amor, llegó él. Yo venía con un pensamiento individual, pero él hizo cambiar todo, apareció en mi vida para sentir que sí se puede andar solo, pero es más rico cuando tienes alguien al lado”, manifestó con una sonrisa pícara.

Pero este no es el único amor de Natalia, tuvo una relación de siete años con el venezolano Juan Alfonso Baptista, más conocido como ‘El Gato’. “Me enamoré, nos fuimos a vivir al primer mes que lo conocí y nos casamos por lo civil”.

Lea también: Suegro de Marbelle la avergüenza en su propio concierto

La profesión del ‘gato’  hizo que la pareja se separara,  “él tenía que grabar en otras ciudades y tú sabes que ese amor que se vive en telenovela puede llegar a ser real, te pagan por besar a una mujer muy bella, creo que el estar separados hizo que no pudiera manejar la situación”, dijo la paisa y enfática en afirmar que por una infidelidad se terminó el romance.

Según dijo se aferró a la espiritualidad y a sus clases de actuación para pasar la tusa, “lloré mucho, casi me muero”, cuando lo confrontó, lo quiso matar, se le olvidó la espiritualidad, le tiró toda la ropa por el balcón, hasta sus calzoncillos fueron a parar al piso del edificio y no contenta con eso, le pinchó las llantas del carro.

“Creo que la solución de una tusa es buscar un espacio para uno, y apegarte a algún don artístico  y eso solo se consigue teniendo una buena espiritualidad. Otra persona se lanzaría por el balcón”.

Ahora, siente que está en un momento muy tranquilo de su vida, su faceta como Dj la ha llevado a París, Londres, México, Panamá, entre otros lugares. “Aquí en Bogotá trabajo en el sitio más grande de música electrónica en Latinoamérica,’ Theatron’, acabé de trabajar con  ‘la tostadora’ y más adelante sacaré una canción con Jiggy Drama”.

Al final contó que su hija Mariana es quien le pone el acelerador a mil y su mamá es quién la frena en sus decisiones, “ella me llama y me dice: Mija usted cuándo va a cambiar’”, puntualizó.