Yo soy también el otro

Yo soy también el otro

26 de febrero del 2011

La observación de unos bañistas en Cartagena fue el punto de partida de la exposición Yo soy también el otro, de la artista colombiana Ana María Rueda. Ver cómo los movimientos de cada persona producían unas ondas en el agua que se tocaban con las ondas de los demás la incitó a pensar en la base de su nueva producción: todo acto, toda idea repercute en la existencia de otro.

http://www.youtube.com/watch?v=_l64V4gSkBY

Durante tres años, Ana María recorrió las riberas de los ríos Magdalena y Cauca para recolectar piedras de diferentes formas y tamaños y fotografiar texturas en el agua. Lavó las piedras, las cortó, las tiñó de rojo y las lavó de nuevo. Las trabajó hasta conseguir la tonalidad de rojo que buscaba, un rojo apagado, un rojo sangre que representara tanto el dolor colectivo como el dolor interior. Con las piedras construyó  instalaciones en el pavimento y luego tomó las fotos que en este momento están expuestas en la Galería Alonso Garcés.

La pregunta “¿Quién soy yo con respecto al otro?” es el hilo conductor que amarra las dos series de fotografías de esta exhibición. Por un lado, están las fotografías en blanco y negro de aguas en las que parece que la textura se saliera del papel. El agua abarca la totalidad del lienzo y de cierta manera invita a observar los detalles más íntimos de la imagen. El negro evoca la profundidad del inconsciente y del mundo interior. Por otro lado, hay una serie de fotografías de piedras dispuestas de diferentes maneras, todas con un trazo rojo, que según la artista representan las distintas relaciones entre los seres humanos. La proximidad entre ellas nos habla de la huella que todo acto deja tanto en la existencia del otro como en la propia.

En una sala diferente se encuentran una serie de dibujos en papel de arroz que Ana María hizo a medida que buscaba las piedras y las trabajaba. El mismo proceso que realizó en el trabajo con las piedras lo hizo con el papel, lo lavó varias veces haciendo que el papel generara transparencias que dan la sensación de fragilidad y que dan testimonio de las huellas interiores de toda interacción.

La exhibición en conjunto se presenta de una manera silenciosa y es una invitación individual a tener un diálogo interior con la obra, a pensar en la huella que deja dentro de cada uno después de verla.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO