Así se tratan las fobias de los perros

Así se tratan las fobias de los perros

10 de Marzo del 2017

Las fobias son una sensación natural tanto en humanos como en los animales, aunque los perros sufren de esto, el dueño no tiene porqué asustarse.Hay situaciones en las que las mascotas sienten estrés, miedo e incluso un terror inimaginable, por algunos objetos e incluso hacia algunas personas.

El miedo es una respuesta innata que puede ser originada por herencia o situaciones aprendidas , se presenta por distintos estímulos como sonidos ambientales, la altura, ruidos, fuentes de calor, la presencia de otros perros o personas.

Algunas señales que permiten identificar si el perro tiene una fobia concreta a algún estímulo son: que el perro ponga la cola entre las piernas, empinar la cola, agachar las orejas. Esto como resultadode falta de socialización con otros animales o no estar acostumbrado a enfrentar algunas situaciones o estar en ciertos espacios.

Para solucionar este tema y hacer que la mascota se sienta bien y tranquila en distintos espacios, es necesario colocarlo en ejercicios  de desensibilización, la cual se refiere a la exposición del estímulo que provoca ese miedo. Este proceso se debe realizar paso por paso, para que no se dé una experiencia de choque en  la mascota.

Lo más importante es que antes de iniciar este proceso, es que el dueño visite con su mascota a un veterinario y este le guíe de la mejor forma para que su perro sea atendido de forma correcta. El profesional detectará cuál debe ser la cantidad, intensidad del estímulo, para ir incrementando el tratamiento, de forma tal que el animal se termine acostumbrando a ese entorno que debe enfrentar.

En muchas organizaciones sin ánimo de lucro, se hacen esos tratamientos para los perros que vayan a ser adoptados, para que su conducta tenga una notable mejora y las fobias desaparezcan. Un ejemplo de esto son las fundaciones que trabajan en pro de la salud mental y física de los animales, como lo hace  ‘Huellas’.

Esta se encarga de rescatar y rehabilitar perros de la calle, que se encuentran en estado de vulnerabilidad y el fin de la misma es encontrar  un hogar responsable que les garantice condiciones necesarias para una vida digna.

KienyKe.com conversó con Jonathan Barrero , uno de los coordinadores de la fundación y el encargado del tema de rehabilitación. Al respecto mencionó “Lo primero que hacemos es que diagnosticamos todos los perros que llegan y miramos a qué  cosas  le tienen miedo, las fobias que tienen, fastidio que sienten, pero muchos de estos problemas se generan también por cuestiones de maltrato animal o porque no fueron educados desde cachorros”.

Con lo que respecta a los comportamientos caninos, la fundación individualiza a los animales para identificar el problema y mirar de qué manera se va a trabajar esa fobia, ya que no todos los perros que ingresan reaccionan igual a una técnica específica.

Por lo general, en el mundo animal los caninos han sido referente de solidaridad entre ellos mismos, es por eso que la fundación trabaja con tres perros a quienes llaman ‘equilibrados’, es decir, son animales que han sido entrenados desde cachorros para un buen comportamiento, son calmados y obedientes. Este equilibrio es físico y mental, estos perros se encargan de darle confianza a los que tienen fobias.

“Generalmente intentamos tratarlos con medicina homeopática, acupuntura o aromaterapia. Sin embargo, la técnica que más nos ha funcionado es la confianza que sienten los perros con fobias cuando están al lado de otro animal que es totalmente equilibrado, se sienten seguros”, dijo el experto.

La fundación cuenta con tres perros equilibrados que ayudan con las rehabilitaciones mediante la confianza, estabilidad física y mental que tienen para brindarle a los demás.

El tratamiento mitiga la respuesta que tenga el animal frente al problema que presenta, y de esta forma termina desapareciendo. De otro modo, se le debe enseñar  al dueño algunas técnicas para dar una orden al perro y que este obedezca, sin ponerlo en situación de estrés.

Dicho tratamiento también se usa en los humanos. Sin embargo, dependiendo de la gravedad de la fobia, puede llegar a ser tratada de manera más sencilla que otras.